Puedes ver a dios!

«Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta» (Juan 14:8).
Leer: Juan 14:1-12

5 de Agosto: Proverbios 6−7; 2 Corintios 2
El pastor y escritor Erwin Lutzer relata una historia sobre un conductor de televisión y un muchachito que estaba dibujando un retrato de Dios. Enojado, el conductor dijo: «No puedes hacer eso porque nadie sabe cómo es Dios».

«¡Lo sabrán cuando termine!», afirmó el muchacho.
Todo cristiano que tiene al Espíritu Santo de Dios en su vida deberá mostrar algo de Dios y no lo contrario. La gente quiere ver a Dios. Es nuestra vida, nuestras actitudes, reacciones, que muestran a Dios o no. Pero también es Cristo quien refleja a Dios. Si lo conocemos a Él, conoceremos a Dios.

Quizá nos preguntemos: ¿Cómo es Dios? ¿Es bueno? ¿Le importamos? La sencilla respuesta a estas preguntas es lo que Jesús le explicó a Felipe cuando pidió: «Señor, muéstranos el Padre». El Señor dijo: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?» (Juan 14:8-9).

Si deseas ver a Dios, mira a Jesús. Pero quién no desea ver a Dios. Pablo declaró: El Hijo «es la imagen del Dios invisible» (Colosenses 1:15). Lee los cuatro Evangelios en el Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Medita en lo que Jesús hizo y dijo, y «dibuja» tu propia imagen mental de Dios a medida que leas. Cuando hayas terminado, sabrás mucho mejor cómo es Él.

Si ves a Jesús convirtiendo el agua en vino, estás viendo a Dios capaz de darnos gozo y convertir nuestra tristeza en alegría. Si ves a Jesús sanando al hijo de un noble, ves a Dios sanador. Si ves a Jesús multiplicando los panes y los peces, estás viendo a Dios proveedor y multiplicador. Si ves a Jesús dominando la tempestad en el mar, ves a Dios que tiene dominio y control sobre todo. Si ves a Jesús resucitando a Lázaro, estás viendo que solo Dios resucita muertos.

Cuando Juan dijo: «Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria…lleno de gracia y de verdad, estaba diciendo que es posible que tú y yo podemos ver a Dios. A Dios se le ve en el abrazo a un niño, levantando al pobre, en su cuidado a diario, en sus provisiones, sanando nuestras dolencias, sanando nuestras frustraciones, ayudándonos a salir en una crisis matrimonial, enfrentando un divorcio, recibiendo consuelo, logrando propósito para vivir, siendo llenos de gracia y de paz y recibiendo salud y fe para vencer.

Una vez, un amigo me dijo que el único Dios en el que podía creer era el que veía en Jesús. Si miras atentamente, estarás de acuerdo. Al leer de Él, tu corazón palpitará porque, aunque quizá no lo sepas, Jesús es el Dios que has estado buscando toda tu vida (JDR).

«Señor, ayúdame a verte en las páginas de la Biblia».

«Cuanto mejor vemos a Dios, tanto mejor nos vemos a nosotros mismos». E. Lutzer.

Tened buen ánimo!!

Compartir post