Palabrasbiblicas.net
Why did Jesus forbid the people to tell others about miracles He performed?

¿Por qué Jesús prohibió a la gente contar a otros los milagros que hizo?

En muchos lugares del Evangelio donde leemos acerca de los milagros que Jesús realizó, también leemos que Él prohibió a la persona sanada difundir la palabra. Esto parece extraño a primera vista: ¿por qué Jesús no querría que todos supieran de los milagros que realizó?

Demasiada atencion

Jesús no había venido a hacer un nombre como sanador. Él no quería que sus milagros atrajeran demasiada atención, ya que podría obstaculizar su ministerio. Esto es realmente lo que sucedió después  que Jesús sanó al leproso en Marcos 1: 40-45. Jesús le ordenó al leproso que fuera a mostrarse al sacerdote para su inspección. Esto fue importante porque,  de esta manera,  se podría obtener una prueba objetiva de su curación y el leproso sanado podría volver a entrar en la sociedad. Jesús también le ordenó severamente que se callara, pero el hombre sanado hizo lo contrario. ¡Como resultado, Jesús ya no podía entrar abiertamente en una ciudad!

Otros ejemplos

Hay varios otros ejemplos en los que Jesús le dice a la gente que guarde silencio acerca de su sanidad: Mateo 8: 1-4, Mateo 9: 27-30, Mateo 12:16, Marcos 3: 11,12. Casi en cada caso, Jesús «severamente» o «estrictamente» les ordenó no dar a conocer lo que había sucedido.

En Lucas 8: 26-39 leemos acerca de Jesús sanando a un hombre poseído por un demonio. Esto tiene lugar en el país de los Gerasenes, un territorio gentil. Después de que el hombre se había curado, quiso seguir a Jesús, pero Jesús lo envía con las siguientes palabras: «Vuelve a tu hogar y declara cuánto ha hecho Dios por ti». En lugar de guardar silencio, el hombre tuvo que proclamar a todos ¡Lo que Jesús había hecho! ¡Y lo hizo! (Lucas 8:39). Luego, en el mismo capítulo, leemos acerca de la hija de Jairo. Ella solo tiene 12 años y muere, pero Jesús la resucitó de entre los muertos. Él le pide a los padres que no le cuenten a nadie lo que había sucedido (Lucas 8:56). Aquí, Jesús estaba de vuelta en territorio judío. No deseaba que la gente pensara que había venido por razones políticas. Muchas personas tenían expectativas erróneas sobre el Mesías que vendría. Esperaban que el Mesías los libraría de los opresores romanos y establecería  su reino terrenal. Pero Jesús no había venido para derrocar ningún poder político, había venido a predicar el reino y la justicia de Dios (Mateo 12: 18-21) y a morir en la cruz por nuestros pecados.

Durante el tiempo de Jesús en la tierra, muchas personas tenían expectativas erróneas sobre Él, incluidos sus propios discípulos (Hechos 1: 6). Hoy en día, muchas personas todavía lo hacen. Pero Jesús nunca te decepcionará si pones tu esperanza en Él para la salvación eterna. Él vino para reconciliarte con tu Hacedor (Romanos 5: 10,11) y para traer paz a tu corazón (Juan 14:27).

¿Cómo te habla este pasaje de la Biblia? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

También lee ¿Qué pasó durante los años silenciosos de Jesús?

Palabras Biblicas