Palabrasbiblicas.net
Does God expect us to handle our own problems?

¿Dios espera que manejemos nuestros propios problemas?

¿Quién resuelve nuestros problemas? ¿Dios los resuelve o debemos resolverlos nosotros mismos? Veamos algunos ejemplos de la Biblia.

Algunos ejemplos de la Biblia

Adán

Adán tuvo un gran problema. Debido a su pecado, Dios lo hechó  del paraíso. Su vida fácil había terminado, y el Señor le dijo: “Por el sudor de tu rostro comerás pan” (Génesis 3:19). La vida se volvió difícil y llena de problemas. De ahora en adelante, Adán tuvo que valerse por sí mismo.

Noé

Noé  tuvo un gran problema. La tierra se iba a inundar. Dios le dijo eso y le dijo que construyera un gran bote. Eso probablemente le costó 120 años. Dios le habló sobre el problema y le dio la solución. ¡Pero todavía requería mucho trabajo duro!

Abraham

Abraham tuvo un gran problema. Él y sus hijos eran dueños de maravillosas promesas hechas por Dios. Sin embargo, no tenía hijos y ya tenía noventa y nueve años. La Biblia dice: “Entonces el Señor visitó a Sara como había dicho … Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez” (Génesis 21: 1-2). El Señor resolvió el problema de Abraham, pero, por supuesto, Abraham todavía hizo su parte para embarazar a Sarah.

José

José  tuvo un gran problema. El estaba en prisión. El Señor le dio una idea de los sueños de los sirvientes de Faraón, lo que finalmente llevó a su liberación. Esto claramente fue la intervención de Dios, y el mismo José tuvo muy poco que ver con eso.

Moisés

Moisés tuvo un gran problema. Solo a unos pocos meses de nacido, estaba a punto de ser asesinado por el pecado de ser un niño. Dios lo salvó al ponerlo al cuidado de la hija de Faraón. Pero lo hizo a través de los planes de la madre de Moisés, quien preparó una canasta para él que flotaría en el agua.

Israel

Israel tuvo un gran problema. Por un lado estaba el mar, por otro lado, el ejército egipcio que quería matarlos. Pero Moisés les dijo: “El SEÑOR peleará por ti, y tú solo debes callar” (Éxodo 14:14). Y Dios les abrió el mar.

David

David tuvo un gran problema. Tuvo que luchar contra Goliat, un guerrero entrenado que se alzaba a más de un metro sobre él. Él dijo: “El Señor … me librará de la mano de este filisteo” (1 Samuel 17:37). Y Dios lo hizo. Pero David todavía tuvo que arrojar la piedra para golpear a Goliat.

 

Se podrían agregar muchos otros problemas a estos ejemplos. Pero estos son suficientes para darnos algunas ideas sobre quién es responsable de resolver nuestros problemas.

No vivir en el paraiso

Primero, todos somos descendientes de Adán que no estamos viviendo en el paraíso. La vida es dura, y no podemos sentarnos y esperar que Dios nos cuide sin nuestro propio esfuerzo.

Trabajo duro

Segundo, normalmente Dios resuelve nuestros problemas a través de nuestro propio trabajo duro. Los problemas de Moisés y David son buenos ejemplos de eso. Sin los ojos de la fe, es fácil contar la historia de cómo Moisés fue salvado y cómo David mató a Goliat como solo ejemplos de ingenio y coraje humanos. Sin embargo, creemos que Dios está trabajando en y a través de nuestros propios esfuerzos. El nos esta guiando.

Sabiduría de Dios

Tercero, obtenemos sabiduría de Dios para resolver nuestros problemas. Noé ni siquiera sabía que se avecinaba un problema, y ​​ciertamente no habría pensado en construir un bote de más de 100 metros de largo como la solución. Pero Dios le dijo. Dios también nos da la sabiduría, a través de Su Palabra, para enfrentar los problemas de la vida.

No podemos hacer nada

Cuarto, a veces hay problemas tan grandes que están fuera de nuestro control y no podemos hacer nada. Bien podría ser que esto sea parte de vivir en un mundo caído. Solo tenemos que pasar por ellos, sabiendo que Dios está con nosotros en los problemas en lugar de salvarnos de ellos. Pero en su gracia también podría responder nuestras oraciones y liberarnos. Eso podría ser a través de circunstancias que otros pueden no reconocer como la intervención de Dios (ver, por ejemplo, el ejemplo de José). También podría ser a través de una mano poderosa de una manera que aturde a todos los que lo presencian (ver, por ejemplo, Israel cruzando el mar).

Problema de nuestro pecado

Quinto, el mayor problema que todos tenemos es el problema de nuestro pecado. Esto nos separa de Dios. Es este problema lo que Jesús resolvió para nosotros. Él murió por nuestros pecados para que pudiéramos reconciliarnos con Dios. Si solo confiamos en el Señor Jesús. Todos los demás problemas, por malos que sean, son solo temporales. En la nueva tierra que el Señor prepara para todos los que creen en Él, no habrá lágrimas, ni llanto, ni dolor.

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también ¿Cómo puedo resolver el problema de discutir demasiado?

Marten Visser

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.