¿Qué dice la Biblia sobre el cambio climático?

Introducción

El cambio climático es un tema de gran actualidad que aparece en los medios de comunicación casi a diario en Occidente. Los gobiernos y diversas organizaciones internacionales y locales están implicados. Afecta a casi todos los aspectos de nuestra vida: el trabajo, los productos, los alimentos, el transporte y el consumo de energía. Supone riesgos de subidas de temperatura, inundaciones y huracanes. ¿Tiene la Biblia algo que decir sobre las causas, sobre la perspectiva y sobre la posición que pueden adoptar los cristianos?

El cambio climático

Oímos o leemos sobre el cambio climático casi todos los días. Algunos lo llaman crisis climática y lo ven como la mayor amenaza para la Tierra. Otros piensan que todo se arreglará. Este tema se diferencia de otros temas medioambientales en que es un problema mundial, con causas mundiales y cuyos efectos no son visibles inmediatamente, sino que se manifiestan a largo plazo. ¿Qué dice la Biblia sobre este tema?

¿Existe un problema?

Como se ha dicho, algunos lo ven como la mayor amenaza para la humanidad, mientras que otros lo relativizan. La Biblia llama a los cristianos a buscar la verdad. Después de todo, Cristo se llamó a sí mismo el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6). Así que la pregunta debe ser si alguien puede negar razonablemente que las emisiones de gases de efecto invernadero calientan la tierra, elevan el nivel del mar y aumentan los fenómenos meteorológicos extremos (incluyendo huracanes, inundaciones). Por eso es bueno familiarizarse con fuentes científicas como los informes del Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC).

Los cristianos y los no cristianos caen fácilmente en la tentación de creer lo que más les conviene, pero esa no es la línea de la Biblia. En Levítico 19:11 dice: «No robarás; no harás tratos falsos; no mentirás al otro«. Buscar juntos la verdad detrás de la información es nuestra vocación; cada uno, por supuesto, dentro de las posibilidades que Dios nos da y con el reconocimiento de que no se puede prever todo con mucha precisión.

La maravilla de la creación

La Biblia enseña que la tierra fue creada por Dios. En el relato de la creación de Génesis 1, el estribillo es «y vio Dios que era bueno«.

Los salmistas cantan a la tierra líricamente:

«Cuando miro tus cielos, obra de tus dedos
la luna y las estrellas, que has puesto en su lugar,
¿qué es el hombre para que te acuerdes de él
y el hijo del hombre para que te ocupes de él»
.
(Salmo 8:3-4)

y:

«¡Oh, Señor qué múltiples son tus obras!
Con sabiduría las has hecho todas;
la tierra está llena de tus criaturas.
Aquí está el mar, grande y ancho
que rebosa de criaturas innumerables,
seres vivos pequeños y grandes»
.
(Salmo 104:24-25)

La sabiduría del Salmo 104 también incluye la regulación de la temperatura de la atmósfera. Los científicos se sorprenden de que esta temperatura se mantenga dentro de unos estrechos márgenes. No hay ningún planeta apto para la habitabilidad humana en las proximidades de nuestra galaxia. Si la tierra estuviera un poco más lejos del sol, o un poco más cerca, la tierra sería inhabitable porque estaría demasiado fría o demasiado caliente. En el universo con miles de millones de estrellas y planetas, apenas se han encontrado planetas con temperaturas comparables. Qué milagro de la creación de Dios.

¿Qué dice la Biblia sobre los problemas medioambientales?

Aunque la densidad de población en los tiempos bíblicos era mucho menor que la actual y el uso de materias primas, suelo y similares mucho menor también, encontramos en la Biblia situaciones en las que el medio ambiente jugaba un papel. Por ejemplo, se establecieron normas contra la explotación del suelo mediante la agricultura intensiva: «Durante seis años sembrarás tu campo, y durante seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos, pero en el séptimo año habrá un sábado de descanso solemne para la tierra, un sábado para el Señor. No sembrarás tu campo ni podarás tu viña«. (Levítico 25:3-4)

Incluso en tiempos de guerra, a los israelitas no se les permitía causar un daño ambiental irreparable a sus enemigos. Deuteronomio 20:19-20 dice: «Cuando asedies una ciudad durante mucho tiempo, haciéndole la guerra para tomarla, no destruirás sus árboles blandiendo un hacha contra ellos. Podrás comer de ellos, pero no los cortarás. ¿Acaso los árboles del campo son humanos para que los asedies? Sólo los árboles que sabéis que no son árboles para comer podéis destruirlos y cortarlos, para construir asedios contra la ciudad que os hace la guerra, hasta que caiga».

Biblia también menciona el problema que hay detrás de los problemas medioambientales. A causa de la caída, la tierra fue maldecida por Dios mismo (Génesis 3:17-18): «Maldita es la tierra por tu culpa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida; espinas y cardos te producirá, y comerás las plantas del campo».
Y Romanos 8:22 afirma: «Porque sabemos que toda la creación gime hasta ahora con dolores de parto«.

¿Cuál es el llamado de los cristianos por la tierra?

Génesis 2:15 dice: «El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo trabajara y lo cuidara«. Incluso antes de la caída, Dios le ordenó al hombre que fuera el jardinero del paraíso. Un jardinero cuidadoso y no un jardinero explotador. Cualquiera que vea la contaminación y el saqueo tendrá que reconocer que el hombre no ha realizado bien esa tarea. Lo complicado es que somos responsables tanto individual como colectivamente de ello.

La Biblia no es optimista sobre las soluciones humanas al pecado. Esto también se aplica a los pecados ambientales. «En verdad, en verdad os digo que todo el que practica el pecado es esclavo del pecado» (Juan 8:34). Por ejemplo, la adicción a la energía barata nos juega una mala pasada a la hora de afrontar el cambio climático. ¿Es eso una excusa para no cumplir el mandato de Dios de ser un buen jardinero? Por supuesto que no. Que cada uno haga lo que esté dentro de sus posibilidades razonables para utilizar con moderación los recursos de que dispone, tanto individualmente como en los grupos en los que se mueve. Pero sabiendo que incluso nuestros mayores esfuerzos no salvarán la tierra al final.

De hecho, la Biblia dice que Dios destruirá la tierra, 2 Pedro 3:10: «Pero el día del Señor vendrá como un ladrón, y entonces los cielos pasarán con un estruendo, y los cuerpos celestes serán quemados y disueltos, y la tierra y las obras que en ella se hacen quedarán al descubierto». La tierra perfecta tendrá que esperar hasta el regreso de Cristo, Apocalipsis 21:5: «Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí que hago nuevas todas las cosas. También dijo: Escribe esto, porque estas palabras son confiables y verdaderas«.

Justicia

Muchos ciudadanos preocupados también señalan las desigualdades asociadas al cambio climático. Los ricos y los países ricos causan los mayores efectos, pero los pobres y los países pobres suelen recibir los golpes más duros. Miqueas 6:8 llama a los creyentes a hacer algo contra la injusticia:

Te ha dicho, oh hombre, lo que es bueno
y qué es lo que pide Yahveh de ti
sino hacer justicia y amar la bondad
y caminar humildemente con tu Dios
«.

En los próximos años estaremos bastante ocupados con ese llamado.

Compartir post