Palabrasbiblicas.net
Home » La Biblia en un año » Reflejar al señor

Reflejar al señor

“… vestíos del Señor Jesucristo…” (Romanos 13:14).

29 de Junio: Salmos 29–30; Hechos 23:1-15
En su libro Vestidos de Dios, Lauren Winner dice que nuestra ropa puede comunicar quiénes somos. Lo que nos ponemos puede indicar una carrera, una comunidad o identidad, estados de ánimo o condición social.

Piensa en una camiseta con un eslogan, un traje formal, un uniforme o pantalones vaqueros engrasados, y lo que esa ropa revela. Winner escribe: “Es interesante que, con una prenda, los cristianos puedan hablar de Jesús a otros sin pronunciar palabra”.

Según Pablo, de la misma manera, podemos representar a Cristo sin hablar. Romanos 13:14 nos insta a vestirnos “del Señor Jesucristo”. ¿Qué significa esto? Cuando aceptamos a Cristo como Salvador, adoptamos su identidad. Somos “hijos de Dios por la fe” (Gálatas 3:26). Esa es nuestra condición.

Sin embargo, cada día, tenemos que vestirnos de su carácter, esforzándonos por vivir como Jesús; creciendo en piedad, amor y obediencia; y dándole la espalda al pecado que nos esclavizaba.

Este crecimiento en Cristo es obra del Espíritu Santo en nosotros y de nuestro deseo de acercarnos a Él mediante el estudio de la Palabra, la oración y la comunión con otros creyentes (Juan 14:26). Cuando los demás ven nuestras palabras y actitudes, ¿qué declaran estas sobre Cristo? (AK).

Pedro, que era casado, aconseja a las mujeres que si van a ganar a sus maridos para Cristo no les deben predicar sino los pueden ganar “sin palabra, por la conducta” (1 Pedro 3:1). Pedro dice que la mujer cristiana debe reflejar a Cristo delante de sus maridos si ellas los van a ganar. El instrumento para ganar al esposo no son las palabras sino la “conducta”, no es un sermón sino el aprecio íntimo, no es la crítica sino el amor, no es la exigencia sino la comprensión. Una conducta que refleje a Cristo.

Deben priorizar no en su apariencia física sino en su carácter. Un carácter como el de Cristo: manso, dulce, callado, pacífico, domesticado, tranquilo, agradable en su trato.
Igualmente, si los empleados hallarán buena opinión delante de sus patrones, lo mejor que pueden hacer es portarse bien. Es ser sumisos y no irreverentes para con ellos.

Debemos vestirnos de Cristo, de humildad, de servicio al prójimo, de amor al difícil, de perdón al que nos ha ofendido, de paciencia a los impacientes, de misericordia al necesitado, de tolerancia al abusivo.

A veces los hijos son apáticos, desobedientes y malcriados, debemos ser pacientes con ellos y comprenderlos. Mostrarles amor y servicio.

A veces en la misma iglesia de Cristo no reflejamos al Señor: somos impacientes, nos resentimos, ofendemos fácilmente, atenemos malicia, nos enojamos, actuamos con desconsideración. Tenemos que arrepentirnos de estas actitudes que no reflejan el carácter de Cristo.

“Señor, queremos reflejarte. Ayúdanos a parecernos más a ti cada día”.
Cuando los demás nos miren, que lo que vean, hable bien del Salvador.

Ten buen ánimo!!

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández nació en San Martín, Perú. Estudió en la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL). Tuvo su Maestría en Teología en el Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala (SETECA). Obtuvo su Doctorado en Ministerio (DMin), en Dallas Theological Seminary, USA. Estudió Pedagogía en la Universidad Particular "Francisco Marroquín" de Guatemala. Ex Capellán de la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL); Pastor y profesor de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Lima, y Catedrático de la Universidad SEL, en la carrera de Ministerio Pastoral. Casado con Sara, tienen tres hijos, y tres nietos, con quienes comparten el ministerio, y con más de 40 años en el trabajo pastoral.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis
banner BibliaDeEstudio