¿Qué dice la Biblia sobre la maternidad?

maternidad

Al buscar en la Biblia las palabras “madre” o “maternidad”, no encontramos pautas detalladas sobre cómo ser una buena madre. Pero ciertamente hay algunas lecciones importantes y eternas en la Biblia que toda madre debe tomar en serio.

 

La Biblia valora la maternidad

Cuando la Biblia habla de tener hijos, esto se ve como una bendición. Muchas historias dejan en claro que quedar embarazada no es evidente, sino una bendición de Dios. Vea, por ejemplo, las historias sobre Sara (Génesis 18: 9-14), Raquel (Génesis 29:31; 30: 19-24) y Ana (1 Samuel 1: 1-20). ¡Los niños son un regalo de Dios! Esto también se expresa en el Salmo 113: 5-9:

“¿Quién como el Señor nuestro Dios,

   que está sentado en lo alto,

quien mira hacia abajo

  en los cielos y la tierra?

Él levanta del polvo al pobre

  y levanta al necesitado del montón de cenizas,

para hacerlos sentar con príncipes,

  con los príncipes de su pueblo.

Él le da un hogar a la mujer estéril,

  convirtiéndola en la madre feliz de los niños.

¡Alabado sea el Señor!”

 

Para muchas personas en todo el mundo, esta visión ya no es comúnmente aceptada. Muchas mujeres consideran que los niños son un obstáculo para su desarrollo personal o profesional, o no quieren asumir la responsabilidad de una familia. Otros piensan que es irresponsable tener hijos cuando la tierra está superpoblada y plagada de guerras y desastres naturales. En muchos países, las tasas de natalidad están cayendo.

Por supuesto, puede haber buenas razones para que una pareja no tenga hijos o no tenga más hijos. Pero, en general, la Biblia considera a los niños “una herencia del Señor… una recompensa” (Salmo 127: 3).

 

La maternidad es un llamado

Ser padre conlleva mucha responsabilidad. Los niños pequeños dependen de sus padres para sus necesidades básicas y también para la mayor parte de su educación. Los niños necesitan amor, consuelo y seguridad, y la Biblia da por sentado que las madres se los ofrecen siempre que pueden. Dios incluso usa el cuidado maternal como una imagen para su propio cuidado por su pueblo:

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti” (Isaías 49:15).

“Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomaréis consuelo” (Isaías 66:13).

Ser madre y cuidar de tu familia, no debe ser subestimado por la sociedad. ¡Este es un “trabajo” importante! Tito 2: 4-5 declara que el llamado de las mujeres es “amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada”. En 1 Timoteo 5:10, la crianza de los hijos se enumera como una “buena obra”, tanto como mostrar hospitalidad o cuidar a los afligidos.

 

Como madres, debemos enseñar a nuestros hijos

Los niños necesitan ser entrenados y educados. Esto es ante todo responsabilidad de los padres. Los niños están llamados a no abandonar la enseñanza de su madre (Proverbios 6:20), y la mujer ideal es retratada como una maestra sabia y amable (Proverbios 31:26).

La Biblia se enfoca especialmente en la importancia de la educación religiosa. Cuando Dios dio sus leyes e instrucciones al pueblo de Israel, Moisés les dijo:

“Estas palabras que te mando hoy estarán en tu corazón. Las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 6: 6-7). Esta no es una tarea solo para mamás. Pero las madres pueden tener el privilegio de pasar mucho tiempo con sus hijos y, por lo tanto, tienen muchas ocasiones para enseñarles en la vida diaria. Tanto el ejemplo que damos como modelos a seguir como las lecciones que les enseñamos tienen un impacto enorme en nuestros hijos. Nuestro llamado es enseñarles acerca de Dios, acerca de su voluntad para sus vidas y acerca de las maravillas que ha hecho.

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Qué dice la Biblia sobre ser esposa?

Compartir post

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email