Palabrasbiblicas.net
What does the Bible say about healing?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la sanidad?

Cuando Jesús caminó en esta tierra, sanó a los enfermos. Él sanó a todos los que vinieron para ser sanados por Él: “le trajeron todos los enfermos… y los sanó” (Mateo 4:24). Más tarde, leemos acerca de los milagros de sanidad realizados por los apóstoles. Suceden con menos frecuencia que en el ministerio de Jesús, y en menor escala, con la excepción de Pablo en Éfeso, donde leemos “Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, por lo que incluso los pañuelos o delantales que habían tocado su piel fue llevada al enfermo, y sus enfermedades se fueron y los espíritus malos salieron de ellos “(Hechos 19: 11-12). Sin embargo, también hubo muchos casos en que Pablo no pudo sanar. No pudo sanar a Timoteo (1 Timoteo 5:20), Trófimo (2 Timoteo 4:20); Epafrodito (Filipenses 2:27); y a sí mismo (2 Corintios 12: 7-10).

El don de curación

En Santiago leemos acerca de cómo una oración de fe, por parte de los ancianos de la iglesia, salva a los enfermos (Santiago 5: 14-16). Cuando Pablo escribe a los corintios, parece dar a entender que algunos de los miembros de la iglesia tienen un don de sanidad (1 Corintios 12: 9). Una pregunta importante es, si el don de sanidad todavía está en vigencia hoy. La respuesta a esto no es fácil. Para empezar, no está tan claro, cómo funcionó este regalo ni siquiera en el período del Nuevo Testamento. Algunas personas enseñan que los dones milagrosos terminaron con el tiempo de los apóstoles. Si bien puede haber algo de verdad en eso, los milagros al menos se volvieron mucho menos comunes en los últimos tiempos, la base bíblica para esto no es convincente. Pero, por otro lado, las personas que ahora afirman tener el don de sanidad son muy poco convincentes. Que un don del Espíritu Santo existió en el período del Nuevo Testamento, aún no es una prueba de que debe existir hoy. El Apostolado es un don del Espíritu (1 Corintios 12:28) que fue claramente temporal.

Una visión bíblica equilibrada sobre la sanidad

Para tener una visión bíblica equilibrada sobre la sanidad, es bueno tener en cuenta los siguientes puntos:
Dios sana. Normalmente usará los sistemas que creó en nuestros cuerpos para combatir las enfermedades y el trabajo de los médicos. Estas son también sanidades que recibimos del Señor y lo alabamos por ello.

Dios sana. Orar a Dios por la sanidad es algo natural para cualquier cristiano, y Dios puede responder a estas oraciones a través de la recuperación natural, a través del trabajo de los médicos o mediante la sanidad milagrosa. Es posible que no siempre seamos capaces de distinguir entre ellos.

• La fe para recibir sanidad es, contrariamente a las enseñanzas de la mayoría de los sanadores de fe, no una condición para recibir sanidad milagrosa. En solo 10 de los 35 milagros de Jesús de los cuales leemos en los evangelios, la persona que experimenta el milagro ejerce la fe.
• La enseñanza de que Dios quiere sanar todas las enfermedades de sus hijos no tiene ninguna base en la Biblia. También va en contra de la experiencia. Hace que los cristianos con discapacidades o enfermedades crónicas duden de su fe. Por lo tanto, es una doctrina del diablo, que nos tienta a esperar un paraíso en la tierra antes del regreso del Señor Jesús. Pero la liberación de nuestros cuerpos tendrá que esperar hasta la nueva tierra.
• La enfermedad puede ser la voluntad de Dios. Dios es soberano sobre Su creación, incluso sobre nuestra salud. Él puede usar la enfermedad para construir nuestra fe. Nuestra fe saludable es más importante para Dios que nuestro cuerpo sano.
• Deben evitarse campañas de sanidad a gran escala. Por lo general, la enseñanza no es bíblica, promete demasiado y echa la culpa a la falta de fe de los enfermos si no son sanados. Las afirmaciones de sanidad durante estas campañas son casi sin excepción reveladas como falsas cuando se investigan.

Si bien Dios puede sanar y lo hace en respuesta a nuestras oraciones, nunca debemos olvidar que la bendición más preciosa que da no es la curación, que es terrenal y temporal. Las bendiciones más preciosas son espirituales y eternas. Nuestro sufrimiento, incluso nuestra enfermedad, bien podría prepararnos para recibir estas bendiciones espirituales.

¿Cómo te habla este pasaje de la Biblia? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también ¿Dios cura a los enfermos?

Marten Visser

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.