Palabrasbiblicas.net
how-to-pray

¿Cómo puedo orar? Una guía práctica para oraciones personales.

Como cristianos tenemos el poderoso privilegio de la oración. Sabemos que la oración es importante y que debe ser parte de nuestra vida diaria. Y todavía; orar no siempre es fácil. A veces nos hacemos eco de la pregunta de los discípulos de Jesús: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 1:11).

 

Usando oraciones litúrgicas

Jesús dio a sus discípulos una oración de ejemplo, conocida como la oración del Señor. Esto es a menudo recitado literalmente por los cristianos. Más tarde, las iglesias desarrollaron muchas más oraciones que las personas podrían usar para recitar literalmente. Una colección bien conocida de tales oraciones es el Libro de Oraciones Comunes, como se usa en las iglesias anglicanas. Pero hay muchos más, en varios idiomas y utilizados por diferentes denominaciones de iglesias. Algunos de estos son oraciones generales, otros específicamente adecuados para días u ocasiones particulares. Tales oraciones pueden ser útiles si tenemos dificultades para encontrar las palabras correctas para expresar nuestro agradecimiento o nuestras penas, o cuando nuestros pensamientos tienden a divagar, o cuando estamos tan ocupados por un problema particular que difícilmente podemos concentrarnos en otra cosa. Las oraciones litúrgicas equilibradas pueden ser muy saludables para nuestras vidas de oración.

 

Usando tus propias palabras

La Biblia deja en claro, sin embargo, que también podemos usar nuestras propias palabras para nuestras oraciones. No hay recetas sobre la duración o el contenido, y mucho menos sobre la redacción exacta de nuestras oraciones. Jesús aclara esto en Mateo 6: 7: “Cuando ores, no acumules frases vacías como lo hacen los gentiles, porque piensan que serán escuchados por sus muchas palabras. No seas como ellos, porque tu Padre sabe lo que necesitas antes de preguntarle ”.

 

Ora tanto litúrgico como personal

A lo largo de la Biblia, encontramos muchos ejemplos de oraciones que se ajustan a una ocasión en particular, que expresan las emociones o dudas personales de alguien, y que no serían adecuadas para ser copiadas por otras personas en diferentes circunstancias. Esto está absolutamente bien. La oración puede ser una comunicación muy personal con el Creador del universo. Entonces, tanto las oraciones litúrgicas como las oraciones personales pueden tener un lugar válido en la vida cristiana.

 

Una guía práctica sobre cómo orar

A veces puede sentir que las oraciones litúrgicas no abordan todos los problemas personales que desea cubrir en su oración. Y, sin embargo, cuando usas tus propias palabras todo el tiempo, puedes terminar con oraciones desequilibradas o sentir que simplemente te estás repitiendo. Si esto es un problema para usted, la siguiente guía práctica podría ayudarlo a desarrollar una vida de oración personal pero equilibrada, que honre a Dios. Toma tu propia mano como punto de partida. Cada dedo se asemeja a un aspecto particular de la oración.

 

Pulgares arriba: alabado sea Dios

Comenzamos con el pulgar. Para la mayoría de nosotros, el gesto con la mano de los pulgares hacia arriba es bastante claro. Piense, por ejemplo, en Facebook, donde esta señal se usa con mucha frecuencia. Expresa su aprobación por alguien o algo. Aplicando esto a la oración, nuestro pulgar nos recuerda alabar a Dios por lo que es y por lo que ha hecho por la humanidad. En los Salmos encontramos muchos ejemplos de alabanza: “¡Oh Señor, nuestro Señor, qué majestuoso es tu nombre en toda la tierra!” (Salmo 8: 9) “¡Alabado sea el Señor! ¡Alabad al Señor, porque Él es bueno, porque su amor constante permanece para siempre! ¿Quién puede pronunciar las obras poderosas del Señor, o declarar toda su alabanza? ”(Salmo 106: 1-2)

 

Señale las bendiciones de Dios

Luego viene el dedo acusador (o dedo indice), que a menudo se usa para señalar cosas a nuestro alrededor. En nuestra oración, señalamos todas las bendiciones que Dios nos ha dado, y le agradecemos por ellas. “Alabaré el nombre de Dios con canticos; y Lo honrare con acción de gracias” (Salmo 69:30). “A ti, Dios de mis padres, te doy gracias y alabanza, porque me has dado sabiduría y poder, y ahora me has dado a conocer lo que te pedimos, porque nos has dado a conocer el asunto del rey” ( Daniel 2:23). “Primero, agradezco a mi Dios a través de Jesucristo por todos ustedes, porque su fe se proclama en todo el mundo” (Romanos 1: 8).

 

El dedo medio: falta de respeto y pecado

Extender el dedo medio generalmente se considera un gesto irrespetuoso, que muestra desprecio. Aunque probablemente no lo uses así literalmente, el dedo medio nos recuerda todas las veces que tratamos a Dios u otros con falta de respeto. A menudo hay tanto pecado en nuestras vidas que debemos confesar y pedir perdón. Conviértalo en un elemento estructural de sus oraciones para limpiar todo lo que se interpone entre Dios y usted. “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1: 9). Los Salmos también ofrecen múltiples ejemplos de este tipo de oración. Vea, por ejemplo, el Salmo 51: “Ten piedad de mí, oh Dios, de acuerdo con tu firme amor; conforme a tu abundante misericordia, borra mis transgresiones. ¡Lávame a fondo de mi iniquidad y límpiame de mi pecado! Porque conozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, y solo contra ti, he pecado e hecho lo que es malo ante tus ojos, para que puedas ser justificado en tus palabras y sin culpa en tu juicio”.

 

El dedo anular: como nos relacionamos con los demás

El dedo anular es donde muchas personas llevan un anillo de bodas. Este es un símbolo para las personas con las que estás comprometido: parientes, amigos, compañeros creyentes. En este punto de tu oración, tómate un tiempo para interceder por las personas que te rodean. Pablo preguntó por ejemplo en una de sus cartas: hermanos, rueguen por nosotros. A su vez, Pablo escribe en Colosenses 1: 9: “No hemos dejado de orar por ti, pidiendo que puedas ser lleno del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y entendimiento espiritual”. Jesús incluso nos ordena: “Bendice a aquellos quienes te maldicen, ruega por los que abusan de ti ”(Lucas 6:28).

 

Ora por ti mismo al final

Por último, pero no menos importante, está el dedo meñique, un recordatorio para orar por nosotros también. “En todo, mediante la oración y la súplica con acción de gracias, que sus peticiones se den a conocer a Dios” (Filipenses 4: 6). Si derramamos nuestros corazones ante Dios en oración, podemos estar seguros de que Él escucha. “Porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y al que toca se le abrirá” (Mateo 7: 8).

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

 

Leer más Cuando no podía orar

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis