Palabrasbiblicas.net
¿Por qué Dios permite el sufrimiento?

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?

Muchos han quedado perplejos por el sufrimiento que vemos en nuestro mundo. La pregunta que se hace a menudo es: “Si Dios es todopoderoso y bueno, ¿por qué permite el sufrimiento?” Para algunos, esto no es sólo un enigma lógico abstracto, sino un grito de desesperación profundamente personal, dolor. La suya es la experiencia del rey David en el libro de los Salmos: “Mi alma está en angustia. ¿Hasta cuándo, oh Jehová, cuánto tiempo?” (Salmo 6: 3).

Afortunadamente, nuestro Padre Celestial, que conoce nuestras necesidades aún antes de que lo pidamos, ha tejido la sabiduría y el aliento que necesitamos a través de toda la Biblia, desde el principio hasta el fin.

La Biblia comienza con la historia de la creación (Génesis 1-2). Aquí vemos que Dios es de hecho todo-poderoso, y todo-bueno. Dios es el creador no creado de todas las cosas (Génesis 1: 1), con el poder de crear el universo y la existencia desde la nada con solamente sus palabras (Hebreos 11: 3). Todo lo que Dios hizo fue “muy bueno” (Génesis 1:31), y sus primeras palabras a la humanidad estaban llenas de bendición, generosidad y protección (Génesis 1: 28-30, Génesis 2: 16-17). Desde el principio de la Biblia, entonces, está claro que Dios es todopoderoso, y Dios es todo-bueno. Y en el principio de la creación, no hubo sufrimiento.

La Biblia termina con una vislumbre de la nueva creación, donde de nuevo no hay sufrimiento. “Y oí una gran voz del trono diciendo: ‘Ahora la morada de Dios está con los hombres, y Él vivirá con ellos. Ellos serán Su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él limpia cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni llanto, ni dolor, porque el viejo orden de cosas ha pasado” (Apocalipsis 21: 3-4). El final de la Biblia, entonces, también muestra que Dios es todopoderoso, y Dios es todo-bueno; Y en la nueva creación, tampoco habrá sufrimiento.

“¿Por qué, entonces,” nos preguntamos, “hay sufrimiento ahora? ¿Qué ha salido mal? “Lamentablemente, la respuesta es que a pesar de que la creación de Dios comenzó como una obra maestra, y terminará como una obra maestra restaurada, aún mayor, ahora mismo su obra maestra ha sido arruinada por el pecado. Y los resultados de esto son vistos y sentidos por todos nosotros que vivimos hoy: el sufrimiento.

Génesis 3 registra lo que salió mal: Adán y Eva creyeron las mentiras de Satanás en vez de confiar en Dios, y trataron de vivir por sí mismos en lugar de amar y obedecer a Dios. Una consecuencia inevitable de su pecado fue el sufrimiento.

Tan pronto como desobedecieron a Dios, Adán y Eva sufrieron vergüenza (Génesis 3: 7) y temor (Génesis 3: 8-10); Y aún hoy, nuestras conciencias nos infligen ese mismo sufrimiento cuando desobedecemos a Dios (Romanos 2: 14-15). Luego, cuando Adán y Eva intentaron culpar al otro por su pecado, ellos trajeron sobre sí el dolor de las relaciones rotas (Génesis 3: 12-13). Del mismo modo hoy, todos hemos sentido el dolor de ser tratados injustamente por otros (Salmos 27:12). Esto es especialmente cierto para aquellos que tratan de vivir una vida cristiana fiel (2 Timoteo 3:12): como lo descubrió Abel (Génesis 4: 1-10), si amas a Dios, serás perseguido por los enemigos de Dios (1 Juan 3: 12).

Si preguntamos: “¿Por qué Dios permite estas consecuencias del pecado?”, La Biblia nos asegura: Dios odia tanto el pecado como las consecuencias del pecado, y no los dejará continuar para siempre (Apocalipsis 21: 8). Sin embargo, debido a la gran misericordia de Dios (Jonas 4: 2), puede retrasar la destrucción durante muchos años (Génesis 15:16) para dar a los pecadores más tiempo para arrepentirse (2 Pedro 3: 9). Dios también puede permitirnos ver y experimentar las consecuencias del pecado para que comencemos a entender por nosotros mismos cuán vil es realmente el pecado (Romanos 7:13), y por qué Dios tiene razón al odiar el pecado tanto (Salmo 11: 5).

Génesis 3 nos muestra que el sufrimiento también puede ser rastreado a la maldición del pecado. Dios pronuncia esta maldición de tres partes en Génesis 3: guerra con Satanás (Génesis 3: 14-15); Guerra en la familia (Génesis 3:16); Y la guerra en el mundo (Génesis 3: 17-19). La maldición introduce sufrimiento adicional en el mundo, como la opresión satánica (Job 2:13), posesión de demonios (Mateo 15:22; 17:15), ceguera espiritual (2 Corintios 4: 4), defectos de nacimiento (Juan 9: 2), enfermedades (Lucas 4:38) y “desastres naturales” como hambrunas (Hechos 7:11).

