¿Es Dios celoso?

La Biblia es clara en que no debemos ser celosos. Leamos dos ejemplos: “Caminemos como de día, no en orgías y borracheras, no en fornicación y sensualidad, no en riñas y celos” (Romanos 13:13). “Ahora las obras de la carne son evidentes: inmoralidad sexual, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistad, contienda, celos, arrebatos de ira, rivalidades, […]