Palabrasbiblicas.net
¿Qué dice la Biblia sobre controlar su temperamento?

¿Qué dice la Biblia sobre controlar su temperamento?

En Gálatas capítulo 5 versículos 29-21 nos encontramos con una imagen clara de lo que la vida sin Cristo se parece. Una de las cosas que allí se indican, es ataques de ira. Claramente ataques de ira no pertenecen en la vida de un discípulo de Jesús. Luego, en los versículos 22 y 23 aparece el fruto del Espíritu, entre los que se encuentra el dominio propio. Por lo que una vida controlada por el Espíritu de Dios también se mostrará el dominio propio, o dicho de otra manera: el dominio del Espíritu.

¿Esto quiere decir que el cristiano nunca puede estar enfadado? Ciertamente no. Jesucristo mismo estaba enojado a veces. Una vez que Jesús fue a la sinagoga cuando un hombre con una mano seca estaba allí también. Los fariseos le acechaban para ver si Jesús iba a romper la ley y sanar el hombre en sábado. Jesús sanó al hombre. Cuando le preguntó: “¿Es lícito en sábado hacer bien o hacer mal, salvar una vida o matar?” Pero no le contestaron. Jesús estaba enojado con ellos y ‘entristecido por la dureza de corazón’(Marcos 3: 1-6). También se enojó cuando habían convertido el templo en un mercado (Mateo 21: 12,13). Pero nunca fue enojo sin causa, o ataques de ira que estaban fuera de control. Jesús sintió ira porque el honor de su padre estaba en juego. Era importante para él cuando la gente tenía una concepción totalmente falsa de honrar a Dios en sábado, o adorar a Dios en el templo.

Del mismo modo, leemos acerca de que Dios se encendió contra el pueblo de Israel por su desobediencia muchas veces en el Antiguo Testamento (por ejemplo, en Números 11 Dios arde de ira y destruye parte de las personas). Sin embargo, también se lo describe como un Dios “lento para la ira y rico en amor”muchas veces en la Biblia (Números 14:18; Nehemías 9:17; Salmo 86:15 y en otros lugares). Así que cuando Dios se enojó, fue con muy buena causa: su honor estaba en juego. De acuerdo con Proverbios, es aconsejable ser lento con su temperamento: “El que es tardo para la ira tiene gran prudencia, pero el que tiene un carácter iracundo ensalza la necedad” (Proverbios 14:29). También leemos acerca de Dios llegando a estar muy enojado cuando hay injusticia: él no puede soportar los sacrificios de los israelitas cuando no hay justicia para los miembros más débiles de la sociedad: Isaías 1: 12-17.

En Efesios encontramos un verso muy instructivo sobre cómo lidiar con el enojo: “Temblad y no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, y no dan oportunidad al diablo” (Efesios 4: 26,27). Este versículo no nos dice que no estemos enojados. Pero sí nos dice que deberíamos reconciliarnos con la persona con quien estamos enojados antes de que termine el día. Si nos negamos a hacer eso, le damos oportunidad al diablo para las semillas de amargura o incluso a que crezca odio. Una característica central de la vida cristiana es el perdón. Como ya hemos encontrado el perdón de los pecados en Cristo, debemos extender el perdón a los demás que nos han enojado o que nos han herido (Mateo 6: 14,15). De esta manera, el diablo no tendrá oportunidad de envenenar a nuestros corazones.

Esther Visser

Esther Visser

Esther Visser (1972) crecio en el sur de Holanda, en Waddinxveen. Ella realizo un master de dos años en Tyndale Seminario de Teologia para prepararse para misiones. En el 2000, ella y su esposo fueron enviados a Tailandia, por medio de OMF, y por medio de GBZ como plantadores de iglesias. Ahora ella es editora en Holanda de la revista de la Alianza Reformada Holandesa llamada “El amigo verdadero”. En adicion a su trabajo, ella sirve en la iglesia entre los jovenes y como artista.