Una de las cosas que nosotros (y sin duda Dios, también) a menudo encontramos tan horrible sobre la maldición del pecado es que sus sufrimientos pueden parecer totalmente aleatorios e injustos. La Biblia nos asegura: Dios también odia esta maldición, y no la dejará para siempre (Apocalipsis 22: 3) – Él sometió al mundo a la frustración “En esperanza” (Romanos 8:20). Sin embargo, hasta que la maldición sea removida, Jesús nos enseña a ver en la maldición el sistema de advertencia de emergencia de Dios: nuestro mundo está bajo el juicio de Dios, y si no nos arrepentimos, también todos pereceremos (Lucas 13: 1-5).

Otros sufrimientos pueden afligirnos como resultado directo de nuestros propios pecados. Tal vez este tipo de sufrimiento es el más fácil de entender para nosotros: nuestro Padre Celestial nos está CASTIGANDO por nuestro pecado (Hebreos 12: 5-11). Así como los pequeños niños a veces necesitan ser temporalmente disciplinados para su propio bien (Proverbios 19:18), para que en el futuro no se vayan aún más en peligro (Proverbios 22: 6), así también muchos cristianos pueden mirar los tiempos dolorosos en sus vidas y decir, con Isaías: “Ciertamente fue para mi beneficio que sufrí tal angustia. En tu amor me guardaste del pozo de la destrucción; Has puesto todos mis pecados detrás de tu espalda” (Isaías 38:17).

Sin embargo, lo más trágico de todo sufrimiento es la CONDENACIÓN por el pecado: el castigo que Jesús nos advierte, espera a todos los impenitentes (Mateo 25:46, Marcos 9: 43-44, ver Apocalipsis 14:11). Si le preguntamos por qué Dios permite este sufrimiento, la Biblia nos dice que Dios no sólo lo permite, sino que lo ordena activamente (Mateo 25:41), porque Dios es santo y justo (1 Juan 1: 5), y sería injusto que Dios dejara el pecado para siempre impune (Romanos 3: 25-26). ¡Alabado sea Dios! La Biblia entera suena con el glorioso mandato de Dios de que no sólo pecadores no arrepentidos, sino también su Cristo inocente sufriría la condenación divina (Marcos 9:12, Lucas 24:26, 46, Hechos 3:18, 26: 22-23, 1 Pedro 1 : 11) por los pecados de Su pueblo (Isaías 53: 10-11, Hebreos 9:26, 1 Pedro 2:24). Porque Jesús puso su vida por Sus amigos (Juan 15:13), quien ponga su fe en El es contado santo (Hebreos 13:12) y es liberado de la condenación final (Juan 5:24). Aleluya – ¡gracias a Dios por su don indescriptible! Aunque Satanás no puede entenderlo (Marcos 8:33), en los sufrimientos de Cristo vemos el amor de Dios (Gálatas 2:20).

Porque Cristo sufrió por nosotros (1 Pedro 2:24), tenemos una respuesta a la pregunta del sufrimiento, y también una fortaleza para el camino del sufrimiento (Hechos 14:22). Tomando nuestra cruz para seguir a Jesús (Marcos 8:34), sabemos que nuestra esperanza no nos decepcionará (Romanos 5: 3-5), porque nuestro Salvador ha soportado el sufrimiento de primera mano, e incluso sufre con nosotros (Hechos 9: 4): podemos confiar en que nuestro buen Pastor nos guiará suavemente a través de cada prueba que enfrentemos (Hebreos 2:18; 4: 15-16). A medida que los sufrimientos de Cristo se desbordan en nuestras vidas, descubrimos que así también lo hace Su consuelo (2 Corintios 1: 5-7), dándonos poder para regocijarnos aun en nuestro dolor (Santiago 1: 2); Porque en el fuego nuestro Salvador nos mantiene firmes (Judas 24), refina nuestra fe (1 Pedro 1: 7), y nos demuestra a los creyentes genuinos (2 Tesalonicenses 1: 4-5) a quienes Él guardará fieles hasta el fin (1 Pedro 5:10).

Para el cristiano, entonces, hay una última razón por la que Dios permite nuestro sufrimiento: para señalar de nuevo a los sufrimientos de Cristo. Si nuestros sufrimientos vienen de las CONSECUENCIAS del pecado, de la MALDICIÓN del pecado, o de un CULTO por el pecado, los vemos a través del lente de la cruz y nos regocijamos: “ahora no hay CONDENACIÓN para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8: 1). De hecho, “nuestros sufrimientos actuales no son dignos de comparación con la gloria que se revelará en nosotros” (Romanos 8:18). “Nuestros problemas ligeros y momentáneos están logrando para nosotros una gloria eterna que supera a todos” (2 Corintios 4:17).

¿Cómo te habla este pasaje de la Biblia? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Palabras Biblicas