¿Qué nos enseña Dios en la primera carta a Timoteo?

Alrededor de los años 66 – 67 d.C., el apóstol Pablo escribió una primera carta a Timoteo para que conozca cómo se debe conducir en la casa de Dios, que es la Iglesia del Dios vivo. Porque, tiempo atrás, le había encomendado el cuidado de la iglesia en Éfeso, para que corrija los problemas que se estaban generando, pero estos aumentaron. (1 Timoteo 3.14, 15)

La Iglesia de Cristo, columna y baluarte de la verdad. (1 Timoteo 3.15, 16)

¿Por qué es importante la Iglesia de Dios? Porque es columna y fundamento de la verdad en la sociedad. Y esto, porque su base es Cristo, quién se encarnó y murió por su Iglesia, pero también resucitó y fue exaltado a la diestra del Padre, y ahora es predicado y creído en todo el mundo.

Un grave problema: Falsos líderes y falsas enseñanzas. (1 Timoteo 1.3 – 7)

En la iglesia, había líderes que enseñaban doctrinas diferentes a las de Jesucristo y Pablo; pretendiéndose conocedores de la ley, la distorsionaban. Estos escuchaban doctrinas de demonios y eran engañados, y queriendo enriquecerse cayeron en la codicia, apartándose de la fe. Esto generó  disputas necias, envidias, blasfemias que atentaban contra el crecimiento espiritual de la iglesia. (Leer 1.19, 20; 4.1 – 5; 6.3 – 10)

Para hacerle frente a este problema, la iglesia debía tener presente:

La ley es parte del Evangelio completo de Cristo. (1 Timoteo 1.8 – 20)

Pablo enseñó a Timoteo que la ley de Dios es buena, siempre y cuando se utilice correctamente. La ley revela nuestra condición de pecadores y Cristo vino al mundo a salvar a los pecadores, ese es el evangelio completo. Por eso, tener un conocimiento correcto de la función de la ley es saludable para el crecimiento espiritual de la iglesia.

Una adoración correcta: La oración pública y su desarrollo. (1 Timoteo 2.1 – 15)

Las oraciones públicas de la Iglesia fueron impactadas por las falsas enseñanzas. Por eso, Pablo instruye a Timoteo en la correcta adoración pública a Dios. Los hombres, sin iras ni contiendas, debían presidir las oraciones, orando por todas las personas, incluidas las autoridades, para que la iglesia adorara con tranquilidad  y la sociedad conozca la verdad. Asimismo, las mujeres debían reflejar el rol que tenían en la iglesia, orando sin vanidad y en sumisión.

Un liderazgo con buen testimonio (1 Timoteo 3.1 – 13) 

Para combatir a los falsos líderes, Pablo expresa a Timoteo diversas cualidades que reflejan el sentir genuino de desarrollar un rol de liderazgo (ancianos y diáconos). Esto para evidenciar, a través del buen testimonio, que Dios los llamó al ministerio. Solo los varones podían servir como ancianos, considerándolos dignos de doble honor a los que predican y enseñan. En el diaconado, las mujeres también podían servir. (Leer 5.17 – 21)

Ejercitémonos para una vida dedicada a Dios. (1 Timoteo 4.6 – 6.21)

En esta parte de la carta, el apóstol se torna más personal y aconseja a Timoteo a que se ejercite para la piedad; que se entrene, para una vida dedicada a Dios, en su hablar, conducta, amor, fe y pureza. Que invierta tiempo en la lectura, la exhortación, la enseñanza de la Palabra y que permanezca en ellas. Que sea respetuoso con los ancianos y jóvenes de la iglesia, y enseñe a honrar a las viudas ancianas y desamparadas. Que sea imparcial al momento de tomar decisiones en la iglesia. Y que se aferre a la vida eterna, peleando la batalla de la fe con su esperanza en el regreso glorioso de Jesucristo.

Pablo, a través de Timoteo, aconseja a las viudas jóvenes a que se casen, tengan hijos y lleven bien su hogar. A los siervos que respeten a sus amos. Y a los ricos que empleen su dinero en hacer el bien, siendo generosos. De esa manera también exhortaba a la iglesia a ejercitarse en la piedad.

Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado. Evita las pláticas profanas acerca de cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual algunos profesaron y se desviaron de la fe. Que la gracia sea contigo. Amén. (1 Timoteo 6.20, 21)

Lee también: ¿Qué nos enseña Dios en la carta a Filemón?

Compartir post