Palabrasbiblicas.net
ten_commandments diez mandamientos

¿Qué son los diez mandamientos?

Cuando se habla del Antiguo Testamento o de la voluntad de Dios para los humanos, a menudo aparece el término “Diez Mandamientos”. Pero, ¿cuál es el significado de estos Diez Mandamientos y de qué se tratan?

Antecedentes históricos

La historia de Israel como nación comenzó cuando Dios los rescató de la tierra de Egipto, del lugar de la esclavitud. Dios había prometido guiarlos hacia la tierra de Canaán, que había sido prometida a sus antepasados ​​como posesión eterna (ver, por ejemplo, Génesis 17: 8).

Pero antes de que entraran en esta tierra, Dios estableció un pacto con los israelitas. Los Diez Mandamientos son los términos de este pacto. Contienen los principios básicos que se explican y elaboran con más detalle en los libros bíblicos de Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Estas reglas básicas fueron escritas en dos tablas de piedra y cuidadosamente guardadas en el lugar santísimo del tabernáculo (más tarde el templo) (Éxodo 34: 4 y 28, Deuteronomio 10: 5, 1 Reyes 8: 9).

La disposición de los Diez Mandamientos

Como el nombre deja en claro, hay diez mandamientos. Estos están precedidos por una introducción: “Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre” (Éxodo 20: 2). En esta introducción, Dios se presenta como un Dios personal, el Señor de Israel. Esto se explica en una referencia a su principal acto de salvación para Israel: su éxodo de Egipto. Esta introducción proporciona los antecedentes de las leyes de Dios.

El primer y segundo mandamientos se refieren a la singularidad incomparable de Dios. El tercero se habla de tratar el nombre de Dios con respeto, y el cuarto se trata de guardar el sábado, un tiempo de descanso y celebración para reflexionar sobre Dios y sus obras. Los últimos seis mandamientos son de naturaleza más interpersonal, se refieren a la actitud de las personas hacia otros humanos.

El texto real de los Diez Mandamientos

  1. “No tendrás otros dioses delante de mí. 
  1. No te harás una imagen tallada, ni semejanza alguna de nada que esté arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellos ni los servirás, porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian, pero mostrando misericordia a miles. de los que me aman y guardan mis mandamientos. 
  1. No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano, porque el Señor no dará por inocente al que tome su nombre en vano. 
  1. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día es sábado para el Señor tu Dios. En él no harás ningún trabajo tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que esté dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y reposó el séptimo día. Por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó.  
  1. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da. 
  1. No matarás. 
  1. No cometerás adulterio. 
  1. No robarás. 
  1. No darás falso testimonio contra tu prójimo. 
  1. No codiciarás la casa de tu prójimo; No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo”.

Éxodo 20: 3-17, números agregados para mayor claridad.

El significado y propósito de los Diez Mandamientos

A lo largo de la historia de Israel, estos Diez Mandamientos deben constituir la base legal, moral y espiritual de la vida de la nación. Eran la institución de Israel. Pero había más, ya que esos mandamientos eran los términos del pacto de Israel con Dios. El no obedecerlos así, no era solo un problema para la sociedad, sino también para la relación personal y comunitaria con Dios. Y está claro que nadie jamás logró obedecer estos mandamientos plenamente durante toda su vida. “Ciertamente no hay justo en la tierra que haga el bien y no peque nunca” (Eclesiastés 7:20).

Es imposible ganarse el favor de Dios y su propia salvación al obedecer estos mandamientos. Pero los Diez Mandamientos ayudan a las personas a comprender mejor el problema de sus corazones pecaminosos (Romanos 3:20). Eso debería llevarlos al arrepentimiento, debería motivarlos a pedirle perdón a Dios (Salmo 32: 5). El apóstol Pablo concluye: “Entonces, la ley fue nuestra guardiana hasta que vino Cristo, para que seamos justificados por la fe” (Gálatas 3:24). Incluso antes de que Jesucristo viniera a la tierra, los israelitas fueron salvos no por la obediencia a los mandamientos de Dios sino por la fe en Jesús.

Jesús cumplió la ley

Jesús ha cumplido las leyes del Antiguo Testamento (Mateo 5: 17-19). Le señalaron hacia adelante, y Él los ha obedecido perfectamente.

Por tanto, los cristianos ya no viven bajo el “yugo” de la ley, sino en la libertad de Cristo (Gálatas 5: 1). Pablo explica además: “Solo que no uséis vuestra libertad como una oportunidad para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley se cumple en una palabra: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Gálatas 5: 13-14).

Debido a que estamos libres del poder del pecado, el Espíritu Santo ahora nos permite vivir una vida que agrada a Dios cada vez más.

Los Diez Mandamientos funcionan como un espejo

Los creyentes de hoy en día, por tanto, ya no necesitan obedecer las leyes del Antiguo Testamento.

Pero su función como espejo sigue siendo útil para hacernos ver cuán terrible es el pecado en realidad. Como dice Pablo: “Si no hubiera sido por la ley, no habría conocido el pecado. Porque no hubiera sabido lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: No codiciarás” (Romanos 7: 7). Naturalmente, tendemos a subestimar nuestra propia pecaminosidad y no nos damos cuenta de su gravedad. Los Diez Mandamientos pueden ayudarnos a superar ese problema.

Los Diez Mandamientos funcionan como guía

Además, estos mandamientos muestran la voluntad y sabiduría eterna e infinita de Dios. Esta misma voluntad y sabiduría se expresa en los dichos de Jesús del Nuevo Testamento y en varias cartas. Después de todo, ¡estos están “escritos” por el mismo Dios!

Aunque los Diez Mandamientos no se copian literalmente en el Nuevo Testamento, encontramos muchos mandamientos similares, p. Ej. “Ahora las obras de la carne son evidentes: fornicación, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistad, contienda, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, divisiones, envidia, borracheras, orgías y cosas por el estilo. Les advierto, como ya les advertí antes, que aquellos que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza; Contra tales cosas no hay ley. Y los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5: 19-24).

Guardar los mandamientos de Dios traerá bendiciones, tanto a nivel personal como social. Si todos siguieran estos Diez Mandamientos, esto resultaría en un mundo perfectamente armonioso y pacífico. Dios nos muestra la manera correcta de vivir como cristianos, hasta que finalmente alcancemos la perfección cuando estemos eternamente unidos a Él.

¿Cómo le habla esta enseñanza bíblica? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también: ¿Qúe es el pecado?

Grietje Commelin

Grietje studied theology and mastered in Bible Translation. Next to being a mother, she supports GlobalRize by writing bible reflections and other content for GlobalRize.

Curso Bíblico Gratis

Ahora ofrecemos un curso bíblico 100% gratuito basado en Internet. En 15 lecciones cortas aprenderás más sobre Jesús.

Regístrate gratis