Sé una bendición para la gente que te rodea

old-man-being-assisted

«Con la boca el impío destruye a su prójimo,
Pero por el conocimiento los justos serán librados.
Con el bien de los justos, se regocija la ciudad,
Y cuando perecen los impíos, hay gritos de alegría.
Por la bendición de los rectos, se enaltece la ciudad,
Pero por la boca de los impíos, es derribada.»(Proverbios 11:9-11)

Lectura: Proverbios 11:9-11

Los Proverbios repiten una y otra vez que al final vivir con rectitud y sabiduría «da sus frutos». «La maldición del Señor cae sobre la casa de los malvados, pero bendice la morada de los justos» (Proverbios 3:33). Puede que esto no siempre resulte evidente a primera vista, ya que la injusticia puede generar riqueza y prosperidad a corto plazo, mientras que los justos a veces tienen que sufrir penurias. Pero con el paso del tiempo, las personas que se aferran a la sabiduría y a la justicia «son bienaventuradas» (Proverbios 3:18).

El texto de hoy va un paso mas adelate. No solamente se beneficia a sí mismo el que vive sabiamente, sino que toda la ciudad se beneficia de su estilo de vida. Las personas justas son una bendición para los otros y son bien estimadas. «Cuando al justo le va bien, la ciudad se alegra, y cuando el impío perece, hay gritos de júbilo» (Proverbios 11:10).

Por supuesto, hay excepciones. Es posible que los injustos no valoren en absoluto tu rectitud. Sin embargo, incluso en un entorno hostil debemos «difundir nuestra luz». Como dijo el profeta Jeremías a los israelitas que tuvieron que vivir en Babilonia contra su voluntad: «Buscad el bienestar de la ciudad a la que os he enviado al exilio, y rogad al Señor en su favor, porque en su bienestar encontraréis vuestro bienestar» (Jeremías 29:7).

¿Eres una bendición para la gente que te rodea?

Compartir post