Palabrasbiblicas.net
Why are there different views on the value of the Bible?

¡Cuidado, no es lo que parace!

“… no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios… (1 Juan 4:1).
Leer: 2 Reyes 19:29-37

25 de Diciembre: 2 Reyes 19–21; Juan 4:1-30

No todo lo que brilla es oro. «¡Oye! —me dijo mi esposa por teléfono—. ¡Hay un mono en nuestro jardín!». Y giró el aparato para que escuchara. Y sí, sonaba como un mono, lo cual es raro, ya que el mono salvaje más cercano estaba a más de 3.000 kilómetros de distancia.

Entonces, mi hijo nos pinchó el globo. «Es un búo», explicó. En realidad, no era lo que parecía.
En casa teníamos dos hermosos conejos. Una mañana apareció cortada el cable del teléfono de la casa. Mi hija me dijo: “Papá, el hermano que no te quiere lo cortó”. Pero, ¿cómo entraría el hermano a la casa y en qué momento? A la semana siguiente, de nuevo el cable amaneció cortada. Pensé, ¿será el hermano que no me quiere? Más luego, vi a uno de nuestros conejos entrando a la sala de la casa y levantando su cabeza abrió su boca y con sus dientes afilados cortaba el cable. ¡Ah, no es lo que parece!

El Señor protegió a su pueblo.

Cuando el ejército del rey Senaquerib tenía atrapado dentro de los muros de Jerusalén a Ezequías, el rey de Judá, los asirios pensaron que triunfarían. Pero la realidad fue otra. Aunque el comandante asirio simuló hablar de parte de Dios para que se rindieran («viviréis, y no moriréis», 2 Reyes 18:32), el Señor estaba protegiendo a su pueblo (2 Reyes 18:25, 32). Sonaba como algo que Dios podría decir, pero el profeta Isaías les dijo las verdaderas palabras del Señor: «[Senaquerib] no entrará en esta ciudad», y «yo ampararé a esta ciudad para salvarla» (19:32-34; Isaías 37:35). Esa misma noche, «el ángel del Señor» destruyó a los asirios (19:35).

El apóstol Pablo nos advierte en 2 Timoteo 3, que en estos días vendrán tiempos peligrosos y hombres peligrosos; que tendrán apariencia de piedad, pero con sus vidas lo niegan. Los describe como amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, traidores, y más. Gente con apariencia externa que usa el vocabulario cristiano, pero que rehúsa el poder de Dios. Gente que ofrece ayuda pero luego estafa, que ora pero luego se lleva a las jóvenes con engaño, que dice que tiene problemas en su matrimonio solo para robar la intimidad de alguien.

La voz del Señor

Tenemos que aprender a escuchar la voz del Pastor. “Mis ovejas oyen mi voz; y yo las conozco, y me siguen” (Juan 10:27). Cuando alguien habla en nombre de Dios y pretende engañar, la oveja debe decir: “Esa no es la voz del Pastor”. Es necesario aprender a diferenciar las voces hoy día. Hay muchas en la televisión y en la calle, pero solo una es la voz del Buen Pastor. Cuando leemos la Biblia aprendemos la voz del Señor.

De vez en cuando, encontraremos personas que, con mucha labia, nos «aconsejarán», mientras niegan el poder de Dios. Esa no es la voz del Señor. Él habla a través de su Palabra y nos guía con su Espíritu. Su mano está sobre los que le siguen, y nunca nos abandonará.

Señor, enséñanos a distinguir tu voz.
Dios es confiable siempre.

Ten buen ánimo!!

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández nació en San Martín, Perú. Estudió en la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL). Tuvo su Maestría en Teología en el Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala (SETECA). Obtuvo su Doctorado en Ministerio (DMin), en Dallas Theological Seminary, USA. Estudió Pedagogía en la Universidad Particular "Francisco Marroquín" de Guatemala. Ex Capellán de la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL); Pastor y profesor de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Lima, y Catedrático de la Universidad SEL, en la carrera de Ministerio Pastoral. Casado con Sara, tienen tres hijos, y tres nietos, con quienes comparten el ministerio, y con más de 40 años en el trabajo pastoral.