Palabrasbiblicas.net

Tu pregunta: ¿Cómo podemos honrar a Dios el el área de la planificación familiar?

Tu pregunta: ¿Cómo podemos honrar a Dios el el área de la planificación familiar?

Dios es el Señor sobre todos los aspectos de nuestra vida, y por ende también sobre nuestra vida matrimonial. Así que Él ha de decir algo acerca de la planificación familiar. ¿Pero qué? ¿Cómo honramos a Dios en el área de planificación familiar?

La Biblia constantemente habla de los niños como una bendición del Señor:
• “Y Adán conoció a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín, diciendo: He conseguido un hombre con la ayuda de Jehová” (Génesis 4: 1).
• “Jehová visitó a Sara como Él había dicho, y Jehová hizo a Sara como Él había prometido. Y Sara concibió y dio a luz a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había hablado “(Génesis 21: 1-2).
“¿Quiénes son éstos contigo?” Jacob dijo, “Los hijos que Dios ha dado graciosamente a tu siervo” (Génesis 33: 5).
• “Da a la mujer estéril un hogar, haciéndola la madre gozosa de los niños. ¡Alabado sea Jehová “(Salmo 113: 9).
• “He aquí, los hijos son una heredad de Jehová, el fruto de la matriz es una recompensa” (Salmos 127: 3).

Claro, según la Biblia, un matrimonio en el cual rechazas la bendición de Dios de los niños, está mal. Si la planificación familiar significa planear casarse, pero no querer tener una familia, violas el diseño de Dios para el matrimonio.
Esto no significa que en el matrimonio debes tener tantos niños como sea posible. El control natural de la natalidad mediante la abstinencia para tratar de controlar el momento y el número de embarazos ha sido siempre aceptado por la iglesia como no contraria al diseño de Dios para el matrimonio.

La planificación familiar suele conllevar el uso de anticonceptivos. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, los anticonceptivos (aunque no muy eficaces) se han utilizado a lo largo de la historia. Hasta 1930 todas las iglesias se unieron en su rechazo de ellas. La iglesia católica aún mantiene esta posición. Enseña que el fin natural del acto sexual es tener hijos. Si bien se permite abstenerse de ese acto, se considera como antinatural para contrarrestar el resultado natural del acto.

Algunos evangélicos también aceptan esta conclusión. Sin embargo, casi todas las iglesias evangélicas hoy en día ven el uso de anticonceptivos como una cuestión de libertad cristiana. Siempre una conclusión basada en el deseño de Dios (ley natural) es menos clara que una basada directamente en la enseñanza de la Biblia.

Un pasaje de la Biblia, Génesis 38, se discute a menudo como un texto que posiblemente diga algo sobre la moralidad de tratar de prevenir el embarazo mientras tienen relaciones sexuales. Er murió. Su hermano Onan se casó con su esposa Tamar, según la ley de Moisés (Deuteronomio 25:5-10; Matteo 22:24-27 se refiere a esta ley). Los hijos de esta relación pertecnerían a Er, para guardar su nombre en Israél.

“Pero Onan sabía que la descendencia no sería suya. Así que, cada vez que entraba en la casa de su hermano, desperdiciaría el semen en la tierra, para no dar descendencia a su hermano ” (Génesis 38: 9). Tradicionalmente, y aún por los teólogos católicos romanos, esto se utilizó como prueba de que tener relaciones sexuales sin la voluntad de concebir es un pecado grave. Ahora la mayoría de los estudiosos bíblicos evangélicos dicen que el pecado de Onán fue que él no quería tener un hijo en nombre de su hermano, de modo que la herencia de sus propios hijos se haría menos.

La Biblia no condena claramente el uso de métodos anticonceptivos, por lo que no parece bueno hacer leyes al respecto. Por otro lado, la libertad cristiana de usar anticonceptivos no es tan clara como la mayoría de los evangélicos piensan. Así que cada pareja cristiana tendrá que llegar a su propia conclusión sobre este tema.

Sin embargo, dos cosas son muy claras. La primera es que los anticonceptivos no deben usarse para hacer posible el sexo sin consecuencias fuera del matrimonio. La enseñanza bíblica de que las relaciones sexuales tienen su lugar correcto dentro de un pacto matrimonial entre un hombre y una mujer sigue siendo verdad. La segunda es que el aborto como método de planificación familiar es absolutamente inaceptable a los ojos de Dios. El aborto es la toma de una vida inocente, y por lo tanto un pecado grave.

La planificación familiar es una ciencia inexacta. Muchas parejas ya experimentaron “el corazón del hombre planea su camino, pero el Señor establece sus pasos” (Proverbios 16: 9). Por lo tanto, todas las familias deben estar listos para recibir esta gran bendición de Dios, los niños, como muchos o pocos como Él crea conveniente.

Marten Visser

Marten Visser

Marten Visser (1971) experimento el llamado de Dios para ser misionero cuando estaba en jardin infantil. Obtuvo su Master en Divinity, Master en Teologia en Misionologia, Master en Antropologia como tambien un PHD en Teologia. En 2000, se transformo en una misionero en plantacion de iglesia en Tailandia, con OMF, junto a su esposa Esther. En 2015 volvieron a Holanda, donde Marten fundo la organizacion misionera GlobalRize, y donde sirve como director de evangelismo.