Palabrasbiblicas.net
¿Cómo creció la población de la tierra después de Adán y Eva?

¿Cómo creció la población de la tierra después de Adán y Eva?

Tu pregunta: ¿Cómo creció la población de la tierra después de Adán y Eva? Las primeras palabras de Dios a la humanidad muestran su plan para el mundo: “Y los bendijo Dios y les dijo: Sean fecundos y multipliquense; llenen la tierra y soméntenla” (Génesis 1:28). A medida que continuamos la lectura de la Biblia, y seguimos los descendientes de Adán y Eva, emerge un patrón interesante.

Adán tiene tres hijos. Génesis 4 rastrea a los descendientes de Adán, y aprendemos que a partir del mal hijo de Adán Caín (Génesis 4: 3-9), nació otro hombre malvado llamado Lamec, y el enfoque está fijado en su pecado (Génesis 4: 23-24). Génesis 5, por el contrario, traza la línea elegida del hijo de Adam Seth, de lo cual procedía un hombre justo llamado Noé (Génesis 6: 9), y el enfoque está fijado en su fiel obediencia (Génesis 6:22; 7: 5).

La humanidad pronto se vuelve tan malo que Dios destruye a todo el mundo con excepción de Noé y su familia (Génesis 6-8). Sin embargo, Dios no había renunciado su plan inicial para el mundo. Haciendo eco de sus primeras palabras a Adán y Eva, “Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dice: Sean fecundos y multiplíquense y llenen la tierra” (Génesis 9: 1).

A continuación, el patrón se repite. Noé tiene tres hijos. Génesis 10 traza los descendientes de Noé, y aprendemos que a partir del mal hijo de Noé Ham (Génesis 9: 20-27), nació otro hombre malvado llamado Nimrod. Nimrod construyó la ciudad de Babel (Génesis 10:10) – un pecado centrado en la cuenta de “Torre de Babel” (Génesis 11: 1-9). El resto de Génesis 11, por el contrario, traza la línea elegida del hijo de Noé, Sem, de quien descendió un hombre justo llamado Abraham (Génesis 15: 6), y el enfoque está fijado en su fiel obediencia (Génesis 12: 4).

Este patrón nos enseña acerca de la soberanía de Dios, la justicia de Dios y la gracia de Dios. Aunque la humanidad puede unirse en contra de Él, Dios llevará a cabo su plan soberano para el mundo (Job 42: 2). Dios es justo al castigar nuestros pecados (Nahum 1: 3): los hombres y las mujeres corruptos que rechazaron a Dios en los días de Noé fueron ahogados en el diluvio; y más tarde en Babel fueron dispersados aquellos hombres que negaron a extenderse y llenar la tierra, con la esperanza de hacer un nombre contra Dios a base de su origen étnico y la lengua común. Sin embargo, en la ira Dios se acordó de la misericordia (Habacuc 3: 2). Dios rescató a Noé, dando al mundo un nuevo comienzo; y después de Babel, Dios escogió a Abraham e hizo un “gran nombre”, con la promesa de que “todos los pueblos de la tierra serán bendecidos en ti” (Génesis 12: 1-3).

El resto de la Biblia muestra cómo Dios cumplió su promesa a Abraham a través del Evangelio de Jesucristo. Antes de la creación del mundo (Efesios 1: 4), Dios había planeado ya bendecir a todas las naciones a través de la fe en Jesús (Lucas 2: 29-32). Dios soberanamente dispuso la historia de tal manera que Jesús sería descendiente de Abraham (Mateo 1: 1-17); y cuando la humanidad pecadora se reunió contra Jesús y lo entregaron a la muerte, esto también era parte del antoriamente ya profetizado (Salmo 16:10; Isaías 53:11) plan de Dios soberano (Hechos 4: 25-28) para elevar su Hijo de entre los muertos dándole toda autoridad en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18). Ahora, si ponemos nuestra fe en Jesucristo (Gálatas 3: 28-29), somos incluidos en los innumerables descendientes que Dios prometió a Abraham (Génesis 15: 5), y que Juan vio en su visión.

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y delante del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos. Y clamaban a gran voz: “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.” (Apocalipsis 7: 9-10).

Jesús dio su vida por nosotros, a fin de llenar la nueva creación con hombres y mujeres redimidos que gobiernan bajo la autoridad de Dios en la obediencia fiel. De esta manera, por medio de Jesucristo, Dios cumple su plan original para el mundo.

Palabras Biblicas