Palabrasbiblicas.net
¿Cómo puedo ser refrescado en el Espíritu Santo?

¿Cómo puedo ser refrescado en el Espíritu Santo?

El don del Espíritu Santo es dado a todos los cristianos. En el momento de la conversión, todos los cristianos están “sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Efesios 1: 13-14). No podemos perder el Espíritu Santo y el don del Espíritu no es dado una y otra vez.

Dios no nos abandona

Sin embargo, no siempre sentimos la presencia del Espíritu Santo de la misma manera. Aunque Dios nunca nos deja (Mateo 28:20), a veces nos alejamos de Dios a través de nuestro propio pecado. Además, Dios a veces nos da un mayor sentido de su presencia con nosotros. ¿Cómo experimentamos esta refrescante presencia del Espíritu Santo de Dios?

Comunión con Cristo

Si bien podemos buscar el sentir del Espíritu, la Biblia nos dice que el trabajo del Espíritu Santo más que todo es para llevarnos a Cristo, para enlazarnos en una profunda comunión con Él. La obra principal del Espíritu se pone de relieve en Juan 16:13. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él les guiará a toda la verdad; porque no hablará de su propia cuenta, sino que hablará todo lo que piga, y les hará saber las cosas que han de venir” (Reina Valdera). El refresco que trae el Espíritu es el refresco de conocer a Cristo. Esta es la alegría de la que el Apóstol Pablo habla cuando dice:

“Pero lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo. En efecto, estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor he sufrido la pérdida de todas las cosas y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia de Dios por la fe: a fin de conocerlel y el poder de su resurrección, y la participación en sus padecimientos, llegando a ser semejante a Él en su muerte, para por todos los medios posibles llegar a la resurrección de entre los muertos. No que lo haya alcanzado, ni que ya sea perfecto, pero sigo adelante para ver si logro asir aquello para lo cual fuí también asido por Cristo ” (Filipenses 3: 7-12).

¿A Quién buscamos?

Por lo tanto, si se trata de la alegría y el refresco en Dios que buscamos, busquemos a Cristo. Lee la Biblia. Lee las historias de Jesús: ¿Quién es Él? ¿Qué hizo Él? ¿Que está haciendo Él ahora? ¿Cuáles son sus promesas? ¿Cuál es nuestra esperanza presente y futuro en Cristo? Lee. Medita. Ora. Escucha el Evangelio proclamado en la iglesia, y discute en comunión con otros cristianos. Busca a Cristo tú sólo. Busca a Cristo en comunidad con otras personas. Cuando buscas a Cristo, experimentarás el alivio y la alegría que el Espíritu Santo trae al llevarte a una comunión más profunda con el Hijo.

Lee más en ¿Comó experimentamos la llenura del Espíritu Santo?

Palabras Biblicas