Palabrasbiblicas.net
Good Friday

¿Por qué es importante el “Viernes Santo”?

Los cristianos de todo el mundo celebran el “Viernes Santo”, el viernes justo antes de la Pascua. En este día, recordamos y conmemoramos cómo Jesucristo sufrió y murió en la cruz. Este viernes es el momento más horrible y más glorioso de la historia de la humanidad.

Algunos antecedentes

Los líderes religiosos judíos habían decidido que Jesús debía morir. Él representaba una amenaza para su sistema religioso, afirmaba ser el Hijo de Dios y atraía a muchas multitudes con sus enseñanzas y milagros. ¡Eso tenía que parar! “Entonces los jefes de los sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron en el palacio del sumo sacerdote, cuyo nombre era Caifás, y conspiraron juntos para arrestar a Jesús a escondidas y matarlo” (Mateo 26:3-4).

Uno de los propios discípulos de Jesús estaba dispuesto a traicionarlo, y esperaba una oportunidad para entregarlo a los sumos sacerdotes.

¿Qué pasó el Viernes Santo?

Jesús fue arrestado al comienzo de la Pascua judía, una fiesta religiosa que se celebraba durante siete u ocho días. Para evitar un escándalo entre la gente, Jesús fue arrestado por la noche en un jardín cerca de la ciudad de Jerusalén. Esa noche fue sometido a varios juicios ante los jefes de los sacerdotes, el gobernador romano Poncio Pilatos y el rey Herodes. Aunque los líderes religiosos tuvieron grandes dificultades para presentar una acusación válida, finalmente condenaron a Jesús a muerte por blasfemia (Mateo 26:60-66).

Dado que esto era sólo un problema religioso, no era un motivo válido para un juicio según la ley romana. Poncio Pilato era plenamente consciente de que Jesús era inocente, pero sin embargo cedió a la presión de las multitudes para que lo crucificaran (Mateo 27:24-26).

Eso es lo que pasó el Viernes Santo: Jesús fue crucificado en el Gólgota, una colina a las puertas de Jerusalén. Después de tres horas de intenso sufrimiento, murió (Mateo 27:45-50). Justo antes del comienzo del Sabbath (el día de descanso de los judíos) a las seis de la tarde, el cuerpo de Jesús fue enterrado por algunos de sus seguidores.

El Viernes Santo fue horrible

Leyendo los relatos de los testigos oculares en los cuatro Evangelios, vemos que el Viernes Santo fue totalmente horrible. Un hombre inocente fue golpeado, azotado y burlado. Las autoridades eran plenamente conscientes de su inocencia, pero sin embargo lo crucificaron. El hombre que había curado y bendecido a tanta gente, fue despreciado y brutalmente asesinado. La injusticia reinaba de manera suprema.

Pero Jesús no era sólo un hombre, ni siquiera “sólo” un curandero milagroso, era el Mesías, el Salvador enviado por Dios. Era el Hijo de Dios, pero fue rechazado tanto por los líderes religiosos como por las multitudes. ¡Parecía que Satanás había ganado la batalla y derrotado a Dios! La muerte de Jesucristo fue la hora más oscura de la historia de la humanidad, porque el Hijo de Dios aparentemente había perdido la batalla contra el pecado y la muerte, y la oscuridad parecía haber triunfado.

¿Qué tiene de bueno el Viernes Santo?

Las cosas buenas del Viernes Santo no eran visibles a los ojos humanos. Parecía que Dios había perdido el control, pero en realidad estos horribles eventos eran parte de su plan de salvación. “Dios muestra su amor por nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). La muerte de Jesús fue una muerte expiatoria. Llevó el juicio que los humanos habíamos merecido por nuestros pecados. Él “se entregó a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, según la voluntad de nuestro Dios y Padre” (Gálatas 1:4).

Los líderes judíos, el gobernador romano, las multitudes, los soldados, no tenían ni idea de que al crucificar a Jesús, estaban cumpliendo el plan de Dios. Este día se convirtió en el punto de inflexión de toda la creación. Debido a que Jesús murió en nuestro lugar, los humanos pueden ser perdonados por Dios y volver a tener una relación correcta con su Creador.

El Viernes Santo no fue “el final de la historia”.

La muerte de Jesús no fue el final de la historia. El domingo por la mañana, ¡Resucitó! Esto ya estaba profetizado en las Escrituras del Antiguo Testamento, y por el mismo Jesús (ver 1 Corintios 15:3 y Marcos 8:31). Ese glorioso evento se celebra en la Pascua, pero por supuesto está estrechamente relacionado con el Viernes Santo.

Al resucitar de la tumba, Jesús mostró que había vencido al pecado y a la muerte. La Pascua deja claro que la muerte de Jesús no fue su última caída, sino que fue el terrible camino hacia la gloria eterna.

¿Por qué son tan importantes los eventos del Viernes Santo?

El apóstol Pablo considera la muerte y la resurrección de Jesús “de primera importancia” (1 Corintios 15:3). Y desde entonces, los cristianos han celebrado estos eventos como sus fiestas religiosas más importantes. Si entendemos realmente lo que la salvación de Jesús significa para nosotros, vemos por qué el Viernes Santo es tan especial. Si Jesús no hubiera muerto, nuestra situación sería desesperada y nos enfrentaríamos a la muerte eterna.

Pero como la ira de Dios contra el pecado se derramó sobre Jesús, podemos recibir el perdón y la salvación. ¡Eso es una buena noticia! Debido a que Jesucristo murió y resucitó, todos los que creen en Él no perecerán, sino que tendrán la vida eterna (Juan 3:16).

¿Cómo puedo beneficiarme personalmente de la muerte expiatoria de Jesús?

Observe que el versículo de Juan 3:16 incluye un “prerrequisito” para beneficiarse de la muerte expiatoria de Jesús. Quien cree en Jesucristo recibirá la vida eterna en lugar del juicio eterno. “El que cree en Él no está condenado, pero el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del único Hijo de Dios” (Juan 3:18).

Si aún no aceptaste a Jesús como tu Señor y Salvador personal, te animo de todo corazón a hacerlo ahora. Entrégate a Él en oración: “Padre celestial, admito que soy un pecador. Necesito tu perdón, creo que Jesús murió por los pecados de la humanidad, y le pido que también sea mi Salvador personal. Por favor, quita mis pecados, llena mi corazón con tu Espíritu Santo y reina sobre mi vida. Quiero seguirte a partir de ahora”, o simplemente elegir tus propias palabras en oración personal.

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Cómo son salvos los pecadores ?, ¿Cómo llego al arrepentimiento? ¿Y qué significa recibir la gracia de Dios?

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis