Eres único

Why are there different views on the value of the Bible?

«Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras…» (Efesios 2:10).
Leer: Efesios 2:1-10; 2 Reyes 1–3; Lucas 24:1-35

A Zoila le encantaba escalar montañas con su hermano Andrés. Ambos eran montañistas experimentados, y habían alcanzado la cima de un monte, el más elevado de América del Norte. En enero de 2008, los alcanzó una avalancha en Colorado, en la que Andrés quedó lesionado y Zoila, de 20 años, murió. Al tiempo, cuando Andrés encontró el diario de su hermana en uno de sus bolsos, lo que ella había escrito lo consoló.

Estaba lleno de reflexiones, oraciones y alabanzas a Dios; entre ellas, «Soy una obra de arte firmada por Dios. Pero Él no ha terminado; en realidad, recién empieza …. Tengo en mí la huella de Dios. Nunca habrá nadie como yo …. Tengo una tarea que hacer en esta vida que nadie más puede hacer».

Aunque Zoila ya no está físicamente presente en este mundo, mediante el legado de su vida y su diario, ella inspira y desafía a quienes quedaron atrás. Ella era única, tenía la huella de Dios.

Puesto que somos hechos a la imagen de Dios (Génesis 1:26), cada persona es una «obra de arte firmada por Dios». Como dice el apóstol Pablo: «Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas» (Efesios 2:10).

Tú eres único. La huella de Dios en ti es única. Tal vez seas idéntico a alguien, pero eres diferente. La belleza de Dios en ti es única. Porque eres la imagen de Dios tienes un inmenso valor y debes regocijarte que él te hizo perfecto. Él ha puesto sus ojos en ti, y quiere guiarte y usarte para bendición de otros.

Dios nos salvó por gracia, para buenas obras. Esas obras solo tú las puedes hacer, para evidenciar la gracia de Dios en ti. Porque eres especial, Dios quiere que te valores y hagas las buenas obras para lo cual Él te salvó. No puedes decir a Dios: «Señor, no puedo hacer lo que tú me mandas».

Sí, puedes, porque el poder de Dios es disponible para ti. Tú eres una persona creativa. Usa tu creatividad para bendecir a los demás. El diablo no es creativo, pero usa la creatividad de la gente para hacer lo malo. Tú usa tu creatividad para servir a Dios y a los demás. Dios está esperando que hagas lo que solo tú puedes hacer con la ayuda de Él.
Alabado sea Dios, porque nos utiliza a cada uno de nosotros, a su tiempo y manera, para ayudar a los demás.

«Señor, utilízame como quieras».
Cada persona es una expresión única del diseño amoroso de Dios.

Ten buen ánimo!!

Compartir post