Palabrasbiblicas.net
¿Realmente existe el infierno?

¿Realmente existe el infierno?

SU PREGUNTA: ¿EL INFIERTO EXISTE REALMENTE? ¿NOS QUEMAREMOS REALMENTE?

El infierno es real. Jesús, el Hijo de Dios, vino del cielo para enseñarnos el camino al cielo. Prometió dar vida eterna y resucitar de entre los muertos a todo aquel que cree en él (Juan 6: 34-40). Al mismo tiempo, nadie en la Biblia advierte tantas veces sobre el infierno como Jesús lo hace.

Jesús enseñó en la parábola del rico y Lázaro que inmediatamente después de la muerte los incrédulos van al Hades. Allí están “en tormento”, y el rico se queja de que está “angustiado en esta llama” (Lucas 16: 23-24). Del creyente Lázaro Jesús dice que está “al lado de Abraham” (Lucas 16:22). Más tarde Pablo escribe que después de la muerte los creyentes están ‘con Cristo’ (Filipenses 1:23).

Estos son los estados que a menudo pensamos como el infierno y el cielo, y que vamos allí inmediatamente después de la muerte. Eso no es totalmente erróneo, pero debemos darnos cuenta de que estos son estados temporales, esperando el juicio del último día, cuando Jesús regresará. Sólo entonces se revelará toda la gloria del cielo y el terror total del infierno.

El juicio sobre los incrédulos en el último día se describe de diversas maneras en la Biblia.
“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, algunos para la vida eterna, y otros para la vergüenza y el desprecio eterno”, Daniel 12: 2.

• Juan el Bautista acerca de Jesús: “él limpia su era y recoge su trigo en el granero, pero la paja arde con fuego inextinguible”, Mateo 3:12.
• Jesús habló de juicio en el último día: “Entonces él dirá a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles'”, Mateo 25:41.
• “… cuando el Señor Jesús es revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles en fuego ardiente, infligiendo venganza a aquellos que no conocen a Dios y a aquellos que no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. Ellos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”, 2 Tesalonicenses 1: 7-9.
• “Y si el nombre de alguien no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego”, Apocalipsis 20:15.

Todos estos versículos aclaran que hay dos elementos para el castigo de los incrédulos. Es un castigo sin fin, como se ve por las palabras “eterno”, “inextinguible” y “eternamente”. También es un castigo severo, más a menudo comparado con ‘fuego’. Esto no significa un fuego literal, pues otras palabras también se usan: ‘vergüenza y desprecio’, ‘destrucción’, ‘oscuridad externa’ (Mateo 25:30). Juntos, estos términos apuntan a una terrible realidad. Sin embargo, los tormentos del infierno no serán los mismos para todos. La Biblia enseña claramente que algunos serán castigados más severamente que otros. Esto queda claro en los pasajes siguientes:
“Pero les digo que será más tolerable en el día del juicio para la tierra de Sodoma que para ustedes”, Mateo 11:24.
• “Y aquel siervo que conoció la voluntad de su amo pero no se preparó o actuó según su voluntad, recibirá una severa paliza. Pero el que no sabía, y hizo lo que mereció una paliza, recibirá una ligera paliza. Todo aquel a quien se le ha dado mucho, mucho le será requerido, y de aquel a quien confiaron mucho, exigirán más.” Lucas 12: 47-48.

Así que la severidad del castigo eterno dependerá tanto de lo que los incrédulos han hecho en sus vidas, como de la oportunidad que han tenido de escuchar y responder al Evangelio. El juicio de Dios siempre es justo

Sin embargo, quien cree en Jesús no necesita temer al infierno. Él será eternamente feliz en la presencia del Señor en la nueva tierra. Que la realidad del infierno sea una razón para aborrecer el pecado y poner nuestra confianza en Jesús, y así escapar del juicio de Dios y del fuego del infierno.

¿Qué aprendiste de la Biblia esta semana? ¿Cómo te habla este pasaje de la Biblia? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!