Palabrasbiblicas.net
Oraciones no contestadas

Oraciones no contestadas

En primer lugar hay que establecer que Dios se preocupa por nosotros. ¿Cómo lo sabemos? Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5: 8). Dios dio a su propio Hijo, quién era lo más precioso que tenía, y lo hizo por nosotros cuando no lo merecíamos. Esto, más que otra cosa, demuestra que nos ama.

¿Por qué, pues, no responde a todas nuestras oraciones? Vamos a ver una oración que Dios no respondió. Jesús no quiso morir en la cruz. Él oró: “Padre, si quieres, pasa esta copa (el sufrimiento de morir en la cruz) de mí …” y luego continuó .. “que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Aunque Jesús no quería morir en la cruz Él lo hizo porque era la voluntad de Dios que Jesús murió por nuestros pecados. Aquella oración de Jesús con relación a la copa fue retirado y no fue respondida. Parece que la voluntad de Dios y la oración sin respuesta están relacionados.

Algunos cristianos creen que Dios tiene tres respuestas a la oración: “sí”, “no” y “espera”. Sin duda, el “no” siempre nos preocupa. ¿Por qué mi querida amiga que compartió el evangelio conmigo tiene que morir de cáncer de mama que se extendió desde el hígado a los pulmones y finalmente al cerebro cuando yo y un montón de gente conmigo estábamos orando por ella con todo nuestro corazón? Tengo que aceptar eso, a pesar de que ella era durante el tiempo de su sufrimiento duro una inspiración y bendición a un sinnúmero de personas. La oración sin respuesta por su sanidad resultó en que ella tocó muchas vidas. Siempre oramos contra la adversidad (tiempos difíciles y el sufrimiento), pero cuando nuestras oraciones no son respondidas, nuestra experiencia es que todos los tiempos difíciles que nos atravesaron nos han fortalecido y nos hacen mejores personas capaces de comprender el sufrimiento de los demás. “El Dios de toda consolación nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquiera angustia, con la consolación con que nosotros somos consolados por Dios” (2 Corintios 1: 4).

Romanos 8:28 dice: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, para los que son llamados conforme a su propósito.” Este verso nos enseña que en todas las cosas y por todas las cosas Dios está cumpliendo su obra en nuestra vida. Él actúa para nuestro bien. Sin embargo, hay que recordar que lo que pensamos que es bueno y lo que Dios piensa que es bueno para nosotros tal vez son cosas muy diferentes! Y por lo tanto, debemos confiar en que cada vez que Dios contesta o no contesta nuestras oraciones, la respuesta de Dios “sí” o “no” es la mejor cosa para nosotros.

Palabras Biblicas