Palabrasbiblicas.net
¿Cómo sabemos en qué o en quién confiar?

¿Cómo sabemos en qué o en quién confiar?

Es difícil saber en quién o qué confiar, o a quién o qué creer. Como seres humanos somos finitos y tenemos un conocimiento limitado. Las ideas, las personas y las experiencias con las que crecemos afectan significativamente nuestra comprensión. Nos falta la objetividad y el conocimiento para hacer juicios consistentemente precisos. Además de esto, somos defectuosos, no siempre estamos a la altura de nuestros propios valores. Si usted llama a este defecto “pecado” o mira a otra causa, cada uno de nosotros hace cosas que son inconsistentes con nuestros valores. Así que si una persona está buscando la verdad, o la esperanza de compartir la verdad, todos enfrentamos serias limitaciones.

Los cristianos creen que Dios es el Creador de todo lo que ha existido o existirá. Él es perfecto en Su conocimiento de Su creación. Él no enfrenta las limitaciones de conocimiento y experiencia como lo hacemos nosotros como criaturas finitas. Él también es bueno y siempre actúa consistentemente con Su carácter, de modo que Su entendimiento no es afectado por el pecado, como lo es el nuestro.

Pero si Dios es tan diferente de nosotros – infinito, santo, eterno, no creado – ¿cómo podemos aprender la verdad de Él? (Isaías 55: 8-9, Deuteronomio 33:27, Salmo 50:21, 147: 5, Oseas 11: 9, Números 23:19, 1 Samuel 15:29) Imagine nuestro mundo conocido como un círculo, que incluye a la tierra y todas las experiencias de la humanidad en el tiempo. Si queremos saber más de lo que ha sucedido dentro de este círculo imaginario, o incluso comprender el significado de lo que ha sucedido, alguien con ese conocimiento tendrá que entrar en nuestro círculo finito con conocimiento que podemos entender.

Los cristianos creen que Dios ama su creación y quiere que todos lo conozcan (Éxodo 7: 5, 1 Reyes 8: 59-60, Joel 2:27, Ezequiel 28:33, Jeremías 31:34). De hecho, nos ha traído un conocimiento confiable de diversas maneras. El registro de esta autorrevelación de Dios se encuentra en la Biblia.

La Biblia habla de cuatro maneras diferentes en las cuales Dios nos ha revelado la verdad. El primer tipo de revelación es lo que se puede aprender acerca de Dios desde su creación (Salmo 19: 1-6, Romanos 1:20 y Hechos 17: 24-29). Al mirar lo que Dios ha hecho, podemos aprender algunas cosas sobre el que lo creó. Este tipo de revelación ha estado a disposición de todos, a lo largo de toda la historia.

Un segundo tipo de revelación viene a nosotros cuando Dios habla a través de los seres humanos (Números 12: 6, Deuteronomio 18: 18-19, Isaías 51:16, 2 Pedro 1: 20-21, Hebreos 1: 1-2). La Biblia está llena de las palabras de todo tipo de personas: patriarcas, profetas, líderes, reyes, viudas, pescadores. Incluso las palabras de aquellos que desobedecieron a Dios son preservadas para que puedan ser contrastadas con la verdad de Dios.

Otro tipo importante de revelación se encuentra en los actos de Dios. A veces Dios ha entrado en nuestra experiencia limitada con actos específicos que revelan la verdad – el diluvio en el tiempo de Noé, el éxodo de los judíos de Egipto, el nacimiento del Mesías Jesús. Todos estos eventos parecen ser sobrenaturales, claramente fuera de nuestra experiencia normal. Cada uno de estos actos va acompañado de una interpretación (Dios explicando el sentido y significado de estos eventos), para que aquellos que vieron los eventos comprendieran claramente lo que Dios estaba haciendo y enseñando.

La revelación final y más completa vino en la persona de Jesús, el hijo de Dios (Juan 1: 14-18, 14: 9, Colosenses 1:15, Hebreos 1: 1-2).
Los cristianos creen que la verdad fidedigna y confiable se encuentra en la Biblia, porque el Dios que quiere que Su creación le conozca lo proporciona. Él es el que tiene perfecto conocimiento, y que siempre habla la verdad. La Biblia hace esta afirmación de veracidad por sí misma (Salmo 19: 7-11, Salmo 119, Lucas 1: 1-4, Gálatas 1: 11-12, 1 Corintios 15: 3-8, 2 Pedro 1:16, 1 Juan 1: 1-3).

En el mundo encontramos muchas opiniones e ideas diferentes. Esto es lo que debemos esperar de los humanos finitos y defectuosos. Cuando alguien habla o lee algo, podemos comparar lo que dicen con lo que Dios ha dicho en la Biblia. Si lo que alguien dice está en desacuerdo con la Biblia, los estamos malentendiendo, o es falso. Si lo que alguien dice está de acuerdo con la Biblia, pero sus acciones son consistentemente contrarias a lo que la Biblia enseña, sería sabio buscar consejo de alguien que habla y actúa de acuerdo con la Biblia.

Palabras Biblicas