¿Todos los niños que mueren van al cielo?

Do all children who die go to heaven? niños

Cuando un niño muere, puede haber un signo de interrogación en la mente de los padres: ¿adónde fue su hijo? La Biblia no da una respuesta explícita a esta pregunta, pero podemos encontrar lo suficiente para señalarnos en la dirección correcta.

Nadie nace completamente inocente

David dice en el Salmo 51: 5: «He aquí, en maldad fui engendrado, y en pecado me concibió mi madre». Necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados y recibir el perdón, todos y cada uno de nosotros.

Sin embargo, los niños y las personas con discapacidades mentales no pueden comprender su pecaminosidad y eligen conscientemente volverse a Jesús. ¿No sería Dios misericordioso y misericordiosamente les permitiría entrar al cielo? Creemos que hay motivos suficientes para decir que sí a esta pregunta.

Situación de David

David cometió adulterio con Betsabé, hizo matar a su esposo y como resultado perdió al bebé. Cuando el bebé estaba enfermo, David clamó al Señor con la esperanza de que Él lo escucharía y dejaría vivir al niño. Pero cuando finalmente murió el bebé, David se levantó, se lavó, se cambió y comió, para asombro de sus sirvientes. No podían entender cómo podía hacer todas estas cosas cuando el niño había muerto. Esta es la respuesta de David: “Mientras el niño aún vivía, ayuné y lloré, porque dije: ‘¿Quién sabe si el Señor tendrá misericordia de mí, para que el niño viva?’ Pero ahora está muerto. ¿Por qué debería ayunar? ¿Puedo traerlo de vuelta de nuevo? Iré a él, pero él no volverá a mí». (2 Samuel 12: 22,23). David creía que el niño estaba en el cielo y que un día se reuniría con él allí.

El corazón de Dios para los niños

La Biblia también nos da una idea del corazón de Dios para los niños cuando miramos cómo Jesús se relacionó con ellos. En Mateo 18: 1-9, el amor de Jesús por los niños es muy claro. Incluso se nos enseña a ser como los niños, si queremos entrar en el Reino de los cielos (Mateo 18: 3). Más adelante, en el capítulo 19: 13-15, Jesús vuelve a demostrar su amor por los niños cuando les permite acercarse y cuando los bendice. Los discípulos reciben una fuerte reprimenda de Él, cuando tratan de evitar que los niños se acerquen a Jesús: “Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 19:14). .

Depende de Dios aplicar la expiación de Cristo a cualquier persona que Él desee. Es un hecho que Jesús es “la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por los pecados del mundo entero” (1 Juan 2: 2). Dios es soberano (Hechos 4:24), es bueno (Salmo 103: 8) y nos ama (Juan 3:16). Podemos confiar completamente en Él que juzga con justicia y está lleno de misericordia y amor. Ese es su carácter. Si bien la Biblia no declara explícitamente que los niños que mueren a una edad temprana todos irán al cielo, ni cuando alcancen exactamente la edad de responsabilidad, pero si podemos estar seguros del amor de Dios por los niños y del alcance de su amor por la humanidad.

Resumen

Mucha gente se pregunta qué pasa con los niños pequeños que mueren. Aunque la Biblia no aborda esto específicamente, podemos encontrar pistas. Jesús dio la bienvenida a los niños a su reino. Y Dios es amoroso y misericordioso. Entonces, aunque Él es quien juzga sobre quién tendrá la vida eterna, podemos confiar plenamente en que su juicio será amoroso y justo.

¿Cómo te habla este pasaje de la Biblia? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo!

Lea también ¿Cómo crio mis hijos en un mundo en linea?

Compartir post