Palabrasbiblicas.net
responde
Home » La Vida Cristiana » Decisiones de la Vida » ¿Cómo responde Dios a la discapacidad?

¿Cómo responde Dios a la discapacidad?

Hay muchos ejemplos de discapacidad en la Biblia. Veamos algunos de estos textos claves que muestran cómo Dios responde a la discapacidad.

 

1. Dios busca proteger a los vulnerables de la sociedad.

“No maldecirás al sordo, ni pondrás tropiezo delante del ciego, sino que temerás a tu Dios: yo soy el Señor” (Levítico 19:14).

En los libros de Éxodo, Levítico y Deuteronomio, Dios les da la Ley a los hijos de Israel. Se trataba de un conjunto completo de normas y reglamentos que informaban a las personas cómo debían comportarse en la tierra que estaban a punto de heredar. Estas leyes abarcaban todos los aspectos de su vida cotidiana, cómo debían adorar, cómo debían comerciar, cómo debería ser su comunidad y cómo debían relacionarse con los que no eran hijos de Dios.

La Ley logró dos cosas principales: en primer lugar, movió al pueblo hacia la norma moral de Dios para la vida y la adoración. Tenga en cuenta que la Ley no fue una realización completa de la norma moral de Dios, pero los acercó más a cómo se veía esto de una manera alcanzable dentro de su contexto y cultura. En segundo lugar, la Ley le mostró a la gente que eran pecadores y que no había forma de que pudieran vivir de acuerdo con todas las normas descritas en ella. Les mostró su necesidad de la misericordia y la gracia de Dios y que necesitarían un mediador para cumplir con la norma moral de Dios.

A lo largo de la Ley, Dios busca proteger a quienes son más vulnerables en la sociedad. Hay leyes para proteger a esclavos, extranjeros, divorciados, viudas, huérfanos, pobres y discapacitados. Levítico 19:14 exige respeto por las personas con discapacidades y da dos ejemplos negativos de cómo puede verse lo contrario. Dios está diciendo que no acosarás a las personas con discapacidades, pero debes protegerlas. No maldigas a los que no pueden oír. No hagas tropezar a los ciegos. No se aprovechen de los que no comprenden. Protégelos, protégelos, teme al Señor.

 

2. Dios busca mostrar bondad a las personas con discapacidades.

“Y Mefi-boset comió a la mesa de David, como uno de los hijos del rey” (2 Samuel 9:11).

La historia de David y Mefi-boset (2 Samuel 9) es uno de los relatos más conmovedores de discapacidad en las Escrituras.

El rey David acaba de ascender al trono y, en el apogeo de su poder, busca mostrar compasión por la familia de su predecesor, el rey Saúl y su hijo, Jonatán. En esos días, se habría esperado que un nuevo rey acabara por completo con cualquier pariente sobreviviente del rey anterior para evitar un levantamiento, pero aquí, David hace lo contrario y busca otorgar bendiciones y favor a la casa del rey anterior. Resulta que sólo queda un pariente, un hombre llamado Mefi-boset que está marcado por su discapacidad, “está lisiado de ambos pies” (2 Samuel 9:13).

Mefi-boset estaba escondido, temiendo que David viniera a matarlo, así que cuando David lo encuentra, se acuesta boca abajo y grita “¿qué tienes que ver con un perro muerto como yo?” (2 Samuel 9: 8). Mefi-boset se consideraba menos que inútil. Era un don nadie, un paria marginado que era tan útil para la sociedad como un perro muerto.

Pero David (quizás presagiando cómo actuaría Jesús), en un acto de bondad inmerecida, invita a Mefi-boset a la mesa del rey y lo hace como uno de sus propios hijos. El que fue rechazado por la sociedad por ser débil e inútil e incluso quizás un lastre para el nuevo reino o una vergüenza ahora es levantado para sentarse con los hijos del rey, tomar asiento en la mesa del rey y vivir en el palacio del rey. Esta es una imagen maravillosa de compasión hacia los necesitados, la elevación de los inútiles, simplemente por amor.

Mefi-boset no “mejoró”. No fue sanado de su condición. Permaneció en su estado paralítico, pero el modelo mostrado por David es que el pueblo de Dios está llamado a identificarse con aquellos que el mundo rechaza y hacer lo que pueda para aliviar sus cargas.

 

3. Dios incluye a personas con discapacidades en su reino.

“Entonces el dueño de la casa se enojó y dijo a su criado: Sal pronto a las calles y callejones de la ciudad, y trae a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos” (Lucas 14:21).

En Lucas 14, Jesús contó una parábola sobre el gran banquete. Jesús explicó que muchos habían sido invitados a un banquete, pero uno por uno, los invitados se negaron. Las preocupaciones del mundo distrajeron su atención o les impidieron acudir. Indignado, el anfitrión del banquete ordenó a sus sirvientes que llenaran el salón del banquete con “pobres, lisiados, ciegos y cojos” (Lucas 14:21). Una vez hecho esto, les dijo a los sirvientes que fueran de nuevo a los lugares más oscuros fuera de la ciudad y “obliguen a la gente a entrar para que se llene mi casa” (Lucas 14:23).

Jesús nos da una imagen maravillosa de un gran banquete donde los únicos invitados serían los menos esperados en una mesa de banquete así: alrededor de la mesa estaban los discapacitados físicos y los marginados socialmente, los que se consideraban indignos de estar en tal ocasión.

