Palabrasbiblicas.net
Castigo o perdon

Castigo o perdon

¿Cuando los cristianos pecamos, Dios nos perdona y castiga, o sólo nos perdona? Jesús ha llevado el castigo por nuestros pecados: “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia” (1 Pedro 2:24). Debido a que fue castigado en nuestro lugar, Dios no castiga a los creyentes por sus pecados más.

Esto es la gracia de Dios. Otras religiones enseñan que se obtiene lo que se merece. La fe cristiana nos enseña que Cristo obtuvo lo que nosotros merecíamos: la sentencia de muerte. Y obtenemos lo que Él ganó por nosotros: la vida eterna.
Sin embargo, sabemos que cuando nos convertimos en creyentes, no nos volvemos perfectos. Todavía existe el pecado en nuestras vidas. ¿Qué ocurre cuando pecamos?

1. Tu pecado ha sido perdonado.
Cristo murió por nuestros pecados. Él murió por todos nuestros pecados, pasados y futuros. Cuando murió, Él tomó el castigo por ellos. Nuestro perdón fue completo en la cruz. Así que nuestro pecado ha sido perdonado. Ya no hay ningún castigo.

2. Dios nos disciplina
Cuando pecamos, nos alejamos del Señor. Él nos quiere llamar de nuevo a Él. A menudo va a permitir que cosas malas sucedan a nosotros. Sin embargo, esto no se entiende como castigo (‘tu mereces esto!’), pero como una medida de disciplina (‘estás en el camino equivocado. Vuelve!’). La Biblia nos muestra que Dios nos disciplina porque nos ama: “Porque el Señor disciplina al que ama, y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12: 6). Así que si estás pasando por un momento difícil, y te preguntas si Dios te está castigando, la respuesta es “no”. Dios no está actuando de tal manera que pagas por tus pecados, porque Jesús lo pagó todo. Pero el Señor quiere que aprendes algo. La lección puede ser doloroso, pero puedes estar seguro que es parte de un buen plan de Dios para tu vida.

3. A menudo Dios utiliza consecuencias naturales en el proceso de disciplina.
Cuando pecamos, a menudo habrán consecuencias. Cuando insultamos a alguien, podemos terminar con la nariz ensangrentada. Cuando robamos, podríamos encontrarnos en fin en la cárcel. Cuando cometemos adulterio, podríamos terminar divorciados. Cuando fumamos, podríamos terminar con el cáncer de pulmón. Normalmente, el Señor no nos protegerá de estas consecuencias. Ellos son parte del proceso de disciplina. Ellos hacen darnos cuenta de cuáles son las consecuencias temporales del pecado. Eso nos recuerda de la consecuencia eterna del pecado si no tenemos un Salvador. Esta consecuencia es eterno infierno. Nos llama a volverse a Dios, si es que en realidad nunca ponemos nuestra confianza en Jesús como nuestro Salvador; o nos llama a volver a Dios, si nos hemos desviado de Él.

En resumen: no, Dios no castiga a los creyentes. Pero eso no quiere decir que nunca se encontrará dificultades. En 2 Timoteo 3:12 leemos: “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.” El Señor enviará situaciones difíciles en nuestro camino. Alegrémonos de eso, ya que eso demuestra que Dios nos trata como hijos suyos, y quiere que aprendamos a vivir cerca de Él.

Marten Visser

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.