¿Cómo empiezo una conversación para hablar a alguien de Dios, de Jesús o del Evangelio?

Esta es una muy buena pregunta y una parte importante de ser cristiano.

El mandato de Jesús

En Mateo 28:19-20 Jesús dijo: «Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

Esto tiene 4 partes:

    1. Id a
    2. Haced discípulos
    3. Bautizándolos
    4. Enseñándoles

Si eres cristiano, también eres discípulo y, por tanto, este mandamiento es para ti y para todos los que se llaman cristianos. Tal vez pienses que esto es demasiado difícil para la gente corriente. Jesús sabía que a algunos de nosotros nos parecería imposible, por eso termina su mandato con la promesa: «Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo». Ninguno de nosotros tiene excusa para no dar testimonio, hablar a otros de Jesús y dar a la gente la oportunidad de conocerle por sí mismos.

¿Cómo empezar?

Al comenzar cada día, pídele a Dios que te dé oportunidades durante el día para hablar a alguien de Él. Sería una buena idea tener contigo algunos versículos bíblicos que conozcas, y que tal vez otros hayan usado, que ayuden a la gente a ver la importancia de pensar en estas cosas. Si le has pedido al Señor que te ayude, entonces, cualquier persona que encuentres durante el día es alguien que Él te ha enviado con la oportunidad de hablarle del Evangelio.

Si es posible, ve en parejas

A veces nos encontramos en situaciones en las que estamos solos y Dios nos abre la puerta, pero, si es posible – especialmente si eres nuevo en esto – ve con alguien que tenga más experiencia que tú y que te marque el camino.

Conversaciones con desconocidos

Iniciar una conversación puede ser realmente difícil, pero si esperas decir algo, dilo en los primeros 10 segundos de conocerlos: «Bonito día …….», «¿Cómo está hoy?», «¿Está libre este asiento?», «Creo que se le ha caído esto…», «Veo que está leyendo el periódico, ¿cuáles son los titulares de hoy?».

Conversaciones con conocidos

Si los conoces o sientes que te gustaría empezar con algo diferente a los iniciadores anteriores, pide al Señor que te guíe en la conversación. Si empiezan a hablar de sí mismos, escucha y mira si hay algo que puedas utilizar como puente para una conversación sobre el Señor.

El mundo roto

Esto es probablemente algo con lo que todos se pueden relacionar, ya que vemos problemas de todo tipo, desde desastres naturales, asesinatos, crímenes, pandemias, guerras y disturbios, etcétera. Probablemente estarían de acuerdo en que el mundo es un desastre, podrías usar esto como puente para usar la presentación de los 3 círculos. Vea cualquier otra demostración de este tipo. Podrías utilizar un rápido resumen bíblico de la historia de Dios resumiendo la Biblia desde la Creación hasta Jesús, (y el juicio si lo consideras apropiado.)

Tu testimonio

A partir de esto puedes compartir tu historia de cómo llegaste a conocer a Dios utilizando los 3 títulos:

  • Cómo era antes de conocer a Dios
  • Por qué conocí a Dios
  • Qué ha cambiado desde que le conozco

Para terminar

Si has sido capaz de llegar tan lejos en una conversación, es posible que la persona que te escucha haya sido desafiada sobre algo o esté interesada en continuar su búsqueda de la verdad. Antes de irte, desafíale de alguna manera:

  • ¿Estás interesado en saber más?
  • ¿Estás interesado en conocer al único Dios verdadero, que te ama y ha hecho todo lo posible para que puedas llegar a conocerle?

Respóndeles como corresponda. Entrégales una porción del Evangelio, o un folleto evangelístico o algo que tenga un número de contacto, dirección o ubicación de la iglesia para que puedan hacer un seguimiento si lo desean.07

Al salir

Agradéceles su tiempo y pregúntales si hay algo por lo que les gustaría que oraras. Si procede, ora por ellos en ese mismo momento. Si han estado dispuestos a darte sus datos de contacto, diles que orarás por ellos y que tú o alguien de la iglesia se pondrá en contacto con ellos en unos días. Asegúrales que no hay presión, pero animales en su búsqueda de la verdad.

Compartir post