Este pasaje es crucial para nuestra comprensión de la discapacidad en el Reino de Dios. Jesús está diciendo que el Reino de Dios era para todos. A diferencia de la sociedad de la época, Dios llama a los humildes para que vengan y sean parte de su Reino. Él da la bienvenida a aquellos que el mundo ha olvidado o ignorado voluntariamente, pero más que esto, los usa para su gloria.

4. Dios usa a las personas con discapacidades para los propósitos de su Reino.

“¿Quién hizo la boca del hombre? ¿Quién lo vuelve mudo, sordo, vidente o ciego? ¿No soy yo el SEÑOR?” (Éxodo 4:11).

Moisés resultaría ser uno de los líderes más grandes en la historia del pueblo de Dios. Dios haría cosas increíbles a través de él, representaría a Dios ante el faraón, sacaría a los israelitas del cautiverio, Dios daría la Ley a través de Moisés, Dios le hablaría a Moisés como su amigo y Dios usaría a Moisés para guiar a los israelitas a la frontera de la tierra prometida.

Pero es interesante que cuando Dios llamó a Moisés por primera vez para este trabajo, Moisés no se consideraba “apto para el propósito” de ninguna manera. Moisés planteó objeción tras objeción de que él no era el hombre adecuado para el trabajo. Finalmente, Moisés dijo: “Oh mi Señor, no soy elocuente, ni en el pasado ni desde que hablaste con tu siervo, porque soy tardo de habla y de lengua” (Éxodo 4:10).

Moisés se consideraba a sí mismo con algún tipo de impedimento del habla incapacitante que lo consideraba inutilizable (a sus ojos) para el servicio de Dios. Pero la respuesta de Dios es definitiva y sorprendente … “¿Quién hizo la boca del hombre? ¿Quién lo vuelve mudo, sordo, vidente o ciego? ¿No soy yo el Señor?” (Éxodo 4:11). En esta asombrosa respuesta, Dios no niega la responsabilidad por las condiciones que consideramos discapacidades; más bien, para nuestra sorpresa, ¡Dios se atribuye el mérito de ellos! Dios dice que estas cosas vienen de Él y son hechas por Él. ¡Esta es una declaración dura! Y debemos aceptarlo y aprender de él.

No podemos decir que Dios cometió un error cuando hizo la lengua de Moisés. Dios lo había hecho apto para su propósito. Según los estándares del mundo, Moisés probablemente no habría sido la primera opción para el líder del pueblo de Dios, pero Dios no comete errores. No solo nos hace como somos, sino que nos hace con un propósito, y si decide hacerlo, nos usa a pesar de nuestras aparentes debilidades para los propósitos de su Reino y para lograr grandes cosas para Él (1 Corintios 1:27 -31).

¿Qué significa esto para hoy?

En la parábola del gran banquete, Dios envió a sus siervos al mundo para invitar a la gente a que asistiera a un gran banquete. Esta fiesta, que representa el cielo, es una imagen de la inclusividad moderna. Ser inclusivo con las personas que tienen discapacidades significa garantizar que todos tengan las mismas oportunidades de participar en todos los aspectos de la vida de la mejor manera posible y con sus deseos. Creo que este es el deseo del corazón de Dios por su Reino, que se vivió en la actividad de Jesús, el Hijo de Dios, durante su ministerio terrenal.

Hay varios textos de Jesús llegando a aquellos que eran marginados debido a su discapacidad o enfermedad. Jesús escuchó los gritos de auxilio del ciego Bartimeo cuando todos los demás le dijeron que se callara (Marcos 10: 46-52). Extendió la mano y tocó a los que eran considerados inmundos a causa de la lepra (Mateo 8: 3). Fue a los lugares donde se congregaban las personas con discapacidades y conocía sus necesidades individuales (Juan 5: 1-9). Como siempre, no solo estaba preocupado por las necesidades físicas que veía a su alrededor, sino que estaba principalmente preocupado por las necesidades espirituales de estas personas (Lucas 5:20).

A lo largo de la Biblia, vemos a Dios buscando proteger a las personas con discapacidades, preservando y haciendo cumplir sus derechos, incluyéndolos en su Reino y utilizando a las personas con discapacidades para Su gloria.

Todo el mundo está invitado

Todos estamos invitados al gran banquete. Los criterios para ser invitado no dependen de su capacidad física o intelectual. Ni siquiera depende de cuán religioso seas. Lo único que importa es que aceptemos la invitación del mismo Jesucristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí ”(Juan 14: 6).

Jesús abrió un camino para que todos los que creen en él entren en el Reino de Dios. Porque aquellos que han aceptado la invitación de Cristo tendrán lugar en la casa llena de Dios. Allí, todos los horribles efectos del pecado se revertirán. Nuestros cuerpos humildes, limitados y comprometidos serán transformados para ser como su cuerpo glorioso (de Jesús) (Filipenses 3:21). Sabemos que, en el cielo, Dios “enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas estas cosas se han ido para siempre” (Apocalipsis 21: 4).

Esta es la esperanza cristiana, pero hasta ese día, los seguidores de Cristo deben vivir con corazones compasivos para alcanzar las necesidades de nuestro mundo quebrantado. Este es el corazón de Dios y su deseo para las personas con discapacidades que viven en el mundo de hoy.

¿Cómo le habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Dios crea las discapacidades?

Benjamin Smith

Benjamin Smith is a Cornerstone College Student (Centre for Intercultural Studies) and a Learning Disability Nurse. He has worked in adolescent challenging behaviour services and children's respite. He has specialised in Psychoanalytic Observation (PG Dip). Benjamin is living in Northern Ireland, he is husband to his wife Esther and father to a little baby boy called Reuben.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis