Palabrasbiblicas.net
Does God promise prosperity?

¿Dios Prométe prosperidad?

En la Biblia, hay varios ejemplos de personas que son económicamente prósperos y económicamente pobres. Se nos presenta el término “bienaventuranza” (‘bienaventurado, o dichoso el que…’) como una descripción general de favor que Dios proporciona a una persona, tanto espiritual como materialmente. La bienaventuranza de la Biblia a menudo se puede hacer referencia a la bendición material, es decir con respecto a la tierra, la ganadería, el comercio y la producción (por ejemplo Abraham, Génesis 13: 2). Sin embargo, la bendición bíblica se centra principalmente en la relación que uno tiene con Dios. Principalmente, una persona que es bendita es aquel que es el destinatario de la protección de Dios, de la santa voluntad de Dios, y de la gracia de Dios (cf. Génesis 12: 2-3). Hemos sido bendecidos sin medida cuando somos hijos de Dios por la fe en Jesucristo (Efesios 1: 3-14). La herencia prometida a un fiel creyente es espiritual, es válida eternamente, y se refiere al futuro. Dios promete tesoros en el cielo (Lucas 18:22). Sin embargo, con todas las bendiciones mencionadas en la Escritura, el placer y el favor de Dios para el cristiano no significa necesariamente que Él hará que cada persona fiel sea materialmente rico.

Algunos experimentaron pobreza financiera debido a su fidelidad a Dios, como Jeremías, Pablo y Jesús. La pobreza y la riqueza suceden a todo tipo de personas y Jesús nos enseña que Dios hace que caiga la lluvia sobre justos e injustos (Mateo 5:45). Por medio de su buena voluntad soberana y control providencial, Dios hace que algunos no heredan ni producen gran riqueza mientras que otros viven sin prosperidad. Y otros optan por la abstinencia, el despilfarro, o dejan de producir grandes riquezas (1 Samuel 2: 7).

En lugar de enseñarnos a perseguir la prosperidad, la Biblia nos enseña a ser contentos y encontrar nuestra satisfacción en Dios por medio de Jesucristo. Pablo habla en el libro de Filipenses de sus pruebas y dificultades y hacia el final, dice que ha aprendido a estar satisfecho en cualquier situación. Él escribe en el capítulo 4: 11-13, “No es que yo estoy hablando de ser necesitado, pues aprendí en cualquier situación en que estoy de ser contento. Sé pasar privaciones, como vivir en la abundancia. Estoy entrenado para cualquier momento o situación: estar satisfecho o hambriento, en la abundancia o en la escasez. Todo lo puedo en Aquel que me fortalece”. La alegría es estar satisfecho con lo que el dador de todo don perfecto te ha dado, y, finalmente, encontrar placer solamente en Él. Si estamos satisfechos, entonces realmente somos prósperos.

Con demasiada frecuencia, el Evangelio de Jesucristo se distorsiona en lo que muchos llaman el “Evangelio de prosperidad”, que no es evangelio en absoluto. Los defensores de tal enseñanza creen que si una persona tiene suficiente “fe”, entonces va a experimentar la curación o una gran bendición financiera. Por desgracia, esta enseñanza es muy engañosa y ha dado lugar a que muchos volvieran la espalda a Cristo y a su iglesia. Si la intención de Dios para la gente fuera hacerlos prósperos cuando tienen fe en Cristo, ¿porqué leemos de tanta aflicción, persecución, desprecio, y pruebas por las que atravieron los apóstoles? Jesús se dirige al tema de la riqueza financiera varias veces en los Evangelios y en tantas ocasiones. Él advierte contra un corazón que persigue el dinero. No podemos “servir a dos señores” – Dios y al dinero. Vamos a amar al uno y a odiar al otro. En cambio, Jesús dice: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan y roban. Porque donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón también “(Mateo 6:19). “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas (alimentos y ropa)” (Mateo 6:33).

1 Timoteo 6: 6-11 nos da una severa advertencia acerca de buscar o esperar la prosperidad. “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, con ello estemos contentos. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en la ruina y la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males. Es a través de este codicia, algunos se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. Jesús dice en Lucas 12:15, “Cuídate, y guárdate de toda avaricia, porque la vida no consiste en la abundancia de tus bienes”.

Cuando nos enfrentamos a la cuestión de la promesa de la prosperidad de Dios, debemos pensar primero en cómo Jesús veía su estado próspero. Leemos en Filipenses 2 que Jesús no consideró el ser igual a Dios como algo agarrado, y que se despojó a sí mismo voluntariamente. Tomó la naturaleza de un siervo, en lugar de presentarse en la gloria de un maestro. Se hizo pobre para que nosotros pudiéramos ser ricos en bendiciones espirituales. ¿Cómo podríamos suponer que un camino de discipulado seguiría un curso diferente a aquello que caminó Jesús mismo? Dios prefiere que nos enfocamos en Él, y que sea Él nuestra meta, nuestra alegría y tesoro.

Si bien es posible que Dios extienda las bendiciones espirituales en bendiciones financieras temporales y terrenales, nuestros corazones y oraciones siempre deben centrarse en el desarrollo de nuestra relación con Jesús y nuestra inquebrantable devoción a Dios. Seamos ricos o seamos pobres, la vida cristiana es la verdadera vida próspera.

Palabras Biblicas

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis