Palabrasbiblicas.net
Why are there different views on the value of the Bible?

¡Perdona!

“… Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” (Lucas 6:27-28).
Leer: Lucas 6:27-36

31 de Diciembre: 1 Crónicas 13–15; Juan 7:
Se cuentan que en 1960, Ruby Bridges, de seis años de edad, fue la primera niña afroamericana que ingresó en una escuela primaria pública de alumnos blancos en el sur de Estados Unidos. Todos los días, durante meses, la policía federal la escoltó entre una multitud de padres enojados que la insultaban y amenazaban. Una vez adentro, ya segura, se sentaba sola en un aula con Barbara Henry, la única maestra dispuesta a enseñarle.

El destacado psicólogo Robert Coles se reunió con Ruby durante varios meses para ayudarla a enfrentar el miedo y el estrés que experimentaba. Quedó asombrado ante la plegaria de la niña cada vez que iba a la escuela y volvía a su casa: “Dios, por favor, perdónalos porque no saben lo que hacen” (ver Lucas 23:34).

Las palabras de Jesús desde la cruz, en la hora más agónica de su vida, demostró la respuesta radical que les enseñó a sus seguidores: “Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:27-28, 36).

Este enfoque admirable solo es posible si consideramos el amor poderoso que Jesús nos ha dado; amor más fuerte que el odio más profundo.

Perdonar significa “actuar con gracia hacia otro”, o sea no tratarlo en la forma que merece por su mala conducta. Eso hacía Ruby cada vez que le insultaban los padres blancos en la escuela. El principio de la gracia es lo que nos motiva a perdonar (ver Colosenses 2:13). Entendemos la gracia, y debemos practicar la gracia, porque Dios mostró su gracia cuando nos perdonó en Cristo. El perdón de Dios es el modelo y el límite que nos exhorta a perdonar tan generosamente y totalmente como Dios nos perdonó.

Perdonar no es olvidar, no es autosacrificio, no es algo forzado, obligado. Es poder hablar libremente del hecho o de la persona. Es comprender que hay algo más en nuestra vida. Esa vida es Cristo. Es reconocer que no necesito de mis rencores, resentimientos, para vivir con excusas y para decir “no vale la vida”. Es avanzar. Es crecer. Es mejorar. Es desarrollarse como persona. Es mostrar calidad de vida. Es ser como Cristo.

“Señor, ayúdame hoy a perdonar a los que me hacen mal, como tú me perdonaste”.

Bendice a los que te maldicen y ora por los que te maltratan.

Ten buen ánimo!!

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández Navarro

Lucas Grández nació en San Martín, Perú. Estudió en la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL). Tuvo su Maestría en Teología en el Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala (SETECA). Obtuvo su Doctorado en Ministerio (DMin), en Dallas Theological Seminary, USA. Estudió Pedagogía en la Universidad Particular "Francisco Marroquín" de Guatemala. Ex Capellán de la Universidad Seminario Evangélico de Lima (USEL); Pastor y profesor de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Lima, y Catedrático de la Universidad SEL, en la carrera de Ministerio Pastoral. Casado con Sara, tienen tres hijos, y tres nietos, con quienes comparten el ministerio, y con más de 40 años en el trabajo pastoral.