Palabrasbiblicas.net
Micah miqueas
Home » La Biblia » Overview of Bible books » ¿Qué nos enseña Dios en el libro de Miqueas?

¿Qué nos enseña Dios en el libro de Miqueas?

Antecedentes históricos

Después del reinado del rey Salomón, el reino de Israel se dividió en dos reinos separados. El reino del norte se llama “Israel” y el reino del sur es “Judá” (una de las tribus más grande). El profeta Miqueas vivía en el reino de Judá. Trabajó aproximadamente al mismo tiempo que los profetas Isaías y Oseas, probablemente durante unos 25 años (haga clic aquí para ver la línea de tiempo). Sus mensajes están recogidos en un libro de la Biblia que lleva su nombre.

Los israelitas se habían rebelado contra el Señor durante más de 500 años. Una y otra vez, Dios les había advertido por medio de sus profetas. Pero la gente no se arrepintió, o solo por un corto tiempo. Ahora Miqueas anunció que Dios enviaría a los asirios y más tarde a los babilonios como un juicio sobre la idolatría y el pecado del pueblo. Estos ejércitos traerían destrucción y llevarían cautiva a muchas personas. Pero después de estos juicios, habría un nuevo futuro, y Miqueas alterna sus anuncios de juicio con destellos de esperanza.

 

Los problemas que abordó Miqueas

  1. La idolatría

Los israelitas adoraban imágenes e ídolos tallados, y practicaban la hechicería y la adivinación, que Dios había prohibido (ver Miqueas 1: 7 y 5: 12-14).

  1. Violencia y explotación de los pobres y vulnerables

Aunque las leyes de Dios prohibían claramente la explotación de los pobres, esto es exactamente lo que hicieron los líderes de Judá.

“Codician las heredades, y las

Roban; y casas, y las toman;

oprimen al hombre y a su casa,

al hombre y a su heredad”

(Miqueas 2: 2).

 

“Y ninguno hay nadie recto entre los hombres;

todos acechan por sangre,

cada cual arma red a su hermano.

Para completar la maldad con sus manos”

(Miqueas 7: 2-3).

  1. Liderazgo político y religioso corrupto

Los profetas deben transmitir los mensajes de Dios a la gente y recordarles su voluntad. Pero la gente trató de silenciar a los verdaderos profetas (Miqueas 2: 6) y siguió a los falsos profetas que simplemente les dijeron lo que querían escuchar (Miqueas 2:11). Los líderes políticos no fueron mejores. Ellos “que abomináis el juicio, y pervertís todo el derecho, que edificáis a Sion con sangre y a Jerusalén con injusticia” (Miqueas 3: 9-10).

 

  1. Rituales religiosos hipócritas

La gente tendía a pensar que Dios aceptaría sus sacrificios y los perdonaría, sin importar cómo vivieran. Se preguntaron:

“¿Con qué me presentaré ante el Señor y me postraré ante el Dios de las alturas? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará el Señor de millares de carneros, de diez millares de ríos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mi cuerpo por el pecado de mi alma?

(Miqueas 6: 6-7).

No, Dios dice claramente. ¡No aceptará tanta hipocresía! Saben muy bien lo que deben hacer:

“Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno;

y que pide el Señor de ti

solamente hacer justicia y amar misericordia,

y humillarte ante tu Dios?

(Miqueas 6: 8).

Y eso es exactamente lo que no habían hecho.

 

Los juicios venideros de Dios

El profeta Miqueas anuncia la destrucción tanto del reino del norte como del sur:

“Haré, pues, de Samaria montones de ruinas,

Y tierra para plantar viñas,

y derramaré sus piedras por el valle,

y descubriré sus cimientos.

Y todas sus estatuas serán despedazadas,

Y todo sus dones serán quemados en fuego,

y asolaré todos sus ídolos”

(Miqueas 1: 6-7).

Esta destrucción vendrá acompañada del cautiverio del pueblo:

“Ráete y trasquílate por los hijos,

De tus delicias; hazte calvo como

Águila, porque en cautiverio

Se fueron de ti”

(Miqueas 1:16).

Los líderes y profetas corruptos enfrentarán juicios específicos. Dios esconderá su rostro de ellos por el mal que han hecho (Miqueas 3: 4). “El sol se pondrá para ustedes, profetas, y su día terminará”.  (Miqueas 3: 6).

 

Esperanza para el futuro

Y, sin embargo, hay mucha esperanza para el futuro. Dios no dejará a su pueblo para siempre, sino que traerá restauración. Miqueas describe su futuro en vívidas imágenes. Dios reunirá al resto de los israelitas exiliados como un pastor reúne a su rebaño. Y Dios mismo será su Rey. Bajo su reinado, la gente vivirá en justicia y paz. Otras naciones también vendrán y buscarán al Señor (lea, por ejemplo, Miqueas 4: 1-4).

En otro capítulo, Miqueas explica además que el Gobernante de Israel nacerá en Belén y conquistará a los enemigos de Israel. Estos versículos se citan en Mateo 2: 6 donde se aplican a Jesucristo. Así que, siglos antes de que Jesús naciera, Dios ya había revelado algunos detalles sobre su nacimiento como un rayo de esperanza en medio de severos juicios. Algunas de estas profecías ya se han cumplido, otras aún esperan su cumplimiento.

 

La base de la esperanza de Miqueas

La razón de esta esperanza no se encuentra en el comportamiento de la gente. Se basa únicamente en el carácter de Dios y las promesas del pacto:

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad,

y olvida el pecado del

remanente de su heredad?

No retuvo para siempre su enojo,

porque se deleita en misericordia.

Él volverá a tener misericordia de nosotros;

sepultará nuestras iniquidades.

y echará en los profundo del mar

todos nuestros pecados.

Cumplirás la verdad a Jacob

y a Abraham la misericordia,

que juraste a nuestros padres

desde tiempos antiguos”

(Miqueas 7: 18-20).

 

Algunas lecciones para nosotros

Aunque las profecías de Miqueas fueron dichas al pueblo de Israel en el siglo VIII a.C., contienen lecciones para nosotros hoy en día:

  • Dios condena la violencia y la explotación de los pobres y vulnerables. Eso ya estaba claro por las leyes y prescripciones que Él le dio a Israel en el Monte Sinaí, y se enfatiza aún más por los severos juicios de Dios sobre las personas que violan estas leyes. Sin duda, este tema sigue siendo relevante hoy en día, tanto a nivel individual como global.
  • Dios odia la hipocresía. Si no seguimos sus “reglas” básicas (hacer justicia, amar la bondad, caminar humildemente con Dios), él no está interesado en nuestros rituales religiosos. Quiere nuestros corazones, no solo nuestra devoción externa.
  • Dios juzga el pecado. Y, sin embargo, sigue siendo misericordioso. Si nos arrepentimos y nos volvemos a Él, Él está dispuesto a perdonarnos y darnos la bienvenida a su glorioso futuro.

¿Quieres aprender más?

Si está interesado en aprender más sobre el libro de Miqueas, lo mejor que puedes hacer, por supuesto, es leerlo por ti mismo. Además, puede ver un video introductorio de The Bible Project:

En nuestros cinco cursos de Lectura de las Escrituras, ofrecemos introducciones a cada libro de la Biblia. Los cursos son totalmente gratuitos y después de completar un curso recibirás un certificado. ¡No dudes en registrarte y probarlo tú mismo!

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿De qué tratan los libros bíblicos del Antiguo Testamento?

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito en línea. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis
banner BibliaDeEstudio