Palabrasbiblicas.net
Dios
Home » La Vida Cristiana » Spiritual life » ¿Cuáles son los beneficios de ser hijo de Dios?

¿Cuáles son los beneficios de ser hijo de Dios?

Si crees en Jesús, eres un hijo de Dios. ¿Qué significa eso realmente? ¿Cuáles son los beneficios de tener a Dios como nuestro Padre?

Dios te ama

El Creador del cielo y la tierra, el Creador del universo, te ama. ¿Qué tan especial es eso? ¿Cuántas estrellas hay en el universo? Tome una cucharadita de arena y trate de contar cuántos granos de arena hay en ella. Luego piensa en cuántos granos de arena hay en todo el mundo.

Probablemente hay más estrellas en el universo que granos de arena en la tierra. Dios es el Creador y Rey de todo ese universo. En ese gran universo, Él te vigila. El te conoce. El te ve. Él te ama. El es tu Padre.

Si alguna vez dudas del amor de tu Padre, piensa en el precio que pagó para convertirse en tu Padre. El unigénito Hijo de Dios dio su vida para que tú pudieras convertirte en un hijo de Dios. El Padre apartó su amor de su Hijo, quien clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” para que siempre seamos amados por Él.

La Biblia cuenta la historia de Abraham que tuvo que sacrificar a Isaac (Génesis 22). Es difícil creer que Dios le pidió que dejara morir a su hijo unigénito. Como sabemos cuán profundo es el amor de los padres, difícilmente podemos soportar la historia. Isaac se salvó en el último momento.

Pero siglos después, Dios envió a Su propio Hijo a morir. Jesús no se salvó en el último momento. Él murió. Así es como se ganó la vida eterna para todos los que creen en él. Eso es lo mucho que te ama Dios.

Dios te cuida

Un padre demuestra su amor por los niños, entre otras cosas, asegurándose de que obtengan todo lo que necesitan, siempre que pueda hacerlo. Sin embargo, los padres se quedan cortos en esto. He hecho todo lo posible por mis hijos, pero sé que no he sido perfecto. Los padres humanos están lejos de ser inocentes.

Pero el Señor Dios no tiene esas limitaciones. Él te cuida. Él te da vida, aire para respirar, comida para comer, una casa para vivir, ropa para ponerte, gente a tu alrededor para amar, lujos para disfrutar. ¡Qué buen padre es! El hecho de que Él sea tan poderoso, por supuesto, plantea la pregunta: ¿qué pasa si las cosas salen mal? ¿Cuándo se detiene mi trabajo, cuando mi cuerpo se debilita, cuando las relaciones van mal? Luego hay algunas certezas.

Primero que nada: Dios te ama y no te ha olvidado. En segundo lugar: no le falta el poder para resolver tu problema. Eso significa que tiene otro plan detrás. No siempre podemos ver eso. Pero siempre tiene que ver con el hecho de que el Señor Dios no quiere que estemos satisfechos con lo que esta tierra tiene para ofrecer. En cualquier caso, nunca lo dudes: Él te cuida. Él te da lo que necesitas ahora y te prepara para una eternidad que es más gloriosa de lo que puedes imaginar ahora.

Tú perteneces a Dios

Como hijo de Dios, eres parte de su familia. Si eres un hijo de Dios, gritas “Abba, Padre”. Te comunicas con Él. Le oras. Escuchas Su Palabra. Le cantas. Te unes a Su familia, la iglesia. Le perteneces. Cuando lo llamas, también puedes esperar que Él responda. Él te guiará a través de Su Espíritu Santo que ha sido derramado en tu corazón.

Tú eres como Dios

Eres como el Hijo de Dios, Jesucristo. Eso no sucede de una vez. Te transformas en el curso de tu vida. A medida que crecemos en la fe, nos volvemos más y más como el Señor Jesús. Eso también es parte de ser un hijo de Dios. El parecido familiar se hace cada vez más visible en ti.

Ser hijo de Dios te da certeza

Si tu padre y tu madre no te han aceptado con amor como su hijo, esto afectará la base de tu vida. Es muy difícil superar eso. Pero tienes un Padre en el cielo que nunca te olvidará, que nunca te decepcionará, que nunca te defraudará y que nunca te descartará. Por eso puedes ir por la vida con alegría. No depende de la aprobación de su empleador. No depende de la aprobación de las personas que le rodean. No depende de la aprobación de los niños. No depende de la aprobación de su entrenador deportivo. Ni siquiera depende de la aprobación de sus padres terrenales.

El Señor Dios, Creador del cielo y de la tierra, te ama. Él te ha aceptado. Él te amó cuando eras pecador. No necesitas ganarte su aprobación. Solo necesitas recibir su amor.

Eres un heredero

La palabra “heredero” se usa en la Biblia de una manera especial. ¿De qué sirve ser heredero de Dios? ¡Dios no muere de todos modos! No, pero no obtienes la herencia que Dios promete con la muerte de Dios, sino con tu propia muerte. Entonces ganas el cielo. Y al final de este mundo, reinarás con Cristo en la tierra nueva. Esa es tu herencia: una gloria eterna. Entonces, ser un hijo de Dios no solo es importante ahora, sino que también tiene un gran significado para la eternidad.

Ser hijo de Dios es la mayor bendición que existe. Deja que esa sea tu identidad, a través de la fe en Jesucristo.

¿Cómo le habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Qué significa ser hijo de Dios?

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis

Instagram

banner BibliaDeEstudio