Palabrasbiblicas.net
broken pottery

¿Hasta dónde nos afectó la caída?

Cuando Dios creó a Adán le dio un mandato “Puedes comer de todo árbol del huerto, pero no debes comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, porque el día que comas de él ciertamente morirás” (Génesis 2.16,17); pero Adán y Eva violaron esta ley (pecaron). Por este pecado, nuestros primeros padres cayeron de su justicia, rectitud original y de su comunión con Dios, como resultado toda la raza humana cayó, desde ese momento nuestra naturaleza ha sido afectada por el poder del mal (naturaleza pecaminosa); pero ¿hasta dónde nos afectó la caída?

Estamos radicalmente corruptos o totalmente depravados, es decir que todas nuestras facultades han sido profundamente afectadas por el pecado, por la cual estamos completamente indispuestos a todo bien y totalmente inclinados al mal, esta corrupción se extiende al hombre entero; las Sagradas Escrituras señalan que nuestra parte material e inmaterial está corrupta sin Cristo.

1. El cuerpo está corrompido: “Sabemos que nuestro antiguo yo fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado […] no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni lo obedezcan en sus malos deseos” (Romanos 6.6,12)

2. La razón está corrompida: “Pues a pesar de haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón se llenó de oscuridad.” (Romanos 1.21)

3. La conciencia está corrompida: “por la hipocresía de los mentirosos que tienen cauterizada la conciencia” (1 Timoteo 4.2).

4. Las emociones y sus deseos están corrompidas: “Y los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.” (Gálatas 5.24)

5. La voluntad está corrompida: “Sabemos que la ley es espiritual. Pero yo soy un simple ser carnal, que ha sido vendido como esclavo al pecado. No entiendo qué me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.” (Romanos 7.14-15).

6. El corazón está corrompido: “El Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que todos los planes y pensamientos de su corazón eran siempre los de hacer sólo el mal.” (Génesis 6.5)

Esa es la realidad de nuestra condición, nuestra corrupción radical o total impide que vayamos a Cristo por propia voluntad sin antes haber sido regenerados por el Espíritu Santo, es por eso que la totalidad de la Salvación es de Dios en Cristo “Pero Dios, cuya misericordia es abundante, por el gran amor con que nos amó, 5 nos dio vida junto con Cristo, aun cuando estábamos muertos en nuestros pecados (la gracia de Dios los ha salvado)” (Efesios 2.4,5).

Giancarlos Ventura Gonzales

Nació en la ciudad de Trujillo - Perú, es miembro de la Asociación Evangélica en el Perú Norte, cursa estudios bíblicos en los Centros Teológicos Bautistas, cursa una certificación en ministerio de cristiano en el Seminario Teológico Birmingham; además es Bachiller en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Trujillo.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis