Palabrasbiblicas.net
Hermanos

¿Por qué los cristianos se llaman unos a otros “hermanos y hermanas”?

En muchas cartas del Nuevo Testamento, a los lectores se les llama “hermanos”. Vea, por ejemplo, Romanos 1:13, 1 Corintios 1:10, Gálatas 1:11 y 2 Pedro 1:10. En el libro de los Hechos, leemos que esto ya era una práctica común entre los apóstoles y en la iglesia primitiva (por ejemplo, Hechos 1: 15-16, Hechos 2:37, Hechos 15: 3, Hechos 15:23).

Algunas traducciones de la Biblia escriben aquí “hermanos y hermanas”, para aclarar que este término general se dirige tanto a hombres como a mujeres. Está claro que no todas estas personas son de la misma familia. Entonces, ¿por qué se llaman “hermanos y hermanas”?

Jesús define quiénes son sus hermanos y hermanas

En los Evangelios, leemos cómo Jesús da una nueva definición de membresía familiar. Se le dice que su madre y sus hermanos lo buscan. Ellos son los miembros “reales” de su familia, pero Jesús responde: “¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? […] El que hace la voluntad de Dios, es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Marcos 3: 32-35).

Jesús define la hermandad no por relaciones naturales, sino por conexiones espirituales. Esto no significa que los miembros naturales de la familia no sean importantes (ver, por ejemplo, 1 Timoteo 5: 8). Pero sí significa que la relación espiritual es aún más fuerte.

Los cristianos son todos hijos de un padre

Los creyentes son hermanos y hermanas porque todos tienen una relación especial con Dios el Padre. Romanos 8: 14-16 explica: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios. Porque no recibieron el espíritu de esclavitud para volver a caer en el temor, sino que han recibido el Espíritu de adopción como hijos, por quienes clamamos: ¡Abba! ¡Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”.

El mismo capítulo dice: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos ”(Romanos 8: 28-29). Jesucristo es el Hijo de Dios. Pero Dios adopta a los humanos en su familia, para que todos se conviertan en hermanos y hermanas espirituales.

Amor fraterno

Ser hermanos y hermanas en Cristo nos da cierta responsabilidad los unos por los otros. Debemos amar a los demás como a nosotros mismos, pero nuestra familia espiritual tiene un lugar especial. Como dice Gálatas 6:10: “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y especialmente a los de la familia de la fe”.

Estamos llamados al amor fraternal (Juan 13:34, Romanos 12:10, Hebreos 13: 1). Estamos llamados a simpatizar con los dolores de los demás y a vivir en unidad (1 Pedro 3: 8). Juntos somos la única iglesia mundial, la esposa de Cristo.

¿Cómo le habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Qué significa ser hijo de Dios?

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis
banner BibliaDeEstudio