Palabrasbiblicas.net
¿Tiene que intervenir la Iglesia en cuestiones sociales?

¿Tiene que intervenir la Iglesia en cuestiones sociales?

Dios es el creador de este mundo. Por el pecado, Satanás ganó un punto de apoyo en el mundo. Como consecuencia muchas cosas en este mundo no están de acuerdo con el plan original de Dios. Por lo tanto, “Sabemos que toda la creación gime a una, como si tuviera dolores de parto” (Romanos 8:22). El ‘parto’ aquí apunta hacia la nueva vida y la nueva tierra que Dios prepara para aquellos que creen en Él.

En Romanos 8 leemos que Dios no sólo está interesado en nuestras almas, sino en toda la creación: “De que la creación misma ha de ser liberada” (verso 21). Si Dios está interesado en los problemas de este mundo, y quiere verlos resueltos, sin duda que debe de ser así. Jesús también da ese ejemplo a nosotros. Él sanó a los enfermos. Honró a los extranjeros y a las mujeres de una manera que no era común en su cultura. Él tenía mucho que decir acerca de cómo debemos gastar nuestro dinero. Nos dijo que “llamemos a los pobres, a los lisiados, a los cojos, los ciegos” (Lucas 12:13) a nuestras fiestas.

Pero en el mismo capítulo, Romanos 8, leemos también que la solución final para los problemas de la creación es la obra de Dios. Y que esta se basa en las personas que se convierten en parte de su familia: “La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios” (verso 19). Y de nuevo, vemos esto en la vida de Jesús. A pesar de que mostró su amor por los pobres y las personas con problemas o a los enfermos y de muchas otras maneras, su objetivo principal era espiritual. Cuando un hombre cojo llegó a ser sanado, Jesús se dirigió primeramente al problema más importante y le dijo: “Hijo, tus pecados quedan perdonados” (Marcos 2: 5). Debemos seguir el ejemplo de Jesús, tanto en ayudar a las personas y en no olvidar que sus problemas espirituales son los más importantes.

Cuando nos preguntamos: ¿Debe la iglesia que involucrarse en temas sociales? La respuesta depende de lo que se entiende por ‘la iglesia’. Si estamos hablando de todos los cristianos, entonces la respuesta es: sí. Al igual que Jesús, debemos cuidar sobre la gente y solucionar sus problemas y ayudar en lo que podemos. Pero si nos referimos a la iglesia como institución, la respuesta es un poco más difícil. Líderes de la Iglesia no deben centrarse en el trabajo social, sino que son llamados a “la oración y al ministerio de la palabra” (Hechos 6: 4). Pero a otros en la iglesia les es dada la tarea especial de ayudar a los pobres en la iglesia (Hechos 6: 3).

Sin embargo, en ninguna parte del Nuevo Testamento leemos que la iglesia como institución se involucró en asuntos sociales fuera de la iglesia. La forma más natural de aplicar lo que leemos en el Nuevo Testamento, es que todos los cristianos deben participar en asuntos sociales para ayudar a los demás. La iglesia debe cuidar a los pobres en medio de ella. Y la iglesia debe enseñar a sus miembros a amar a su prójimo como a sí mismos, demostrándolo en su vida cotidiana a través de la participación activa en la sociedad.

La iglesia como institución siempre tiene que encontrar el medio adecuado entre estar involucrado en asuntos sociales sin olvidar a la primera llamada, proclamar el Evangelio. La iglesia está claramente llamada a enseñar cómo debemos vivir, porque la Biblia dice mucho sobre eso. Es llamada a mostrar la visión de cómo Dios ha querido que este mundo sea. Pero la iglesia no debe ser lo suficientemente inteligente para comprometerse con políticas específicas para alcanzar esa visión.

Sino, la iglesia se convierte en política. El gran peligro es que la iglesia podría estar equivocada, o que promueve una política mientras que otro curso de acción podría llevar al mismo resultado. Eso se debe evitar, ya que la iglesia debe centrarse en la predicación del Evangelio de Cristo. Pero al otro lado no debe dejar que a la gente no le guste la iglesia por cualquier otra razón que no sea el Evangelio.

Hay algunas excepciones en que las iglesias pueden y deben expresarse sobre temas sociales. Cuando en una sociedad se permite algo que es claramente inmoral, la iglesia debe hablar. Pues ya en el segundo siglo, la iglesia se pronunció en contra del aborto, y todavía ahora está en contra. Y a veces la Iglesia es la única institución poderosa que puede elevar su voz en contra de un gobierno dictatorial o corrupto. Iglesias jugaron un papel importante en la caída del muro. En los países africanos a menudo la iglesia es o era la única institución que podía ayudar a la gente a salir de la pobreza.

No encontramos un comando en la Biblia, que la iglesia debe hacer estas cosas, pero a lo largo de la historia se ha llegado a ser natural de hacerlo. En esto, reconocemos la dirección del Espíritu Santo. La iglesia necesita la orientación permanente del Espíritu Santo para saber cuándo Dios lo está llamando a participar en asuntos sociales. Y cuando debería tener un enfoque en su primer llamado para enseñar la Palabra de Dios.

Marten Visser

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.