Palabrasbiblicas.net
Home » La Biblia en un año » Dios te hará justicia

Dios te hará justicia

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella” (Hebreos 11:4)

20 de Junio: Job 41–42; Hechos 16:22-40
En junio de 2004, en Vancouver, la esquiadora canadiense Beckie Scott recibió una medalla olímpica de oro. Es interesante, porque las Olimpíadas de invierno se realizaron en 2002 en Estados Unidos. Scott había ganado el bronce detrás de dos atletas que fueron descalificadas meses después, cuando se descubrió que habían usado estupefacientes.

Es bueno que Scott terminó recibiendo su oro, pero se le fue para siempre el momento de estar sobre el podio para escuchar su himno nacional. Esa injusticia no se pudo remediar.

La injusticia siempre nos molesta, y hay agravios peores que otros. La historia de Caín y Abel muestra un acto extremo de injusticia (Génesis 4:8). A primera vista, parece que Caín se salió con la suya al asesinar a su hermano. Vivió una larga vida y hasta construyó una ciudad (v. 17).
No obstante, Dios mismo lo confrontó: “La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (v. 10). ¿Qué clama la sangre de Abel? ¿Venganza? ¿Justicia? Más tarde, el Nuevo Testamento registra a Caín como un ejemplo a evitar (1 Juan 3:12; Judas 1:11). Pero, de Abel, leemos: “por la fe Abel, … muerto, aún habla…” (Hebreos 11:4).

Al final, nadie se sale con la suya en ningún acto de injusticia. Dios tampoco deja sin recompensa nuestra obra hecha por fe para Él (TG). El diablo quiere que perdamos el tiempo tratando de explicar a otros lo que aparentemente es injusticia contra nosotros. No, no debemos hacer eso. Dios reinvindica a sus siervos a su tiempo y a su manera. Dios es justo, y Él nos hará justicia.

Pedro cuenta en su libro que los cristianos de su tiempo sufrieron injusticias y persecuciones. Les aconseja a los empleados cristianos que se sujeten a sus amos inconversos con todo respeto, no solamente a los buenos, sino también a los difíciles de soportar (1 Pedro 2:18). Pedro alienta a los hermanos que están sufriendo y padeciendo injustamente, recordando que el Señor Jesús también padeció injustamente por nosotros, dejándonos ejemplo para que sigamos sus pisadas (v. 21).

“Quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” (v. 23).

“Encomendar la causa al que juzga justamente”, esa es la clave para vivir en paz con Dios y con los demás.Es la clave para enfrentar las injusticias de la vida. No estamos aquí para vengarnos, ni para caer en la amargura, sino para dejarlo a Dios el asunto y Él se encargará de hacernos justicia. Solo Dios conoce todo, perdona todo, olvida todo, y juzga todo.

La justicia no está en nuestras manos, sino en las Manos de Aquel que nos ama y murió en la cruz por nosotros. Nadie de nosotros es perfecto e impecable como para decir que somos justos y que no ofendemos en nada. No merecemos nada. Todos estamos bajo pecado, y todos merecemos el juicio de Dios. Pero Dios, por su gran amor con que nos amó, nos dio vida, y ahora aboga por nosotros. “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”. Entonces, espere en la justicia de Dios. La justicia de Dios no falla, es perfecta, y es para nuestro bien.

“Padre, te pedimos que venga tu reino y se haga tu voluntad para cambiar a este mundo”.

El pecado no será juzgado por cómo lo vemos, sino según lo ve Dios.

Ten buen ánimo!!

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández nació en San Martín, Perú. Estudió en la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL). Tuvo su Maestría en Teología en el Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala (SETECA). Obtuvo su Doctorado en Ministerio (DMin), en Dallas Theological Seminary, USA. Estudió Pedagogía en la Universidad Particular "Francisco Marroquín" de Guatemala. Ex Capellán de la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL); Pastor y profesor de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Lima, y Catedrático de la Universidad SEL, en la carrera de Ministerio Pastoral. Casado con Sara, tienen tres hijos, y tres nietos, con quienes comparten el ministerio, y con más de 40 años en el trabajo pastoral.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis
banner BibliaDeEstudio