Palabrasbiblicas.net
Jesús fue sin pecado

Jesús fue sin pecado

Esta es una pregunta realmente importante porque el cristianismo, nuestra fe y nuestra esperanza del cielo depende de ella. Adán y Eva se encontraron con Satanás en el jardín del Edén, y fueron tentados a desobedecer un mandato directo de Dios. Ellos pecaron, se rebelaron contra Dios y murieron espiritualmente, es decir, fueron separados de una relación con Dios y muchos años después murieron físicamente. Dios prometió que un descendiente de Adán y Eva de alguna manera aplastaría el poder de Satanás. A través del Antiguo Testamento y sus tratos con los israelitas vemos que Dios puso las bases para abrir la oportunidad de restaurar la relación de la humanidad con Dios. Esto fue a través de los sacrificios hechos a Dios por un sacerdote. Dios dijo que cada vez que se hacía un sacrificio, tenía que ser uno que fuera perfecto – sin discapacidad, sin manchas, sin problemas.

Este sacrificio fue aceptado por Dios como un sustituto del pecador que hizo la ofrenda. La muerte del sacrificio animal fue aceptada por Dios en lugar de la muerte del que estaba haciendo la ofrenda. Está claro que aún cuando se hizo una ofrenda, si el que la ofreció volviera a pecar tendría que traer otra ofrenda. Hebreos 10 versículo 4 nos dice que la sangre de toros y cabras (o incluso ovejas) nunca fueron capaces de quitar los pecados por completo.

Dios, incluso antes de que él creara el mundo, ya había hecho un camino para la humanidad para volver a una relación cercana con él, y también para compartir la eternidad con él. Esto fue por medio de Jesucristo (ver 1 Pedro 1:20). Jesús es el hijo de Dios. Él vino como representante de Dios a la tierra, con el único propósito de abrir el camino para que las personas sean salvas de su pecado y el castigo de su pecado. Dios había dicho que todos los que pecan morirán, a menos que se haga un sacrificio perfecto en nombre del pecador. Jesús nació de una virgen por medio del Espíritu Santo.

Él creció para ser un hombre, y siempre obedeció los mandamientos de Dios. En los evangelios leemos que Jesús fue tentado tres veces por Satanás, pero nunca cayó y no pecó contra Dios en ese momento. Aunque los evangelios no nos dicen mucho más, podemos estar seguros de que Satanás intentó continuamente tentar a Jesús, a causa de quién era: Dios en el cuerpo de un ser humano.

Si Jesús hubiera pecado, ya no sería un sacrificio perfecto, y por lo tanto ya no sería capaz de morir en nuestro lugar. Pero Hebreos 4:15 nos dice que aunque fue tentado, no pecó. Jesús murió como nuestro sustituto, pero resucitó de entre los muertos porque la maldición del pecado no tenía poder sobre él y, como resultado, él puede perdonar a todos los que acuden a él. Él es nuestro sacrificio, y él también es nuestro sacerdote que actúa en nuestro nombre para llevarnos a Dios.

Palabras Biblicas