Palabrasbiblicas.net
Aplicando el Antiguo Testamento en la vida de hoy

Aplicando el Antiguo Testamento en la vida de hoy

¿Cómo aplicamos la Biblia en nuestras vidas hoy en día? ¿Deberíamos solamente aplicar el Nuevo Testamento y no el Antiguo Testamento? La gente parece aplicar el Antiguo Testamento acorde a sus propias ideas, es decir, usando tatuajes y aretes, prohibidos en el Atiguo Testamento.

El Antiguo Testamento es, ciertamente, relevante para nuestra vida cotidiana, la Iglesia Cristiana y el Nuevo Testamento fueron ambos fundados bajo la ley del Antiguo Testamento. Jesús dijo: ‘No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.’ Mateo 5:17. La ley contra tatuajes, y marcas en el cuerpo fueron hechas en Levítico 19:28. Algunas personas dirían que esto fue en el contexto de ‘cortar tu cuerpo por un muerto’, y así justifican tenerlos, pero la declaración del tatuaje viene después de esto, así que sería más prudente abstenerse de tener tatuajes, si tienes alguna reserva sobre ello.

En el Nuevo Testamento, Pablo enseña que donde hay alguna duda sobre algo es mejor abstenerse de hacerlo si eso puede causar que un compañero Cristiano que no es tan fuerte tropiece en su fe (1 Corintios 8:13; Romanos 14:21). Los diez mandamientos son, sin duda, la base para vivir la vida cristiana. Como Jesús explicó que todas las leyes del Viejo testamento se resumen en las palabras: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” (Lucas 10:25).

Usar pendientes en realidad no está prohibido en el Antiguo Testamento, pero a veces cuando la gente pecaba, o deseaban negarse a ellos mismos con el fin de acercarse a Dios, se quitaban los aretes (Génesis 35:2-4; Éxodo 33:5). Hay un par de referencias sobre los pendientes, que dan un punto de vista positivo de ellos: Proverbios 25:12; Ezequiel 16:12, pero de nuevo, todo lo que hagamos, incluso usar ropa o joyería, debemos hacerlo con el fin de glorificar a Dios. Si tienes dudas sobre cosas, es mejor no hacerlas, antes que ir en contra de tu consciencia, o causar que otro tropiece.

Palabras Biblicas