Palabrasbiblicas.net
¿Es el cristianismo manipulador?

¿Es el cristianismo manipulador?

Su pregunta: Si Jesús promete cosas buenas si creemos, y cosas malas si no creemos, ¿entonces el Cristianismo es manipulador?

A veces, Jesucristo advirtió a la gente que pusiera su fe en Él en términos muy rígidos. Por ejemplo:
“El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que rechaza al Hijo no verá la vida, porque la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36).

Jesús también usó imágenes fuertes que a veces parecieran tener el fin de asustar a las personas para que entren en su reino. Por ejemplo:
“Todo el que oye estas palabras mías y las pone en práctica es como un hombre sabio que construyó su casa sobre la roca. La lluvia cayó, los arroyos se alzaron y los vientos soplaron y golpearon contra esa casa; Pero no cayó, porque tenía su fundamento sobre la roca. Pero todo el que oye estas palabras mías y no las pone en práctica es como un hombre necio que construyó su casa sobre la arena. La lluvia cayó, los arroyos se alzaron, y los vientos soplaron y golpearon contra esa casa, y cayó con gran choque “(Mateo 7: 24-27).

Al leer palabras muy emotivas como estas, la gente a veces ha hecho la pregunta: “¿Es el cristianismo manipulador?” Para responder a esta pregunta, primero debemos entender la palabra “manipulativo”.

El diccionario en línea “Merriam Webster” define “manipular” como: “controlar o jugar con medios ingeniosos, injustos o insidiosos, especialmente a la propia ventaja”. Si el cristianismo es o no manipulador, entonces, realmente depende de dos cosas:
A) ¿Es verdad lo que Jesús dice?
B) ¿Jesús dice estas cosas en amor?

Por ejemplo, imagine que es la mitad de la noche, y usted está profundamente dormido. De repente, su vecino golpea en su puerta y grita: “¡Despierta! ¡Despertarse! ¡Tu casa está en llamas! Rápido – saltar fuera de la ventana! ¡Es tu única esperanza! ¡De lo contrario, te quemarás hasta la muerte!” Este es un lenguaje fuerte y emotivo. Pero, ¿su vecino es manipulador?

Quizás. Tal vez su casa no está realmente en llamas. Su vecino sólo quiere jugar un truco con usted, y ver si va a saltar por la ventana! Si es así, sería un ejemplo de manipulación: un intento de “controlar o jugar sobre usted por medio ingenioso, injusto o insidioso”.

Alternativamente, tal vez su casa está en llamas … pero su vecino deliberadamente inició este fuego, para que él pudiera entonces rescatarlo de él y ganar una reputación de ser un héroe! En este caso, de nuevo, su vecino está siendo manipulador. Él está diciendo la verdad, no porque te ame, sino por su “ventaja propia”.

La tercera posibilidad, por supuesto, es que su casa esté en llamas, y su vecino, porque él te ama, quiere hacer todo lo que pueda para salvarte la vida. En este caso, su lenguaje fuerte y emotivo no es manipulador. Más bien, es la manera más apropiada de decir la verdad en amor.

Cuando Jesús dio advertencias tan fuertes, Él no estaba tratando de manipularnos. Estaba hablando la verdad con amor. ¿Cómo lo sabemos? Porque Jesús no nos dio solo Sus palabras; Él también nos dio su vida. Jesús demostró cuán sinceras eran Sus palabras cuando Él fue a la cruz para salvarnos de los horrores que Él nos advirtió. Como Jesús mismo dijo: “El mayor amor no tiene nadie más que esto, que dé su vida por sus amigos” (Juan 15:13). Es más, cuando Dios resucitó a Jesús, Él afirmó que todo lo que Jesús dijo era verdad. “Dios ha fijado un día en que Él juzgará al mundo con justicia por el hombre que ha designado. Él ha dado pruebas de esto a todos los hombres por haberle levantado de entre los muertos” (Hechos 17:31).

La muerte de Jesús nos muestra que Sus palabras son amorosas. La resurrección de Jesús nos muestra que Sus palabras son verdaderas. Cristo y el cristianismo, por lo tanto, no son manipuladores.

Si eres cristiano, pero eres reacio a compartir las advertencias de Jesús con los demás, para que no te acusen de ser manipulador, no tengas miedo. Recuerda que tu modelo a seguir es Jesús, y asegúrate de que tus palabras, como las de Él, estén respaldadas por una vida de sincera generosidad y bondad sacrificial. Porque la alternativa a la manipulación de Cristo no es silencio, sino que hablar la verdad en amor.

Palabras Biblicas