Palabrasbiblicas.net
¿Puedo ser un buen cristiano sin ir a la iglesia?

¿Puedo ser un buen cristiano sin ir a la iglesia?

Dado que la Biblia nos manda a seguir reuniéndonos, es decir, ir a la iglesia (“no debemos dejar de congregarnos, como algunos tienen por costumbre” (Hebreos 10:25), es claramente imposible obedecer lo que la Biblia dice y a la vez no asistir a la iglesia regularmente.

La cuestión fundamental detrás de esta pregunta es la naturaleza del cristiano, y también de la Iglesia – y si2 las dos están estrechamente relacionadas en este momento.

Cuando alguien se convierte en cristiano, no es sólo una persona sola que ahora es un cristiano. Más bien, se convierte en parte del cuerpo de Cristo (es decir, la iglesia). Pablo dice en 1 Corintios 12:13:

Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu en un solo cuerpo – ya sea Judios o griegos, esclavos o libres – y a todos se nos dio el Espíritu para beber.

En otras palabras, cuando alguien se convierte en cristiano, él es bautizado en un cuerpo (de Cristo), y es miembros de ese cuerpo, junto con otros cristianos. Pablo continúa describiendo la iglesia como un cuerpo en los versículos 14-26, y argumenta que, igual como en un cuerpo humano cada parte (ojo, mano, brazo, pierna, etc.) se necesita, así también en el cuerpo de Cristo cada parte se necesita. Pablo concluye su argumento en el versículo 27:
‘Ahora ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno de ustedes es una parte de ella’.

Por lo tanto, si alguien es cristiano y no es un miembro de una iglesia y no asiste con regularidad a la iglesia, en efecto, tal persona está diciendo a las otras partes del cuerpo (a los demás cristianos): ‘No los necesito a ustedes’ (cf. 1 Cor 12, 21). Sin embargo, la realidad es que nosotros necesitamos unos a otros, como un cuerpo humano necesita todas sus partes: la cabeza, los brazos y los pies, etc.

Esta naturaleza corporativa de la iglesia también se observa en el Nuevo Testamento en otras imágenes que se utilizan para la iglesia. Por ejemplo, la imagen de un templo en 1 Pedro 2: 5:
‘También, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo’ (Reina Valera).
(Ten en cuenta que el comienzo de este verso es plural: es decir, ‘que todos juntos, como piedras vivas, ustedes sean edificados…’)

Es por esto que el Nuevo Testamento está lleno de amonestaciones para amarse el uno al otro, o sea servirse unos a otros, porque somos un solo cuerpo juntos y nos necesitamos unos a otros, y otros cristianos también nos necesitan a nosotros. He aquí una lista de algunos de los comandos en el Nuevo Testamento que contioenen esa expresión típica: ‘unos a otros’, a veces traducido por ‘mutuamente’.

• 1 Pedro 1:22: ‘Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu , para el amor fraternal no fungido, amaos unos a otros, de corzón puro’ (Reina Valera). ‘Al hacerse discípulos de la verdad, ustedes han logrado la purificación interior de la que resulta el sincero amor entre hermanos. Amense entonces unos a otros de todo corazón’ (La Biblia Latinoamericana).

• Hebreos 10:24: ‘Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y las buenas obras’ (Reina Valera)

• Filipenses 2: 3-4: ‘No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás’.

• Gálatas 6: 1-2: ‘Hermanos, en el caso de que alguien caiga en alguna falta, ustedes, que son espirituales, enderéncenlo con espíritu de bondad. Cuídate: tú también puedes ser tentado. Ayúdense mutuamente a llevar sus cargas y así cumplirán la ley de Cristo’ (La Biblia Latinoamericana).

• Efesios 4:25: ‘Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros’ (Reina Valera).

Palabras Biblicas