Palabrasbiblicas.net
Somos el aroma de cristo

Somos el aroma de cristo

“Mas a Dios gracias, el cual … por medio de nosotros manifiesta … el olor de su conocimiento.…” (2 Corintios 2:14).

26 de Abril: 2 Samuel 6–8
Acabo de leer de una señora que cuenta que un día mientras estaba tomando una taza de te, afuera, en un restaurante, sintió un aroma delicioso. La señora le preguntó al mesero de dónde venía ese aroma, y este respondió que era la gente que pasaba. La mayoría de la gente de ese lugar donde la señora tomaba su te, trabajaban en una fábrica cercana de perfume. Cuando regresaban a su casa, llevaban a la calle la fragancia que les impregnaba la ropa. ¡Qué interesante!

¡Qué hermosa imagen de la vida cristiana! Como dice el apóstol Pablo, somos el grato olor de Cristo, y llevamos su fragancia a todas partes (2 Corintios 2:15). Pablo usa la imagen de un rey que regresa de la batalla emanando el aroma celebrador del incienso por el aire, para declarar su grandeza (v. 14).

Tal es el aroma de los cristianos vencedores en la dura batalla de la vida. Porque Jesús venció, nosotros también vamos a vencer la crisis, las situaciones de la vida diaria, las pruebas, el pecado y las tentaciones, y más. Las crisis más agudas son: la depresión, el divorcio, la muerte y el suicidio. Si pasamos por la depresión, tener un canto en el corazón y confiar en las promesas de Dios ayudará a ganar esta batalla. El divorcio es un problema que nunca termina, pero Dios nos dará nuevas oportunidades y restaurará nuestro futuro. La muerte para el cristiano no es el fin de la vida, sino el comienzo de la vida verdadera. El suicidio es una decisión de desesperanza, pero hay esperanza en Dios y en Su Palabra. Podemos llevar el aroma de la victoria de Cristo en las crisis de la vida. No hay crisis que Dios no pueda resolver.

Según Pablo, esparcimos el aroma de Cristo de cuatro maneras. Primero, a través de nuestras palabras; cuando hablamos sobre nuestro hermoso Señor; cuando hablamos lo que edifica al otro, lo que lo bendice, lo que le anima y le alienta, no lo que lo contamina. Segundo, con nuestra vida; al hacer obras de sacrificio como el de Cristo (Efesios 5:1-2). Al compartir nuestros bienes con los demás, al orar por alguien que sabemos que nos necesita. Tercero, con nuestro carácter; al reflejar el fruto del Espíritu en nuestro carácter, comenzando con el amor, hasta el dominio propio; con las cualidades de bondad, de misericordia, de perdón. Y cuarto, con nuestra adoración a Dios; cuando adoramos a Dios con todo lo que somos, en espíritu y en verdad. Aunque no todos aprecien la fragancia divina que emanamos, será como una esencia de vida para muchos.

Esta señora de la historia captó un aroma y quiso conocer su fuente. Cuando seguimos a Jesús, nosotros también quedamos impregnados de su fragancia, y llevamos su aroma a las calles a través de nuestras palabras, conducta, y obras (SV).
Si seguimos a Jesús cumplidamente, mostraremos su belleza de amor, comprensión, paciencia, preferencia, bondad, perdón, soportando a los demás, y confiando inquebrantablemente en las promesas de Dios.

“Señor, que podamos llevar y comunicar tu belleza a los demás”.
Somos el aroma de Cristo para los demás.

Ten buen ánimo!!

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández nació en San Martín, Perú. Estudió en la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL). Tuvo su Maestría en Teología en el Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala (SETECA). Obtuvo su Doctorado en Ministerio (DMin), en Dallas Theological Seminary, USA. Estudió Pedagogía en la Universidad Particular "Francisco Marroquín" de Guatemala. Ex Capellán de la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL); Pastor y profesor de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Lima, y Catedrático de la Universidad SEL, en la carrera de Ministerio Pastoral. Casado con Sara, tienen tres hijos, y tres nietos, con quienes comparten el ministerio, y con más de 40 años en el trabajo pastoral.