Palabrasbiblicas.net
santo
Home » Christian basics » Dios » ¿Qué significa que Dios es santo?

¿Qué significa que Dios es santo?

Muchos textos bíblicos hablan de Dios como Santo. Leamos algunos:

“Santo, santo, santo, es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir”.

(Apocalipsis 4: 8).

 “¿Quién no temerá, oh, Señor y glorificará tu nombre? Pues solo tú eres santo. Por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestados “

(Apocalipsis 15: 4).

“¿Quién como tú, oh Señor, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?

(Éxodo 15:11).

“No hay santo como el Señor, porque no hay ninguno fuera de ti; y no hay refugio como el Dios nuestro”.

(1 Samuel 2: 2).

Dios está separado

Estos textos dejan en claro que la santidad de Dios lo distingue de todos los demás. Solo Dios es santo. El significado principal de la palabra “santo” es “separado”. Dios está trascendentalmente separado de su creación, Él es una clase por sí mismo. Esto debería llenarnos de reverencia y asombro, como lo expresan los textos bíblicos citados anteriormente.

Cuando Isaías tuvo una visión de Dios, incluso exclamó: “¡Ay de mí! Porque estoy perdido; porque soy hombre de labios inmundos, y habito en medio de un pueblo de labios inmundos; porque mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos” (Isaías 6: 5).

 

Dios es perfecto

Otro aspecto importante de la santidad de Dios es que Él no tiene pecado, está separado del mal. Es absoluta y puramente bueno. Por lo tanto, Su naturaleza y Su carácter son diferentes al nuestro. Él es el estándar moral de lo que es “bueno”, lo que es “amor” y lo que es “justo”, por nombrar algunos. Metafóricamente, Juan expresa esto de la siguiente manera: “Dios es luz, y no hay tinieblas en él” (1 Juan 1: 5).

 

La gente pecadora no puede acercarse a un Dios santo

Dios está completamente separado del pecado y del mal y, por lo tanto, también está separado de los seres humanos pecadores. La santidad de Dios hace imposible que los seres humanos pecadores nos acerquemos a Él. Esto se expresó, por ejemplo, en las leyes de Dios sobre la construcción de un tabernáculo por los israelitas. Dios quería morar entre ellos, pero como Él es santo, los israelitas no podían simplemente entrar en Su presencia. Había una necesidad de separación y expiación, expresada en prescripciones sobre los deberes religiosos de los sacerdotes y los diversos tipos de sacrificios.

La morada terrenal de Dios en el tabernáculo se llamaba el “lugar santísimo”. El espacio anterior se llamaba “lugar santo” y solo podían entrar los sacerdotes consagrados. Todo lo que pertenece a Dios es santo, apartado de la vida ordinaria y pecaminosa.

 

La santidad de Dios requiere que las personas también sean santas

En el Antiguo Testamento, leemos cómo Dios separó al pueblo de Israel de las otras naciones y exigió que también fueran santos. “Yo soy el Señor tu Dios. Por tanto, consagraos y sed santos, porque yo soy santo” (Levítico 11:44). “Serás santo para mí, porque yo, el Señor, soy santo y te he apartado de los pueblos para que seas mío” (Levítico 20:26). Lo mismo ocurre con los cristianos de hoy en día: “Como el que os llamó es santo, vosotros también sed santos en toda vuestra conducta” (1 Pedro 1:15).

 

¿Cómo podemos volvernos santos?

Vimos cómo la santidad de Dios contrasta con nuestra pecaminosidad y, por lo tanto, crea una separación entre el Señor y nosotros. No podemos resolver ese problema por nosotros mismos. Solo a través de la muerte expiatoria de Jesús, nuestros pecados pueden ser “lavados” para que seamos limpios de nuevo y podamos estar ante Dios.

A través de la fe, podemos “revestirnos de un nuevo yo, creado a semejanza de Dios en verdadera justicia y santidad” (Efesios 4:24). El Espíritu Santo, que habita en los corazones de los creyentes, cambia nuestras vidas. Él nos transforma para que “le sirvamos sin temor, en santidad y justicia” (Lucas 1: 74-75).

 

¿Cómo te habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también cómo Dios nos declara justos y nos santifica.

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis