Pasar tiempo con la gente

Why are there different views on the value of the Bible?

«… date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa» (Lucas 19:5).
Leer: Lucas 19:1-10

23 de Diciembre: 2 Reyes 15–16; Juan 3:1-18

Los días pasados un hermano de nuestra iglesia, él, su esposa y su hija sufrieron un accidente de tránsito. El auto en que iban chocó con otro perdiendo la vida una tía de ellos que también viajaba; Jorge, milagrosamente, quedó sin ninguna fractura, su esposa tuvo una fractura en la cadera, uno de sus pulmones quedó afectado, y algunas costillas también; su hija de 9 años tuvo una fractura en la clavícula y en la pelvis.

Uno de los regalos que les llevé fue verlos en el hospital, hablar con ellos, orar por ellos. Luego, separé tiempo para verles en su casa. Una visita alienta, fortalece, consuela, y nos bendice.

Jesús pasó tiempo con la gente.

Pasar tiempo con la gente era a lo que Jesús se dedicaba. Asistía a comidas, enseñaba a las multitudes y tomaba tiempo para interactuar con personas individualmente. Incluso, se autoinvitó a la casa de Zaqueo, el recaudador de impuestos que se había trepado a un árbol para verlo. Le dijo: «Date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa» (Lucas 19:1-9). Y la vida de Zaqueo cambió para siempre.

Una visita de sorpresa

La Biblia dice: «Aprovechando bien el tiempo, las oportunidades, porque los días son malos» (Efesios 5:16). Una buena manera de aprovechar bien el tiempo es visitando a la gente: un amigo, un enfermo, un hermano, un vecino. Quizá a algunos no les gusta una visita de sorpresa, pero a otros sí. Conviene avisar que les haremos una visita. La visita debe ser breve en lo posible. Se debe tener un tiempo de oración y, si es posible, un tiempo de alabanza.

El consejo de Pablo que aprovechemos bien el tiempo, está en la enseñanza de mirar cómo andamos, no como necios, sino como sabios (Efesios 5:15). El creyente sabio, es decir, alguien que valora lo espiritual y las buenas relaciones, usa su tiempo para visitar al que considera que lo necesita. Cuando lo hacemos, estamos imitando al Señor, quien también usaba su tiempo de esa manera.

Una comision biblica

Entre las demandas del juicio en Mateo 25:35-36, está esto: «estuve enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí«. Estoy seguro que sin santidad, nadie verá al Señor (Hebreos 12:14), pero también estoy seguro que sin obras, como las que menciona Mateo 25:35-36, nadie verá al Señor. Usa tu tiempo buscando a alguien para estar con él.

Nuestras responsabilidades no siempre nos permitirán apartar un tiempo, pero, cuando lo hacemos, tenemos el privilegio maravilloso de estar con otros y ver cómo obra Dios a través de nosotros.

¿Cómo le mostrarás el amor de Dios a alguien esta semana?
Tu tiempo tal vez sea el mejor regalo que puedes darles a los demás.

Ten buen ánimo!!

Compartir post