Palabrasbiblicas.net

¿De qué se trata el cristianismo?

Dado que el cristianismo es la religión más grande del mundo, la mayoría de la gente lo conoce por su nombre. Tal vez tenga amigos o colegas cristianos o haya sentido curiosidad después de leer sobre ciertas creencias cristianas. Este artículo resume de qué se trata el cristianismo. Si desea profundizar, navegue por nuestros artículos por categoría o busque una pregunta específica.

Dios

La base del cristianismo es nuestra fe en Dios. Es el Ser divino supremo, pero quiere tener una relación personal con los humanos. Esta relación con Dios es clave para la fe cristiana.

  • El cristianismo es monoteísta, lo que significa que hay un solo Dios. Pero este Dios único existe en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. A esto lo llamamos “Trinidad”
  • Dios es eterno, lo que significa que está más allá del tiempo. Siempre ha sido y seguirá siendo el mismo.
  • Dios es el creador del universo y de cada individuo. Esto le da derecho a ser nuestro Señor.
  • Dios es santo y justo. Es absolutamente bueno.
  • Dios es todopoderoso y omnisciente, lo que significa que lo sabe todo y tiene el poder de hacer todo lo que quiera.
  • Dios está lleno de amor e invita a las personas a convertirse en sus hijos.

Pecado

Hay un problema enorme que interrumpe nuestra relación con Dios. La Biblia lo llama “pecado“. El pecado básicamente significa que los humanos no aceptamos a Dios como nuestro Señor. Preferimos seguir nuestro propio camino, abofeteándolo en la cara por nuestra desobediencia. Este problema comenzó cuando la primera pareja humana creyó las mentiras del enemigo de Dios y siguió su sugerencia de desobedecer a Dios. Desde entonces, todos los seres humanos nacen con un corazón corrupto y ni siquiera pueden amar y honrar a Dios correctamente. El pecado también ha distorsionado la creación y vemos sus consecuencias todos los días: enfermedad, odio, pobreza e incluso la muerte.

Salvación

A pesar de la gravedad del pecado, nuestra situación no es desesperada. “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16) El Señor proporcionó una manera de volver a estar bien con Él. ¡Dios el Hijo pagó el precio por el pecado humano Él mismo! Todo lo que tenemos que hacer es aceptar su oferta de perdón y su señorío sobre nuestras vidas. Creer en Jesucristo como nuestro Salvador nos salva del castigo del pecado y restaura nuestra relación con Dios. En lugar de la muerte eterna, recibimos la vida eterna.

Jesucristo

Para pagar el precio por el pecado humano, Dios el Hijo tomó forma humana. Nació como un bebé humano, creció en una familia normal y comenzó a predicar a los 30 años. Su nombre era Jesús, que significa “el que salva”. María, la madre de Jesús, era una mujer corriente, pero su Padre era … ¡Dios! Como un ángel le dijo a María: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por tanto, el niño que nacerá será llamado santo, el Hijo de Dios ”.

Durante su ministerio en la tierra, Jesús proclamó las buenas nuevas del plan de salvación de Dios. Su mensaje estuvo acompañado de señales y milagros que mostraban su poder sobrenatural. Sin embargo, los líderes religiosos no aceptaron sus afirmaciones. Lo rechazaron e incluso planearon su muerte. Cuando Jesús tenía unos 33 años, fue crucificado. Este fue el momento más horrible de la historia de la humanidad, pero sin embargo formaba parte del plan de Dios y se anunció siglos antes. “Cristo murió por nuestros pecados de acuerdo con las Escrituras” (1 Corintios 15:3) La muerte de Jesús fue una muerte expiatoria, lo que significa que no murió por sus propios pecados (nunca cometió ningún pecado), sino por los pecados de todos. quien cree en Él.

La muerte de Jesús no fue el final de la historia. Después de tres días, ¡resucitó de la tumba! Se apareció a sus discípulos en varias ocasiones y luego regresó a su Padre en el cielo. Allí permanece hasta el fin del mundo, cuando regresará para juzgar a la humanidad y crear un mundo nuevo y perfecto para sus hijos.

Espíritu Santo

El Espíritu Santo es la tercera persona de la trinidad, además de Dios Padre y Dios Hijo. Estuvo involucrado en la creación del mundo, pero también en la recreación de humanos. Cuando alguien llega a la fe, se transforma y se renueva. Este proceso se llama “nacer de nuevo” y es provocado por el Espíritu Santo. Él habita en los creyentes y los transforma en personas conforme al corazón de Dios. Él también guía y protege a la iglesia y nos prepara para las tareas que Dios tiene reservadas para nosotros.

Vida eterna

La Biblia deja en claro que su mundo es solo temporal. Pasará, y Dios creará nuevos cielos y una nueva tierra. En este nuevo mundo, no habrá más pecado ni muerte. Solo las personas que han aceptado la oferta de perdón de Dios y, por lo tanto, han sido limpiadas del pecado, podrán vivir allí para siempre en la presencia de Dios. Quien rechace a Dios será expulsado y enfrentará el castigo eterno. Por lo tanto, es literalmente de importancia vital conocer a Dios y entregarse a Él.

La Biblia

La principal fuente de información sobre la fe cristiana es la Biblia. Este es el mensaje de Dios para nosotros, escrito por autores humanos y transmitido a lo largo de los siglos. Nos enseña todo lo que necesitamos saber sobre Dios y sobre cómo vivir como cristianos.

Este artículo es solo un breve resumen. ¡Pero tenemos muchos artículos para darte más información!

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis
banner BibliaDeEstudio