¿Qué dice Dios en las cartas de 2 y 3 Juan?

La segunda y tercera carta que llevan el nombre de Juan son las más cortas de todo el Nuevo Testamento. Fueron escritas por «El Anciano». Por el estilo de escritura, el lugar en el canon y el contenido, lo más probable es que el apóstol Juan sea el autor de estas cartas. Juan se llama a sí mismo «anciano». En las jóvenes congregaciones cristianas, estos ancianos ejercían el liderazgo. Juan probablemente escribió estas cartas al final de su vida, cuando trabajaba en Éfeso.

2 Juan

2 Juan se dirige a «la señora elegida y a sus hijos». Con estas palabras, Juan probablemente se refiere a una congregación local, porque en la carta utiliza a menudo el plural, como en 2 Juan 1:5 «amémonos unos a otros». Además, la metáfora de una mujer como congregación de Cristo es común en la Biblia. Juan escribió la carta desde otra congregación: «los hijos de tu hermana elegida te saludan» (2 Juan 1:13).

La verdad y el amor son centrales en 2 Juan, como lo son en el Evangelio de Juan y en la primera carta de Juan. La «dama» está llamada a caminar en la verdad y en el amor. Debe tener mucho cuidado de no dejarse apartar de la verdad por los engañadores que han salido en el mundo. Estos engañadores no comparten la enseñanza de Cristo y no tienen a Dios con ellos. La Dama no debe dar la bienvenida a tales engañadores, para que no corra el riesgo de ser influenciada negativamente. Juan tiene mucho más que decir, pero prefiere hacerlo verbalmente que por escrito. Por eso, concluye la carta con el saludo ya mencionado.

3 Juan

La tercera carta de Juan que se encuentra en la Biblia está dirigida a Gayo. La segunda carta contenía un mensaje general, pero ésta está llena de referencias a personas y situaciones concretas. Por desgracia, no sabemos quién era Gayo ni las circunstancias en las que vivía. Sin embargo, podemos aprender algunas cuestiones importantes de esta carta. En primer lugar, Juan elogia a Gayo por acoger a los misioneros itinerantes. Al hacerlo, está apoyando la causa del Evangelio: «Por eso debemos apoyar a personas como éstas, para que seamos colaboradores de la verdad» (3 Juan 1:8).

Sin embargo, también hay personas que trabajan en contra de la verdad, como Diótrefes, que calumnia a los apóstoles sinceros con tonterías inicuas. Juan advierte contra Diótrefes, pero encomienda a Demetrio a Gayo. Finalmente, también en esta carta Juan escribe que quiere ir pronto a ver a Gayo: «Tenía mucho que escribirte, pero prefiero no hacerlo con pluma y tinta. Espero verte pronto y hablaremos cara a cara. Que la paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saludad a los amigos, cada uno por su nombre». (3 Juan 1:13-15).

Lecciones para nosotros

  • La hospitalidad es un deber cristiano, pero ten cuidado de no llevar a los engañadores a tu casa.
  • La verdad, la obediencia y el amor deben ir siempre juntos en la vida cristiana.

Compartir post