¿Qué dice la Biblia sobre la justicia social?

justicia

La Biblia nos recuerda constantemente cuánto nos ama Dios. No solo transmite la compasión y la ternura de Dios a los israelitas, sino también a personas de todas las razas y lugares. Jesús atrajo a los marginados y oprimidos hacia Él y proclamó que Dios lo había enviado para liberar a los oprimidos y traer el favor de Dios donde no se encontraba ninguno (Lucas 4: 18-19). Nos enseñó a perdonar, a amarnos unos a otros, a no vengarnos cuando otros nos lastiman. ¿Se interpone la compasión de Dios en el camino de la justicia social?

No. Mire de cerca y verá que Dios es justo y desea misericordia y justicia. Cuando Dios creó a Adán y Eva, fueron hechos a su semejanza y eran como los propios hijos de Dios. Las cosas no fueron iguales después de que el pecado entró en la humanidad. La desobediencia de Adán y Eva, el asesinato de Caín, las quejas de los israelitas, todos invocaron el castigo de Dios y tuvieron que enfrentar su juicio como consecuencia de sus pecados.

Dios vio que los hombres pecaban unos contra otros y los conflictos surgían por egoísmo, celos, orgullo y venganza. Él instruyó a través de la Ley (mosaica) y los mandamientos para servir a la justicia y hacer lo que es correcto ante Él.

Amós 5:24 dice: “¡Pero corra el derecho como un río, y la justicia como un arroyo inagotable!”. Zacarías 7: 9-10 “Así dice el Señor de los ejércitos: Juzgad conforme a la verdad, y haced misericordia y piedad cada cual, con su hermano, no oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre, ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano”

Dios exige que seamos justos con los demás y que tratemos a todos con dignidad y respeto, no solo en la iglesia, sino también en nuestros hogares, escuelas, lugares de trabajo y en nuestra comunidad. Miqueas 6: 8 dice “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia y humillarte ante tu Dios”.

El Antiguo Testamento describe la ley de Dios ordenando justicia a todas las personas en la tierra, no solo a los israelitas sino a los extranjeros y oprimidos (Deuteronomio 15: 7-11). El rey Salomón era conocido por su sabiduría al resolver asuntos judiciales e hizo justicia a una madre y a su bebé legítimo, como se ilustra en 1 Reyes 3: 16-28.

Moisés, siguiendo el consejo de Jetro, eligió líderes dentro de las tribus de Israel para resolver los conflictos (Éxodo 18: 17-25). Todo el libro de Jueces describe a los diversos jueces que se pusieron sobre los israelitas para resolver sus problemas y guiarlos hacia adelante como nación. Se consideraba que un rey justo traía estabilidad a una nación (Proverbios 29: 4) y su trono se establecía con seguridad mediante la justicia.

 

Sumisión al poderoso juez y a las autoridades gobernantes

De hecho, Dios es como un juez poderoso que tendrá misericordia de los inocentes y castigará a los que se aprovechan de los demás.

Eclesiastés 3:17 – “Dios juzgará tanto a los justos como a los impíos, porque habrá un tiempo para cada actividad, un tiempo para juzgar toda acción”.

Jeremías 22: 3 – “Así dice el Señor: Haced juicio y justicia, y librad al oprimido de mano del opresor, y no engañéis ni robéis al extranjero, ni al huérfano ni a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar”.

Salmos 82: 3 – “Defended al débil y al huérfano; haced justicia al afligido y al menesteroso”.

No defender a los inocentes es una ofensa grave ante Dios como lo es tratar a los demás injustamente. ¿Encontramos amigos, colegas o miembros de una comunidad oprimidos por razones equivocadas? Necesitamos dar un paso adelante para ayudarlos, orar por ellos, obtener la ayuda o dirección adecuada para liberarlos de situaciones tan difíciles.

A veces, es necesario buscar la ayuda de las autoridades para lograr la así llamada justicia a los delitos. La palabra de Dios nos recuerda:

“Ellos [las autoridades gobernantes] son ​​siervos de Dios, agentes de la ira para castigar al malhechor. Por lo tanto, es necesario someterse a las autoridades, no solo por un posible castigo, sino también por una cuestión de conciencia” (Romanos 13: 4-5).

 

Confiar en Dios cuando la justicia no es fácil

Habrá momentos de aflicción que parecen interminables y uno puede enfrentar el ridículo o la persecución de otros mientras lleva la vida cristiana. La Escritura nos recuerda: “Amados, no se venguen nunca, sino dejen a la ira de Dios, porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor”. – Romanos 12:19. Dios desea que les hagamos a los demás lo que queremos que hagan por nosotros (Mateo 7:12). “Hacer justicia y derecho es más agradable al Señor que el sacrificio” – Proverbios 21: 3.

La compasión y la justicia de Dios van de la mano. Seguro que estirará el brazo y ayudará a los que le llamen. Bienaventurados los que observan el derecho, los que hacen justicia en todo momento. (Salmos 106: 3).

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Debería la iglesia involucrarse en asuntos sociales?

Compartir post

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email