Palabrasbiblicas.net
What does the first commandment teach us?

¿Qué nos enseña el primer mandamiento?

¿Qué nos enseña el primer mandamiento «no tenrás dioses ajenos delante de mi»?

Dios habló estas palabras a los israelitas cuando estableció una relación de pacto con ellos (Éxodo 20: 3). No tener otros dioses delante de Él significa que Dios no tolera la adoración de ningún dios que no sea Él.

Dios tuvo una relación especial con Israel

Dios se reveló como el único Dios verdadero y, por lo tanto, no podía tolerar la adoración de otros dioses hechos por el hombre en su presencia.

 Dios tuvo una relación especial con el pueblo de Israel. Muchas veces les reveló su poder todopoderoso: los sacó de Egipto con señales y maravillas, con una «mano poderosa y un brazo extendido» (Deuteronomio 4:34). Al adorarlo, el pueblo de Israel le da el honor y la gloria que se le deben. Dios mismo les dijo: “A ti te fue mostrado, para que supieras que Jehová es Dios; no hay otro fuera de él ”(Deuteronomio 4:35). Dios se reveló como el único Dios verdadero y, por lo tanto, no podía tolerar la adoración de otros dioses hechos por el hombre en su presencia.

Sigue siendo relevante para nosotros hoy

El primer mandamiento todavía nos llega hoy. Dios nos ha dado una amplia evidencia de que Él realmente es Dios y que no hay otro fuera de Él. Él creó la tierra y todo lo que hay en ella (Génesis 1 y 2; Isaías 40:12); Él creó nuestras vidas (Salmo 139: 13-16). Por lo tanto, solo tiene sentido que lo adoremos. Él envió a Jesús a este mundo para que al verlo podamos conocer a Dios (Juan 14: 8, 9). Jesús murió en la cruz para quitar nuestra terrible culpa y reconciliarnos con Él (Colosenses 1:20; Hebreos 2:17). ¿Quién ha oído hablar de un dios dispuesto a bajar y tomar la culpa?

La gran diferencia

La gran diferencia entre Dios y otros «dioses» es esta: Dios nos creó, mientras que nosotros creamos nuestros propios dioses. Los creamos en nuestras mentes o con nuestras manos. No tienen otro poder que el que les damos (Isaías 44: 14-20; Salmo 115: 4-8). Cuando creamos a nuestros propios dioses, no le damos a Dios, nuestro Creador, la gloria que se le debe. Le robamos lo que es suyo.

Dios es soberano

Dios es un Dios todopoderoso, soberano y que actúa. Él «va y toma una nación para sí de en medio de otra nación, por señales, por maravillas» (Deuteronomio 4:34); Le dio a su único Hijo, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna (Juan 3:16); Jesús prepara un lugar para nosotros en el cielo (Juan 14: 3). Él está constantemente actuando para salvarnos y proveernos. Qué gran diferencia con los dioses que creamos. Nunca dan paz y no pueden actuar ni traernos salvación (Isaías 43: 10-12, 44: 9,10).

Dando espacio a Satanás

Cuando adoras a otros dioses además de Dios, y esto puede ser cualquier cosa, desde estatuas hasta poner tu auto por encima de todo lo demás, le das espacio a Satanás para que ejerza poder sobre ti. Satanás es un maestro despiadado: exige y nunca da, y es un maestro en el engaño (Génesis 3: 1-5). Vuélvete a Dios, adóralo solamente y “que su gloria sea sobre toda la tierra” (Salmo 108: 5): ¡la tierra que él creó!

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también ¿Los cristianos tienen que cumplir la ley del Antiguo Testamento?

 

 

Esther Visser

Esther Visser

Esther Visser (1972) crecio en el sur de Holanda, en Waddinxveen. Ella realizo un master de dos años en Tyndale Seminario de Teologia para prepararse para misiones. En el 2000, ella y su esposo fueron enviados a Tailandia, por medio de OMF, y por medio de GBZ como plantadores de iglesias. Ahora ella es editora en Holanda de la revista de la Alianza Reformada Holandesa llamada “El amigo verdadero”. En adicion a su trabajo, ella sirve en la iglesia entre los jovenes y como artista.