Palabrasbiblicas.net
Salvador

¿Jesucristo Salvador de todas las personas?

Muchas imágenes de Jesús hacen que Jesús parezca un europeo blanco. Pero no era blanco. Y no era europeo. Jesús ni siquiera fue a Europa. O América. Jesús nació en Israel, en el Medio Oriente. Eso significa que probablemente tenía la piel de color marrón claro u oliva, similar a la de los árabes o asiáticos de hoy. Él era judío. Antes de que Jesús viniera a la tierra, todos los creyentes en Dios debían ser judíos. Ya sea nacido como judío o convertido al judaísmo, lo que significa cambiar tanto su religión como su cultura para convertirse en judío.

Jesús vino por todos

Algunos de los discípulos de Jesús pensaron que Jesús solo había venido para salvar a los judíos. Y otras personas sabían que a los judíos no les agradaban otros pueblos. Pero Jesús vino a salvar a todos. Cuando Jesús comenzó a hablar de asuntos espirituales con una mujer samaritana, ella se confundió:

“La mujer samaritana le dijo:” ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer Samaritana? ” (Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.) Jesús le respondió: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú le pedirías, y él te daría agua viva “. (Juan 4: 9-10)

Esta mujer samaritana pensó que Jesús la rechazaría por ser judío. Pero Jesús quería compartirle las buenas nuevas de Dios. Comenzando con Jesús, las buenas nuevas de Dios ya no se limitarían a una nación o un pueblo. Escuche lo que Jesús le dice a la mujer samaritana:

“Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”. (Juan 4: 21-23)

Los gentiles recibieron el Espíritu Santo

Más tarde, después de que Jesús ascendió al cielo, algunos gentiles (no judíos) creyeron en el Evangelio y recibieron el Espíritu Santo, lo que demuestra que Dios los había aceptado (Hechos 10). Pero algunos judíos no estaban de acuerdo con esto y dijeron que los gentiles tenían que convertirse en judíos para ser salvos (Hechos 15: 5). Los líderes de la iglesia primitiva se reunieron para considerar esta objeción, y concluyeron que, si Dios acepta a los creyentes no judíos dándoles su Espíritu Santo, entonces tampoco deberían exigirles que se adhieran a las leyes y la cultura judía:

“En la reunión, después de una larga discusión, Pedro se puso de pie y se dirigió a ellos de la siguiente manera: “Hermanos, todos ustedes saben que, hace tiempo Dios me eligió de entre ustedes para que predicara a los gentiles a fin de que pudieran oír la Buena Noticia y creer. Dios conoce el corazón humano y él confirmó que acepta a los gentiles al darles el Espíritu Santo, tal como lo hizo con nosotros. Él, no hizo ninguna distinción entre nosotros y ellos, pues les limpió el corazón por medio de la fe. Entonces, ¿por qué ahora desafían a Dios al poner cargas sobre los creyentes gentiles con un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados pudimos llevar? Nosotros creemos que todos somos salvos de la misma manera, por la gracia no merecida que proviene del Señor Jesús”. (Hechos 15: 7-11)

La división ya no existe

Más adelante, el apóstol Pablo testifica del hecho de que la división entre judíos y gentiles (no judíos) ya no existe porque los creyentes en Cristo de todas las razas y etnias están unidos en Cristo:

“Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. (Efesios 2: 11-18)

Y en el último libro de la Biblia vemos que personas de todo el mundo adorarán a Dios en el cielo:

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero”. (Apocalipsis 7: 9-10)

El Evangelio es verdaderamente para todos los pueblos y razas.

El Evangelio de Jesucristo es verdaderamente para todos los pueblos y todas las razas, y Dios llama a todas las personas en todas partes a que se arrepientan y confíen en Él, como dijo el apóstol Pablo en Atenas:

“Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros… Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos”. (Hechos 17: 26-27, 30-31)

 

Lea también ¿Por qúe necesitamos la salvacíon?  

Esther Visser

Esther Visser (1972) crecio en el sur de Holanda, en Waddinxveen. Ella realizo un master de dos años en Tyndale Seminario de Teologia para prepararse para misiones. En el 2000, ella y su esposo fueron enviados a Tailandia, por medio de OMF, y por medio de GBZ como plantadores de iglesias. Ahora ella es editora en Holanda de la revista de la Alianza Reformada Holandesa llamada “El amigo verdadero”. En adicion a su trabajo, ella sirve en la iglesia entre los jovenes y como artista.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis