¿Qué relación hay entre Jesús, el huerto, el tabernáculo y el templo?

tabernacle tabernáculo

“… y habitó entre nosotros, y vimos su gloria…” (Juan 1.14).

Para un entendimiento más completo de la relación de Jesús con el huerto del Edén, el tabernáculo y el templo, debemos recurrir al Génesis. Más preciso, cuando Dios creó los cielos y la tierra, pues Él preparó un lugar especial para morar con el ser humano, su creación más apreciada. Este lugar se le conoce como: el Huerto del Edén (Génesis 2:8).

Este huerto reflejaba que la presencia de Dios, en la plenitud de sus atributos, habitaba de manera especial ahí, es decir, la Gloria de Dios estaba en el Huerto. Además, el Huerto manifestaba la comunión perfecta entre Dios y el hombre. Por eso, cuando Adán y Eva pecaron, fueron expulsados del huerto del Edén, destituidos de la misma presencia de Dios, de la Gloria de Dios. Pero, Dios condescendió con ellos, y les prometió que, por medio de un descendiente de la mujer, el ser humano restauraría la comunión con Él y volvería a contemplar su presencia, Su Gloria (Génesis 3:15).

Mientras Génesis 3:15 aún no se cumplía, Dios manifestó su deseo de acercarse a su pueblo y mantener comunión a través del Tabernáculo (Éxodo 33:7-10) y del Templo de Jerusalén (2Samuel 7:1-13; 1Reyes 5:15-19). En el Antiguo Testamento, el tabernáculo y, posteriormente, el templo de Jerusalén eran los lugares en donde Dios habitaba de manera especial, manifestaba su Gloria, su presencia.

El Antiguo Testamento termina con el drama en que la presencia de Dios se ha ido del templo por el pecado progresivo de su pueblo (Ezequiel 10:4,18; Ezequiel 11:22,23), pero con la esperanza que volvería en todo su esplendor; entonces, el Nuevo Testamento empieza con “la Palabra se hizo carne”. Jesús afirmó que los líderes de Israel habían hecho del templo una “casa de mercado” (Juan 2:16) y “cueva de ladrones” (Mateo 21:13), entonces ¿en dónde moraría? ¿en dónde habitaría Dios con su pueblo?

¡En Cristo! Había llegado el tiempo del cumplimiento, Dios habitaría entre su pueblo por medio de la Palabra encarnada, Jesucristo. Él es el Enmanuel, el “Dios con nosotros” (Mateo 1:23) y “mejor templo de Dios” (Juan 2:21). Por eso Juan afirmó “la Palabra… habitó entre nosotros, y vimos su gloria” (Juan 1:14).

En Cristo, la Gloria de Dios se manifestó plenamente, pues en Él habita toda la plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9). El apóstol Juan y los que creyeron en Jesús vieron su Gloria, la gloria del único Hijo del Padre (v. 14). Así también, en Cristo, Dios vino a vivir con su pueblo, hizo su “tabernáculo” (la palabra ‘habitar’ de Juan 1:14 literalmente en griego es ‘tabernaculizar’), por ende, se restaura la comunión que el hombre había perdido en el Huerto del Edén a causa del pecado.

Esto es una buena noticia, pero esto no quedó allí. El plan redentor de Dios continúa, la obra de Cristo en la cruz (su muerte, resurrección y ascensión) hizo que su pueblo, los hijos de Dios y su iglesia, sean el templo de Dios. En palabras de Pablo, mostrando la importancia de la Iglesia, “¿No saben que ustedes son templo de Dios, y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?” (1Corintios 3:16).

Es en la iglesia que Dios habita de manera especial y su Gloria es manifestada. ¿Por qué?, porque hemos sido regenerados, considerados hijos de Dios y mantenemos comunión con Él, y todo esto solo por Cristo. Nosotros somos las primicias de la nueva creación y esperamos que todo este mundo sea transformado y redimido en un cielo nuevo y una tierra nueva, en donde todo será la morada especial de Dios y ya no habrá pecado. Todo el mundo será mejor y superior al Huerto del Edén. Esto sucederá cuando Cristo venga por segunda vez ¡Qué gran esperanza aguardamos!

En conclusión, como parte de la iglesia de Dios, estamos llamados a adorarle en espíritu y en verdad. (Juan 4:23-24). Esto es, una adoración genuina “en espíritu”, que surge del corazón regenerado. Y una adoración a la manera de Dios que surge de la misma “verdad” de su Palabra.

¡Qué gozo saber que en Cristo nuestra comunión está restaurada!

Compartir post