¿Es imperdonable el adulterio?

Is adultery unforgivable?

Sólo hay un pecado imperdonable, y es endurecer tu corazón contra el Evangelio, y rechazar a Jesús como tu Salvador.

El adulterio es un pecado terrible

El adulterio es un pecado terrible, e incluso hay un pasaje en la Biblia que parece sugerir que es un pecado imperdonable: «Así te librarás de la mujer prohibida, de la adúltera con sus palabras suaves, que abandona al compañero de su juventud y olvida el pacto de su Dios; porque su casa se hunde hasta la muerte, y sus caminos hasta los difuntos; ninguno de los que a ella van vuelven, ni recobran las sendas de la vida.» (Proverbios 2:16-19).

Aquí dice que ningún adúltero «recobra las sendas de la vida». Podemos comprender fácilmente que no se trata de una afirmación absoluta. Los proverbios de este capítulo fueron recopilados por Salomón (véase Proverbios 1:1). Él sabía muy bien que no todos los adúlteros sin excepción «se hunden en la muerte», pues él era hijo de un matrimonio que comenzó como una aventura adulterina. Su padre, David, cometió adulterio con Betsabé (véase 2 Samuel 11), que más tarde sería la madre de Salomón.

David se arrepintió profundamente de su adulterio

Sabemos que David se arrepintió profundamente de su adulterio (y del asesinato al que le llevó). Reconoció abiertamente su culpa y pidió perdón al Señor. Eso no es fácil para un rey. Pero después de arrepentirse de su pecado, escribió el Salmo 51:2: «¡Lávame bien de mi maldad, y límpiame de mi pecado!». Sabemos que Dios nunca se niega a conceder el perdón a quienes se arrepienten de sus pecados y se vuelven a Él. El resto de la vida de David lo confirma. Volvió a servir a Dios.

Entonces, ¿por qué sigue apareciendo este pasaje en la Biblia? Es importante que entendamos la naturaleza de Proverbios. Es lo que llamamos un «libro de sabiduría». Eso significa que contiene la sabiduría de Dios sobre cómo conducir nuestras vidas. Esta sabiduría está expresada en reglas generales. Esto no significa que nunca haya excepciones a estas reglas. Vemos muchos ejemplos de esto en Proverbios. En el capítulo siguiente, por ejemplo, leemos: «El sabio heredará honra, pero los necios obtendrán desgracia» (Proverbios 3:35). Sí, esto es cierto como regla general. Pero todos conocemos ejemplos en los que los sabios cayeron en desgracia, y los necios obtuvieron honores que no merecían.

El camino hacia la muerte

Lo mismo ocurre con los que viven en adulterio. Es algo muy peligroso. Vas camino de la muerte. Es casi imposible volver atrás. Así que, tómate en serio la advertencia de Proverbios. Vive una vida santa y no permitas que el pecado te aleje de Dios.

El pecado lleva a la muerte. La Biblia es clara al respecto: «¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los que practican la homosexualidad, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores heredarán el reino de Dios». (1 Corintios 6:9-10).

¡Alabado sea Dios!

Pero ¡alabado sea Dios! Cuando Pablo escribió esta carta, no terminó con esta palabra. Hayamos hecho lo que hayamos hecho, siempre hay un camino de regreso al Señor. Pablo continúa con el siguiente versículo, que podemos reclamar como promesa para todo aquel que crea en Jesús como su Salvador: «Y así erais algunos de vosotros. Pero fuisteis lavados, fuisteis santificados, fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios». (1 Corintios 6:11).

Compartir post