Palabrasbiblicas.net
¿Cómo puedo luchar contra el pecado?

¿Cómo puedo luchar contra el pecado?

¿Cómo puedo luchar contra el pecado? He cometido un pecado, pero todavía quiero hacerlo de nuevo. Digo a mi mismo no volver al mismo pecado, pero siempre cometo los mismos errores. ¿Qué puedo hecer? ¿Cómo resolver este problema? Tenemos que entender que el pecado no es fundamentalmente un asunto privado que sólo me afecta a mí, pero que el pecado es abominable a los ojos de Dios, ya que Dios es un Dios santo, y que el pecado también tendrá consecuencias para nosotros y nuestras relaciones.

El pecado es, ante todo, la desobediencia y la rebelión contra Dios. Después de que David ha cometido adulterio con Betsabé y asesinado su marido Urías (2 Samuel 11), dice en el Salmo 51: 4: “Contra ti [Dios] solo he pecado.” Eso nos lama la atención. ¿Cómo puede decir David que sólo ha pecado contra Dios? Sin duda, había pecado contra Betsabé (en la comisión de adulterio con ella y en el asesinato de su marido)?

La respuesta es que mientras que el pecado es horizontal (en contra de otras personas), es siempre en primer lugar vertical, es decir, el pecado es contra Dios.

¿Por qué es tan serio el pecado contra Dios? La respuesta es que Dios es santo – Él es puro, justo, y no puede tolerar el pecado, o incluso la presencia del pecado. Si una persona pecadora entra en la presencia de Dios esa persona es consumida por Dios en su santidad. Esto es lo que ocurrió en 2 Samuel 6: 6-7 (Reina Valera): Y cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo, porque los bueyes tropezaban. Y la ira de Jehová se encendió contra Uza, y Dios lo hirió allí a causa de su error, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.

A menudo nuestro problema con el pecado es que no vemos el pecado como serio en absoluto, pero es grave, muy grave, como podemos ver aquí. El pecado es tan grave que significa que no podemos conocer a Dios, o estar con Él; seremos destruidos en presencia de nuestro Santo Dios a causa de nuestro pecado. Te sugiero que medites en este pasaje de 2 Samuel 6, y también Isaías 6: 1-7 (nota sobre todo la respuesta de Isaías cueando había visto a Dios en el versículo 5).

Esto es por qué Jesús tuvo que morir. Donde hay pecado, tiene que haber muerte para pagar por el pecado (Génesis 2:17, Romanos 6:23; Levítico 17:11); ya sea la muerte de la persona que ha pecado o de un sustituto (Levítico 4; Isaías 53). Y Jesús murió en la cruz como nuestro sustituto (1 Pedro 2:24; 3:18). Para el cristiano, la muerte de Jesús significa que no tenemos que morir.

Cuando Jesús murió en la cruz cargó la ira y el juicio de Dios por cada uno de nuestros pecados. Piensa en la angustia de Jesús al morir en la cruz, cuando se enfrentó a la ira de Dios por el pecado tuyo y mío! (Mateo 26: 36-42; 27: 45-46). Cada pecado que cometemos Jesús lo pagó. Por lo tanto, ¿queremos estar añadiendo a los sufrimientos de Jesús por pecando voluntariamente en nuestras vidas hoy en día? De ninguna manera!

En conclusión, reflexiona y medita en los pasajes que he mencionado. Ora para que Dios te ayudará a ver qué tan grave es el pecado, y vas a empezar a odiarlo como Dios mismo lo odia. Desea con ansia y anhelo a crecer en santidad, porque “sin santidad nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

Eunice Burden

Eunice Burden

Eunice, viene del Reino Unido y ha trabajado en Tailandia por 25 años. En aquel periodo, junto a un colega local, escribieron un curriculum de 4 años para las escuelas dominicales y viajaron por todo el pais ofreciendo seminarios para profesores de escuela dominical. Ella regreso al Reino Unido por 8 años, ya que sintio que Dios la llamaba a regresar.